El mejor 'fichaje' de la Real, un sin techo que dormía en la puerta 20 de Anoeta

Después de tres años viviendo en la calle y ocho meses durmiendo junto al estadio donostiarra, Rubén lleva ya un año trabajando en el mantenimiento de Anoeta

Foto: Rubén, el sin techo al que la Real Sociedad ha dado trabajo
Rubén, el sin techo al que la Real Sociedad ha dado trabajo

Diez partidos consecutivos llevaba la Real Sociedad sin perder. No lo hacía desde el 15 de abril, cuando cayó por 3-2 en el Camp Nou, y sumaba tres victorias en los tres primeros partidos de LaLiga, su mejor arranque desde la temporada 1981-82, en la que fue campeón por segunda vez. De este modo los donostiarras recibían al Real Madrid en Anoeta con el objetivo de ganar y mantenerse en el coliderato con el FC Barcelona. Los blancos, con bajas tan importantes como las de Cristiano, Benzema, Kroos, Marcelo y Kovacic, ganaron con cierta suficiencia a una Real que también tenía ausencias -Iñigo Martínez, Navas y Oyarzabal- y venía de jugar el pasado jueves en la Liga Europa.

Obligado por las circunstancias, Zidane recurrió a Mayoral y el canterano respondió con un gol y medio, pues su pase lo desvió a su propia portería Kevin Rodrigues, autor del 1-1 para la Real y también de un tiro al larguero, precisamente en el origen de la jugada en la que llegó el 1-2. También fue protagonista Gareth Bale, quien volvió a marcar en San Sebastián y apuntilló a la Real cuando el equipo txuri urdin confiaba en engancharse a un partido que se le atragantó prácticamente desde el inicio. El Madrid es otro nivel, de ahí que siempre sea favorito.

Pero precisamente por eso, porque el equipo de Eusebio no tuvo su mejor noche, qué mejor ocasión para destacar que ni el ex madridista Diego Llorente ni el belga del Manchester United Adnan Januzaj son el último gran fichaje que ha hecho la Real, sino que éste se llama Rubén a secas, un sin techo que dormía a las puertas de Anoeta y que ahora forma parte del equipo de mantenimiento del estadio donostiarra, incluido su tupido césped. La historia ya es conocida en San Sebastián, pues de hecho fue gracias a que El Diario Vasco la contó y el presidente de la Real, Jokin Aperribay, se enteró, que el club le ofreció esa oportunidad que Rubén tanto agradece. "¿Es verdad que eres jardinero?", fue la única pregunta que le hicieron los directivos antes de darle un trabajo y, con él, un techo.

Keylor Navas, tras encajar el 1-1 de la Real en Anoeta. (EFE)
Keylor Navas, tras encajar el 1-1 de la Real en Anoeta. (EFE)

A sus 35 años, este vitoriano que se niega a revelar nada de su pasado, pasó de vivir, o malvivir en este caso, en la puerta 20 de Anoeta a ser ayudante de mantenimiento de la Real. Rubén llevaba viviendo en la calle tres años junto a su perro, a quien rescató de un contenedor al que algún malnacido lo había lanzado. En cierto modo, lo que él hizo con Mundo, como se llama su inseparable compañero, lo hizo Aperribay con él. "Yo he tenido mucha suerte gracias a que el presidente de la Real conoció mi historia", reconoce un año después, "pero hay muchas personas que necesitan también ayuda. Y no me refiero solo a ropa, a comida... Son gestos, sonrisas, apoyo", añade.

"Me sentía marginado. Es terrible la indiferencia, ver cómo los demás vuelven la cabeza cuando te ven", comentaba Rubén al medio al que le debe tanto y que ha querido recordar su historia para confirmar que la Real cumplió y él también lo está haciendo. Lo cierto es que el fútbol no suele generar este tipo de noticias, de ahí que merezca la pena destacarlas cuando se producen. "Hay mucha gente necesitada, que está tirada y no ve ninguna salida. Una oportunidad es lo que necesitan", insiste el vitoriano. "¿Que cómo veo la vida? ¡Cómo voy a verla! Maravillosa, llena de colores. Las cosas han dejado de ser negras", responde Rubén, quien también tuvo la suerte de que las obras de Anoeta se demoraran en el tiempo, pues de lo contrario quizás tendría que haberse marchado a dormir a otra parte y la Real no le habría abierto la puerta junto a la que durmió durante ocho meses.

"Mis amigos ni se creen que me guste el fútbol", comenta Rubén en el mencionado reportaje, en el que luce orgulloso la ropa de trabajo con el escudo de la Real, un equipo que, a diferencia de él, ahora no tiene techo, si bien el Real Madrid le recordó que para seguir en lo más alto de la clasificación liguera hay que competir mejor de lo que lo hizo este domingo. Fue un flojo partido de los donostiarras que a mí al menos me ha servido para reivindicar este gran 'fichaje' de la Real.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios