La venganza de Sarabia con Clemente: ver a su hijo (y su hija) con Setién en el Athletic

Ziganda es la primera opción para sustituir a Valverde si éste finalmente anuncia su marcha del Athletic, pero el cántabro cuenta con el respaldo de la familia de un mito rojiblanco

Foto: Quique Setién, con Eder Sarabia al fondo, en un partido de la Unión Deportiva Las Palmas. (EFE)
Quique Setién, con Eder Sarabia al fondo, en un partido de la Unión Deportiva Las Palmas. (EFE)

A la espera de que Ernesto Valverde deshoje la margarita, si bien hay quien piensa que ya lo ha hecho y el último pétalo fue 'no sigo', en Bilbao la única opción que se contempla hoy por hoy como sustituto es Ziganda, técnico del filial que lleva tiempo esperando para dar el salto al banquillo de San Mamés, una circunstancia que si no da conllevaría posiblemente también su marcha de Lezama. El presidente del Athletic, Josu Urrutia, es muy básico en la mayoría de las decisiones que toma, de ahí que el Cuco encaje perfectamente en su ideario.

Es cierto que Valverde, quien no necesariamente puede acabar en el FC Barcelona —si bien también hay quien piensa que ya tiene un acuerdo cerrado con el club catalán—, dejaría el listón muy alto, sobre todo si finalmente el equipo bilbaíno logra clasificarse para Europa, en cuya pelea se ha metido de lleno y cuenta con la ventaja de tener un buen calendario. Pero esto el algo que tampoco preocupa a Urrutia a la hora de pensar en reemplazarle por Ziganda y no buscar fuera lo que puede tener dentro.

Alonso CastillaAlonso Castilla

Sin embargo, y según informó el diario 'Canarias 7', desde que se hizo oficial que Quique Setién no seguirá la próxima temporada al frente de la Unión Deportiva Las Palmas, su nombre está en las agendas de varios clubes, entre ellos está el del Athletic, un equipo por el que el técnico cántabro nunca ha escondido su debilidad. "San Mamés es un campo extraordinario para jugar, por cómo se vive el fútbol allí. Es una afición positiva a pesar de jugar mal. Esperan al final del partido. Hay una comunión necesaria, de apoyo. Por eso el Athletic es lo que es y no hay muchos equipos que se puedan comparar con él".

Como quiera que en el entorno del club bilbaíno la opción de Setién no termina de coger cuerpo, siempre, insisto, a la espera de que Valverde anuncie que no sigue y partiendo de la base de que Quique se ha consagrado como un buen entrenador, da la sensación de que detrás de su candidatura se esconde un apellido ilustre en El Botxo como es el del mítico Manu Sarabia. Eder, hijo del que fuera delantero rojiblanco en los años 80, es el actual ayudante de Setién en la UD Las Palmas.

Ernesto Valverde y Quique Setién, en el estadio de Gran Canaria. (EFE)
Ernesto Valverde y Quique Setién, en el estadio de Gran Canaria. (EFE)

La sola posibilidad de ver a Eder Sarabia en el banquillo de San Mamés (aunque sea en el nuevo y como segundo entrenador) resucita el famoso conflicto entre Javier Clemente y su padre. Aunque hoy es el día que en Bilbao nadie sabe a ciencia cierta qué es lo sucedió entre ambos, lo cierto es que la fractura afectó y dividió a la hinchada cuando el entrenador no pudo dejarlo más claro: "Sarabia no va a volver a jugar". Clemente tensó tanto la cuerda, "o Sarabia o yo" llegó a decir en una entrevista, que al entonces presidente del Athletic, Pedro Aurtenetxe, no le quedó otra opción que destituirle.

[Leer más noticias sobre el Athletic]

Sarabia dejó el club dos años después. Y lo hizo para marcharse al Logroñés, donde precisamente coincidió con Setién. Y fue allí, en el antiguo Las Gaunas, donde ambos fraguaron una gran amistad. De hecho, la vinculación de Quique con la familia Sarabia es total, pues además de íntimo amigo de Manu y jefe de su hijo, su representante es Oihane Sarabia, hija del delantero y hermana de su ayudante.

Tal y como puede comprobarse en su cuenta de Twitter, donde Oihane se presenta como 'Abogada y Agente de jugadores 10Team', las alusiones tanto a Eder como a Setién son costantes. El técnico cántabro siempre se ha caracterizado por no tener agente y negociar él mismo sus contratos, aunque en caso de dudas, ahí tiene a la hija de su buen amigo Manu, quien sobra decir que estaría encantada de hacer las gestiones que fueran necesarias para llevarle al banquillo del Athletic.

En cuanto a Eder, antes de que Quique le llamara para que se fuera con él a entrenar a Las Palmas, el hijo de Manu Sarabia comentaba partidos del Athletic en una radio. Como futbolista llegó a jugar en Tercera División, en el Arenas y el Leioa, aunque pronto decidió enfocar su camino hacia los banquillos. Así, entrenó en Bilbao al Danok Bat, uno de los clubes más prestigiosos de Bizkaia en lo que al fútbol de formación se refiere, y posteriormente se enroló en la cantera del Villarreal, donde dirigió al Juvenil de Honor y también al primer filial del conjunto castellonense junto al exrealista Nihat. Antes de dar el salto a Primera de mano de Setién, trabajó para el Real Madrid dirigiendo una de sus escuelas en la República Dominicana.

En cualquier caso, y a la espera de acontecimientos en los despachos del palacio de Ibaigane, parece evidente que detrás de cualquier opción de que el Athletic pensara en Setién como sustituto de Valverde estaría la alargada sombra de Manu Sarabia, para quien ver a su amigo en el banquillo de San Mamés tendría una triple satisfacción: lo haría acompañado de su hijo, probablemente previo trabajo de representación de su hija y, para rematar, supondría su particular venganza con Javi Clemente, un técnico que, además, era la antítesis del fútbol en el que creen tanto Manu como Quique.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios