El 'torturado' Padrón y el 'prestamista' Clemente: la caspa del 'Villarismo'

Las graves acusaciones del ex vicepresidente de la RFEF, a quien el ex seleccionador español que se dice del PNV pagó la fianza, son otra exhibición más de lo que no se debe consentir

Foto: Juan Padrón, detenido por la Guardia Civil, antes del registro de la Federación Tinerfeña de Fútbol. (EFE)
Juan Padrón, detenido por la Guardia Civil, antes del registro de la Federación Tinerfeña de Fútbol. (EFE)

“Han metido a muchos votos más. Son votos, son votos comprados, ¡joder Juan!… apoyos comprados… decir amén, amén, amén por… por llevarse unos dineros”. Esta es la conversación cuya transcripción puede leerse en el auto del juez Santiago Pedraz. En ella Javier Clemente habla claramente de "votos comprados" por "llevarse unos dineros". Su interlocutor, el mencionado Juan, que no es otro que Juan Padrón, el ex vicepresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que este miércoles salió de prisión después de que precisamente el ex seleccionador español pagara los 300.000 euros de fianza.

Según Padrón, Clemente tardó "cinco minutos" en depositar el dinero cuando así se lo pidió. "Si me lo puede devolver, bien, si no, pues nada", explicó el de Barakaldo, para a continuación soltar una sarta de sandeces: "Aunque estuviera seguro que era culpable, también le habría pagado la fianza. Porque en la cárcel no se puede estar por una chorrada de estas. Un juez tiene que estar muy seguro de lo que hace, porque no se puede enviar a nadie a la cárcel para luego decirle dentro de seis u ocho meses que es inocente". Son muchos los servicios prestados y, qué narices, para sentir vergüenza primero hay que tenerla.

"Los votos no se compran. Los votos se ganan. Teníamos que tener muchísimo dinero para comprar a todos los que dicen que hemos comprado", dijo Padrón a la salida de Soto del Real, intentando de esta forma desmentir algo que no es que sepamos, sino que la Guardia Civil tiene grabado. Pero ahí no quedó la cosa. Padrón, que tardó un día más que Villar y su hijo Gorka en salir de presión, se permitió el lujo de atacar al juez Pedraz al decir que "el sumario se basa en indicios que no son sólidos", cargar contra Miguel Cadenal porque, según él, la operación Soule es el resultado del "gran montaje de un desequilibrado mental que nos ha llevado al 'Watergate' de la Federación", y, lo más grave de todo, denunciar las "torturas" que en su opinión tienen lugar en España. "Hay mucha clase de tortura y los tres primeros días que me sacaron de mi casa (cuando fue detenido por agentes de la Guardia Civil) no se los deseo a nadie". Iba a bromear con este comentario, pero el asunto es demasiado serio como para hacerlo. Es difícil ser más sinvergüenza, pero para serlo tanto hay que tener muchos años de práctica y el tinerfeño los tiene.

[Lea más noticias sobre la detención de Villar]

A Villar, padre e hijo, Padrón e, incluso, a su 'prestamista' Clemente les han pillado con el carrito del helado, pero ellos siguen sintiéndose impunes hasta el punto de que el suspendido, que no inhabilitado, presidente de la RFEF salió de la cárcel y dio las gracias a quienes "han confiado" en él, como si el caso estuviera cerrado cuando no ha hecho más que abrirse. Es lo que tiene que el Gobierno, y más concretamente el Consejo Superior de Deportes (CSD), no sea contundente con la corrupción, posiblemente en virtud de unos intereses que precisamente pueden acabar siéndolo .Y, no lo duden, acabaremos descubriéndolos y denunciándolos, aunque muchos prefieran seguir mirando hacia otro lado y hacer propaganda en lugar de periodismo.

Además del autoproclamado ilegalmente presidente Juan Luis Larrea, pues no ha dimitido de la Federación Guipuzcoana, y del sempiterno capo de los árbitros, Victoriano Sánchez Arminio, tanto el 'torturado' Padrón como el 'prestamista' Clemente forman parte de la caspa del 'Villarismo'. Curiosamente, Clemente fue el último seleccionador que Villar no nombró a dedo. Su etapa, que discurrió entre 1992 y 1998, resultó un fiasco y, lo peor de todo, convirtió a la Selección en un coto cerrado, donde el talento estaba bajo sospecha y, tal y como quedó demostrado años después, de tanto recurrir al patadón y tentetieso se le olvidó jugar a ese fútbol que le llevó a ganarlo todo.

Clemente, en la presentación de la plataforma 'Hemen Ibarretxe' ('Aquí Ibarretxe'), de apoyo al autogobierno vasco. (EFE)
Clemente, en la presentación de la plataforma 'Hemen Ibarretxe' ('Aquí Ibarretxe'), de apoyo al autogobierno vasco. (EFE)

Desde que le obligaron a dejar la selección española, que si por él fuera ahí seguiría pese a sus evidentes fracasos, Clemente ha vivido de rentas. Así, estuvo en los banquillos de Betis, Real Sociedad (por si no se acordaban, le fichó Luis Uranga, luego delegado de la Selección con Villar, y duró 31 partidos), Olympique de Marsella (donde solo le aguantaron 13), Tenerife (tierra de Padrón, quien allí le llevó, aunque no evitó el descenso), Espanyol (donde tiene el récord de partidos consecutivos sin ganar, 19, aunque ni por esas dimitió), Athletic de Bilbao (evitó el descenso, pero fue destituido antes de empezar la siguiente temporada) y la selección de Serbia (gracias a las influencias de Villar y con un discreto papel).

Después hizo las maletas para irse a Murcia (tierra del difunto Samper, con descenso a Segunda y destitución en puestos de Segunda B), Valladolid (al que cogió para intentar evitar el descenso y tampoco lo logró), selección de Camerún (utilizando las influencias de Villar en FIFA, y con su hijo de abogado, para poder cobrar), Sporting (Vega Arango reconoce que le metieron un gol con su fichaje y el equipo acabó descendiendo) y selección de Libia (una vez más el factor Villar, fue destituido tras perder 4-0 contra el Congo). Es decir, hasta 12 banquillos en 19 años, y en ninguno aguantó más de 36 partidos. Sin ninguna contribución al fútbol y con unos resultados muy flojos, entre ellos tres descensos, sobre todo para un resultadista como él para el que lo único importante es ganar.

Volviendo a Padrón, entre las golfadas que se han publicado de él, especialmente hace dos años en El Confidencial, y todo lo que ha salido y saldrá en la operación Soule sobre sus trapicheos como el hombre de "los dineros" de la RFEF, está por ver qué sucede a partir de ahora, después de todo lo que se habrá enterado durante su estancia en Soto del Real o a partir de salir en libertad bajo fianza. Con dos asambleas celebradas ya de manera ilegal al no haber Junta directiva, la connivencia con el CSD solo invita a pensar en que habrá elecciones, siempre y cuando Villar se vea obligado a dimitir, aunque con la actual Asamblea, fruto de ese proceso electoral que el auto del juez Pedraz queda bastante claro que no fue limpio.

Kike MarínKike Marín

Y para acabar, la traca final. ¿Qué me dicen de ese Clemente que presume de ser del PNV y no hay un personaje que refleje mejor al típico paleto español? "Soy nacionalista, qué coño me importa una obra en Granada si vivo en Bilbao" o "soy nacionalista, aunque mi nacionalismo es muy propio". ¿Se pueden decir mayores chorradas? Pues no es fácil, aunque, como dijo Albert Einstein, "dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana; y yo no estoy seguro sobre el universo". Sí, Clemente es tan primario que es lógico que defienda a los Villar y pague la fianza de Padrón si se lo pide, aunque solo sea por el trabajo que, por ejemplo, éste le hizo cuando las selecciones extranjeras -sin incluir a España- a las que ha entrenado le debían dinero y el tinerfeño tiró de sus influencias en la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA, de la que salió hace unos años. Como todo lo que huele a 'VIllarismo', Padrón y Clemente no son casta, sino caspa.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios