Abusos sexuales en la Arandina: del "así somos los futbolistas" al impune Robinho

El caso de los tres jugadores de la Arandina que están en prisión acusados de abusar de una menor recuerda el presunto mensaje de Enrich, delantero del Eibar, y el pésimo ejemplo del brasileño

Foto: Robinho, en un partido con el Atlético Mineiro de la Copa Libertadores. (Reuters)
Robinho, en un partido con el Atlético Mineiro de la Copa Libertadores. (Reuters)

"A mí me la suda. Ya sabemos cómo somos los futbolistas (...), pero la tía esa nos puede buscar un problema". Este presunto mensaje de WhatsApp de Sergi Enrich, delantero del la Sociedad Deportiva Eibar, sobre la difusión en redes sociales de un vídeo de contenido sexual junto a su compañero Antonio Luna y una mujer que denunció a ambos, sirve para resumir -además de denunciar- la impunidad que algunos futbolistas se piensan que tienen por el hecho de serlo y, lo que es peor, el pésimo ejemplo que dan a la sociedad, como el reciente de los tres jugadores de la Arandina. Por no hablar, claro está, del caso del exmadridista Robinho, condenado recientemente a nueve años de cárcel por asaltar sexualmente junto a otros cinco hombres a una joven de 22 años, y que sigue jugando en Brasil con total impunidad.

No, su caso no es el mismo. Es mucho más grave al tratarse de una menor, pero sí que guarda alguna relación con los dos anteriores, de ahí que no esté de más recordarlos para que más de uno recapacite sobre sus comportamientos fuera de los terrenos de juego. Se llaman Carlos 'Lucho' Cuadrado Santos (24 años), Víctor 'Viti' Rodríguez Ramos (22) y Raúl Calvo (19) y son los tres exjugadores ya de la Arandina CF, el equipo de Tercera división de la localidad burgalesa de Aranda de Duero, donde presuntamente abusaron de una niña de 15 años. Fue la madre quien, tras registrar el móvil de su hija, puso una denuncia contra los tres jóvenes futbolistas, que vivían juntos en un piso pagado por su club y este miércoles entraron en prisión sin fianza.

"Los motivos de la detención están bajo secreto de sumario. Por las redes sociales circulan muchos bulos", dijo Pedro García, presidente de la Arandina CF al poco de conocerse la noticia, aunque el 'efecto Manada', ya saben, el caso de los cinco sevillanos juzgados por violar presuntamente a una madrileña de 18 años en los Sanfermines de 2016, enseguida vino a la cabeza de todos. "Ellos sonríen, miran a la cámara, llevan ya muchas horas de fiesta como demuestran sus camisetas manchadas de vino. La joven, a la que agarran en varias ocasiones del pelo, del cuello y de las caderas para dirigirla, permanece en todo momento con los ojos cerrados, sin hablar". Repugnante, sí.

Al igual que en el caso de Pamplona, la chica de Aranda de Duero asegura que tuvo una primera conversación con uno de los denunciados y que más tarde se vio rodeada por los amigos de este último. Además, las primeras informaciones derivadas de la investigación apuntan a que uno de los futbolistas habría grabado con su teléfono móvil el encuentro sexual y más tarde lo habrían difundido a través de grupos de WhatsApp. Es decir, lo que pasó con el vídeo de Enrich y Luna, aunque en el caso de los jugadores del Eibar sí trascendió a las redes sociales.

Un furgón de la Policía Nacional, a las puertas de los juzgados de Aranda de Duero. (EFE)
Un furgón de la Policía Nacional, a las puertas de los juzgados de Aranda de Duero. (EFE)

Según informó 'El Correo de Burgos', fuentes cercanas a los detenidos explicaron que las relaciones se produjeron entre dos de los detenidos y la joven mientras un tercero grababa. Las mismas fuentes detallan que los acusados han declarado que se trató de un acto consentido por parte de la víctima, si bien, aunque se trate de una relación consentida o no, la ley no concede a los menores de 16 años la facultad de consentir relaciones sexuales, por lo que puede ser considerado como abuso sexual.

Como no podía ser de otra forma, el suceso conmocionó a los vecinos de Aranda y a un modesto club de fútbol que se vio obligado a emitir dos comunicados para dejar muy claro su rechazo a la violencia machista, además de explicar que las tres detenciones "no tienen nada que ver con temas relacionados con el fútbol ni con el club". De hecho, al poco de conocerse que la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Aranda de Duero había decretado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de los tres jóvenes, la Arandina CF decidió expulsarles.

Nueve años de cárcel... y sigue jugando

Este caso llega unas semanas después de que Robinho fuera condenado a nueve años de cárcel por un tribunal de Milán por asaltar sexualmente junto con otros cinco hombres a una mujer albanesa de 22 años en un club nocturno el 22 de enero de 2013. Los hechos tuvieron lugar cuando militaba en las filas del AC Milan, equipo por el que fichó en 2010. El que fuera futbolista del Real Madrid se encuentra ahora en su país defendiendo los colores del Atlético Mineiro. Robinho tendrá derecho a varios niveles de apelación, como dictan las leyes italianas, antes de que se aplique la sentencia, aunque él sigue jugando el fútbol como si nada.

Por si fuera poco, cabe recordar que en enero de 2009 el entonces delantero del Manchester City ya fue detenido tras ser acusado de una presunta violación. Robinho negó las acusaciones por las que fue interrogado en la comisaría de West Yorkshire. Según la versión policial, era investigado por una presunta violación sexual a una mujer de 18 años ocurrida en un club nocturno en Leeds y tras el interrogatorio fue puesto en libertad bajo fianza. Pocos días después de esta presunta agresión, el brasileño abandonó la concentración que el City realizaba en Tenerife porque tenía "asuntos personales que atender".

Luna y Enrich, en un entrenamiento con el Eibar tras la polémica difusión de un vídeo de contenido sexual.
Luna y Enrich, en un entrenamiento con el Eibar tras la polémica difusión de un vídeo de contenido sexual.

¿Qué fue de la denuncia a Enrich y Luna?

Tal y como comentaba al inicio, Enrich y Luna protagonizaron un escándalo hace poco más de un año con un vídeo sexual que empezó a circular por las redes sociales y en el que ambos aparecían junto a una mujer claramente identificable. "Se trata de la grabación de un acto íntimo y privado, llevado a cabo entre personas adultas con pleno consentimiento por parte de todos y en el ámbito de la libertad de la que todos disfrutamos", rezaba el comunicado de los futbolistas armeros, a quienes su club se limitó a separar durante unos días de los entrenamientos.

Sin embargo, resultó revelador que ambos se lamentaran por dañar su imagen, la del club, la de la ciudad, ofender a los niños y, en último lugar, "disculparnos por el daño que pueda suponer la divulgación del vídeo a la imagen de la tercera persona involucrada en el mismo", es decir, a la mujer. "Para, eso no", les dijo esta cuando se dio cuenta de que estaban grabando, de ahí que les denunciara en una comisaría de la Ertzaintza en San Sebastián por varios delitos que tenían que ver con el derecho a la intimidad por la difusión sin su consentimiento de este material audiovisual.

Lo cierto es que ha pasado más de un año y no hemos vuelto a tener noticias de qué pasó con la citada denuncia. El polémico vídeo sexual protagonizado por dos jugadores del Eibar no tiene la misma gravedad de lo sucedido en Aranda de Duero, pero, como decía el presunto mensaje de WhatsApp de Enrich, "ya sabemos cómo somos los futbolistas". Pues sí, aunque está claro que los hay de Primera y de Tercera, algo que no puede decirse de la Arandina CF, un club ejemplar desde el primer momento y del que otros deberían aprender, especialmente el Atlético Mineiro, que tiene en sus filas a un condenado por violación al miserable y repugnante 'estilo Manada'.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios