Violencia de género: La caída en desgracia del díscolo De Pedro: Es tonto, pero es nuestro tonto. Blogs de A mi bola

La caída en desgracia del díscolo De Pedro: "Es tonto, pero es nuestro tonto"

El ex jugador de la Real y de la Selección toca fondo tras ser detenido bajo la imputación de agredir a una mujer. Desde su salida del club donostiarra en 2004, su caída fue en picado

Foto: Javier de Pedro, junto al ex presidente Astiazaran, en su despedida de la Real Sociedad. (EFE)
Javier de Pedro, junto al ex presidente Astiazaran, en su despedida de la Real Sociedad. (EFE)

La noticia causó conmoción en el mundo del fútbol, pero de manera especial en el entorno de la Real Sociedad, aunque lo más triste es que no extrañó. Javi de Pedro (Logroño, 1973), uno de los futbolistas con más talento que han salido de la cantera del club donostiarra y que llegó a disputar un Mundial con la selección española, fue detenido este fin de semana por agentes de la Ertzaintza bajo la imputación de haber agredido a una mujer, quien tuvo que ser atendida en un centro sanitario de San Sebastián, según informó 'El Diario Vasco'.

De Pedro, que fue puesto a disposición judicial y quedó en libertad con cargos, ya fue condenado en 2010 a 51 días de trabajos sociales tras ser denunciado por amenazar a su expareja. Según se recogía en la sentencia, el inculpado le envió mensajes a su teléfono móvil con expresiones amenazantes, así como frases de menosprecio, alguna de ellas de contenido sexual.

Antes del inicio de la vista, la Fiscalía y el exfutbolista llegaron a un acuerdo por el que el inculpado admitía los hechos y aceptaba la citada condena. Además se le impuso una orden de alejamiento, según la cual durante un año y cuatro meses no podría acercarse a menos de 300 metros de la víctima ni tampoco al domicilio, lugar de trabajo o cualquier lugar donde esta se encontrara.

Pero aún hay más. Dos años antes, es decir, en 2009, De Pedro se enfrentó a una petición de un año de cárcel por conducir ebrio y con el carné retirado. Una patrulla de la Ertzaintza le dio el alto cuando circulaba por Irún. El documento de la Fiscalía explicó que los agentes apreciaron él "manifiestos síntomas de hallarse bajo la influencia de la ingesta de alcohol, con ojos enrojecidos y brillantes", así como "un estado eufórico y agresivo". La prueba de alcoholemia dio un resultado de 0,74 miligramos de alcohol por litro de aire espirado y 0,76 miligramos un cuarto de hora más tarde, cuando el máximo permitido es de 0,25.

"Javi necesita ayuda, pero el problema es que él cree que no", comenta un entrenador que le conoce bien y a quien, como a tantos otros excompañeros, su caso le da sobre todo "mucha pena". De Pedro lleva años intentando abrirse camino en los banquillos, de ahí que recientemente hiciera el curso de entrenador nacional avalado por la FIFA al que solo pueden sacarlo quienes hayan sido internacionales o jugado más de ocho temporadas en Primera. Además, ha vuelto a practicar la pelota, un deporte que ya se le daba muy bien antes de ser futbolista, y una vez por semana se entrena en Zubieta con los veteranos de la Real y participa en las actividades como el proyecto 'Reminiscencia' para personas mayores con deterioro cognitivo. Incluso formó parte de la expedición realista que viajó a Macedonia para presenciar el partido de la Europa League contra el Vardar.

"Mi juego necesita la zurda de Javi", decía siempre Kovacevic, el extranjero que más veces ha vestido la camiseta de la Real. De Pedro tenía un guante en su pierna izquierda y junto a Aranzabal, otro internacional con España, formaba la banda izquierda del equipo que en la temporada 2002-2003 fue subcampeón de Liga. Karpin, Aranburu y Xabi Alonso completaban el centro del campo del conjunto que dirigía el francés Raynald Denoueix​. "Para Javi, la mejor zurda que he visto. Con admiración". Esta fue la dedicatoria de Xabi a De Pedro en una camiseta del Bayern que el tolosarra le regaló y el riojano colgó en su cuenta de Twitter.

Al igual que Alonso, este donostiarra de adopción comenzó a jugar en el Antiguoko, club del barrio de la capital donostiarra al que Javi llegó muy pequeño procedente de la localidad riojana de Viniegra de Abajo, donde el campo de fútbol lleva su nombre. Llegó a la Real en edad juvenil y, tras pasar por el filial, el 7 de noviembre de 1993 debutó con el primer equipo frente al Lleida. Desde aquel encuentro fueron 325 los que vistió la camiseta 'txuri urdin', con un total de 52 goles y muchas más asistencias. Además, De Pedro fue campeón de la Eurocopa sub-21 en 1993 junto a Raúl, De la Peña o Mendieta, y jugó 12 partidos con la Selección, entonces dirigida por José Antonio Camacho, quien le convocó para el Mundial de Corea y Japón de 2002.

De Pedro, en un once de la Real Sociedad que fue subcampeón de Liga.
De Pedro, en un once de la Real Sociedad que fue subcampeón de Liga.

Su marcha de la Real... y del fútbol

Después de varios devaneos con su posible fichaje por el Athletic, en 2004 finalizó su contrato con la Real y el entonces director deportivo del club donositarra, Roberto Olabe, decidió no renovarle a pesar de tener 30 años. Para que se hagan una idea cuatro menos de los que tiene en la actualidad Xabi Prieto. Aunque nunca se explicaron abiertamente, las razones siempre parecieron más personales que deportivas. Antes de irse recibió la máxima distinción del club, la insignia de oro y brillantes, de la mano de José Luis Astiazaran, el presidente de infausto recuerdo. Ahí empezó el ocaso de De Pedro, no solo futbolísticamente hablando, sino también a nivel personal.

"Javi es tonto, pero es nuestro tonto", recuerdo que me dijo rezumando cariño un técnico al que la marcha de Zubieta de De Pedro le daba mucha pena y se temía lo peor, que su carrera se echara a perder. Y así fue. Javi fichó por el Blackburn Rovers, con el que solo disputó dos partidos oficiales y en diciembre rescindió contrato para marcharse al Perugia, de la Serie B italiana, donde no le fue mejor pues apenas jugó y el equipo descendió a la Serie C por problemas económicos. En septiembre de 2005, es decir, poco más de un año después de marcharse de San Sebastián, fichó por el IFK Göteborg gracias a que Haakan Mild, su excompañero en la Real, era director técnico del club.

Tampoco duró mucho en Suecia, pues en febrero de 2006 se marchó al Ergotelis griego, aunque ni siquiera llegó a debutar al no llegar su 'transfer', y en abril probó sin éxito en el Club Deportivo Mensajero, de la Tercera división canaria. La siguiente temporada, la 2006-07, fichó por el Burgos de la mano de Gonzalo Arconada, quien le dio una última oportunidad a pesar de su bajo estado de forma. Solo duró hasta enero. En agosto se anunció su fichaje por el Club Deportivo Vera, equipo de la regional preferente canaria al que se había marchado su excompañero Aranzabal, aunque tampoco llegó a debutar y se vio obligado a colgar las botas. Ahora pretende ser entrenador y para ello no duda en ofrecerse en las redes sociales, pero antes parece evidente que deberá rehacer su vida personal.

Como bien dijo en cierta ocasión Marcelo Bielsa, los futbolistas son "millonarios prematuros", de ahí que, salvo que tengan la cabeza bien amueblada, pueden perderla con facilidad, tal y como desgraciadamente le ha pasado a Javi de Pedro, a quien dejar la Real le arruinó la vida, y nunca mejor dicho. De jugar en un equipo donde se sentía importante y vivir en una villa en la falda del monte Igeldo pasó a peregrinar por cuatro países y seis clubes, dejar el fútbol, aunque en realidad fuera el fútbol el que le dejara a él, y acabar detenido por agredir a una mujer. Muy triste y muy grave.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios