El porqué del veto de la Real, no a un medio, sino a su propietario y 'dueño' de LaLiga

La negativa de LaLiga de adelantar el partido de Málaga y posteriormente la de GolTV de no poner el Real-Barça de Copa a las 21:15 llevaron a Aperribay a mostrar su enfado

Foto: Jokin Aperribay, presidente de la Real Sociedad. (EFE)
Jokin Aperribay, presidente de la Real Sociedad. (EFE)

"Si no nos quieren escuchar fuera de antena, ¿por qué nos tienen que escuchar en antena?". Así explicó Jokin Aperribay que ni el entrenador de la Real Sociedad ni ningún jugador del equipo donostiarra hablara en los micrófonos de 'Gol Televisión' tras el partido disputado y ganado (0-2) en Málaga. ¿El motivo de este veto? Pues nada que tenga que ver con la información y sus informadores, sino por el malestar con el propietario de este canal de televisión y de los derechos del fútbol español, el empresario catalán Jaume Roures, por fijar la ida de cuartos de final de la Copa contra el FC Barcelona este jueves, 19 de enero, a las 21:15 horas, justo cuando San Sebastián se prepara para celebrar la fiesta de su patrón.

"Hace tiempo que advertimos que esto podía pasar. Solicitamos no jugar el lunes por si pasábamos la Copa, pero tampoco nos escucharon", explicó el presidente de la Real, en este caso en una clara alusión a Javier Tebas, el presidente de LaLiga, la presunta patronal del fútbol español, donde en realidad sólo se protege a los dos grandes. "Yo entiendo el tema de los horarios, sé que es difícil cambiar los partidos en abierto y los clubes nos tenemos que adaptar", templó Aperribay. "Pero podíamos haber jugado el domingo en Málaga y ante al Barça el miércoles para que la ciudad pudiera celebrar la víspera de San Sebastián”, añadió para dejar claro que, además de quejarse, ofrecía soluciones. Sin embargo, ni Tebas, primero, ni Roures, después, movieron un dedo. Quizás también tenga que ver en ello que Aperribay no votó al primero para ser reelegido presidente y ha tenido más que un encontronazo judicial con el segundo.

El presidente de Mediapro, Jaume Roures, y el presidente de LaLiga, Javier Tebas. (EFE)
El presidente de Mediapro, Jaume Roures, y el presidente de LaLiga, Javier Tebas. (EFE)

El negocio es el negocio

El presidente de LaLiga y aún más quien de verdad manda en ella se creen con licencia para hacer y deshacer a su antojo como contraprestación a los millones de euros que reparten -por cierto, de manera no muy justa- a los clubes. Como hombres de negocios que son, para ellos los aficionados al fútbol son únicamente potenciales clientes o abonados. Simples números, vamos. Por eso no les ha importando faltar una vez más al respeto a un club, en este caso la Real Sociedad, y comprometer a su presidente, quien, se supone forma, parte de la otrora Liga de Fútbol Profesional, con razón ahora sin lo profesional.

“Hemos recibido críticas y protestas y ha habido gente que se ha dado de baja. Nuestra afición está enfadada”, comentó Aperribay, quien retrató a su homólogo Tebas al explicar que la modificación del horario de la visita del Celta no fue tomada pensando en la Real ni en el Celta, sino una vez más en los intereses de su amigo Roures. “Nosotros jugábamos en lunes en abierto y se ha cambiado porque si no, los partidos de Copa, ante Barça y Madrid (rival de los vigueses), se tenían que disputar el jueves. Y como quieren que uno sea el miércoles, se ha cambiado. Pero para la víspera de San Sebastián no se puede hacer nada. Cuando las cosas afectan a Madrid o Barcelona se puede cambiar todo; cuando afecta a los demás no se nos escucha”. Más claro, imposible.

“Es una lástima. Para cualquier donostiarra es el día más bonito y que haya gente que no pueda poder disfrutar de las dos cosas me da mucha pena", explicó el donostiarra y capitán de la Real Xabi Prieto. "Tengo amigos que tienen cena y están con el dilema de qué hacer. Se podría haber previsto de otra manera". Y todo esto por no hablar de la ventaja deportiva que el despropósito de los horarios ligueros -o igual no tanto si se hace adrede- ha dado al Barcelona con respecto a la Real: 52 horas más de descanso para los pupilos de Luis Enrique, quien pudo dar una minivacaciones hasta el martes a sus jugadores después del partido del sábado a las 16:15 contra Las Palmas, mientras la Real jugó el lunes por la noche en Málaga. Todo muy profesional por parte de LaLiga, sí, cuya chulería es tal que, sin saber si la Real está en semifinales de Copa, le ha colocado el partido contra el Espanyol en viernes... ¿Hay mala intención o no?

El porqué del veto de la Real, no a un medio, sino a su propietario y 'dueño' de LaLiga

Sabido es que Roures se confiesa culé, aunque cuando el Barça se fue con Telefónica, demostró ser mucho más de Mediapro. Ya saben, la pela es la pela. Al menos en eso es coherente. “Soy del Madrid, si no lo dijera sería un hipócrita”, no tuvo reparo en confesar Tebas, lo cual le ha puesto bajo sospecha en Barcelona, algo que -esto sí- le preocupa bastante. Por cierto, puestos a hablar de Gol Televisión, conviene recordar que volvió el año pasado a la TDT tras recuperar Mediapro el nombre que llevó su plataforma de fútbol durante siete años, de 2008 a 2015. Su propietario ya hizo algo parecido con 'Público', el diario que cerró con todos sus trabajadores dentro y volvió a abrir, ya sin papel y sin la mayoría de sus empleados, después de otro tejemaneje. Pero, claro, qué se puede esperar de alguien que ha llegado a declarar que él ha hecho dinero para defender sus ideas. Vomitivo es poco.

A mi bola