Florentino, el vetado atril de Cristiano y ese revelador "porque soy del PP, que si no..."

No es de extrañar que el presidente del Madrid evitara la comparecencia del portugués en el Juzgado de Pozuelo. Siempre hay que hacer lo que él diga y nadie está libre de sus amenazas

Foto: El atril colocado en la puerta de los Juzgados de Pozuelo de Alarcón y que no fue utilizado por Cristiano Ronaldo. (EFE)
El atril colocado en la puerta de los Juzgados de Pozuelo de Alarcón y que no fue utilizado por Cristiano Ronaldo. (EFE)

La noticia la pudieron leer hace unos días —dónde si no—​ en 'El Confidencial': "Florentino 'coló' a su mano derecha en la vista judicial de Cristiano para controlar daños". De este modo, y aunque tuviéramos que esperar casi ocho meses, se desvelaba el misterioso caso del atril colocado a las puertas de los Juzgados de Pozuelo, donde estaba previsto que el jugador del Real Madrid hablara —o al menos leyera— un comunicado a su salida, aunque finalmente no lo hizo.

Los alrededor de 200 periodistas acreditados, de 16 países diferentes, y las 40 cámaras que le esperaron a la salida durante varias horas, bajo un sol de justicia y a 31 grados, no entendieron nada cuando un responsable de comunicación salió a anunciar que Cristiano ya estaba camino de su casa. Ahora lo entendemos todo. Sí, aunque tampoco sea de extrañar, fue Florentino Pérez, presidente de ACS y del Real Madrid, quien censuró la declaración del portugués a la prensa tras saber lo que le había dicho a la jueza. Lo hizo a través de José Luis del Valle, secretario de ACS y directivo del Real Madrid desde junio, aunque Chitín ya trabajaba desde mucho antes para su presidente en importantes cuestiones referentes al club blanco.

Sabido es que pese a su aparente talante conciliador y democrático, Florentino siempre quiere tener bajo control y no le gusta que le lleven la contraria. Y menos aún en las instituciones deportivas, las cuales debe pensar que están a su servicio como determinados periodistas e incluso medios enteros, de ahí que en una ocasión no dudara en amenazar a un alto cargo de una de ellas con ponerle una querella por no plegarse a sus peticiones. "Porque soy del PP, que si no...", llegó a comentarle a su superior, a quien se quejó —o chivó habría que decir— por no haberse salido con la suya.

Pérez ya demostró su soberbia nada menos que ante el juez de la Audiencia Nacional que le interrogó como testigo en la Púnica. "¿Este contrato no es cobertura de nada?", le preguntó el magistrado Eloy Velasco. "No me gusta esa pregunta", le respondió Pérez. "Nunca en mi vida he sido vulnerable con nada y con nadie. Bastante hago con que ayudo. Yo no me siento en mi despacho del Real Madrid. Mi vida es ACS", añadió el constructor, para de este modo reconocer lo que solo los más ingenuos no ven.

Cabe recordar que fue precisamente su obsesión por manipular la opinión pública lo que llevó a Florentino a contratar en 2014 los servicios de un 'conseguidor' llamado Alejandro de Pedro, para controlar a la prensa no afín, según se desprendía de los SMS que intercambió con la persona que se encargaba de su posicionamiento y del Real Madrid en redes sociales. Los mensajes evidenciaban que el presidente del club blanco dispensaba una enorme atención a la información publicada en medios y que 'El Confidencial' era una de sus obsesiones.

Por ejemplo, tras ser informado por su experto del nombramiento de un servidor para llevar la sección de Deportes, Florentino reaccionó con insultos. "Este es un impresentable", escribió a De Pedro, con el que acordó planear una estrategia para "desmontarle" a través de diarios digitales creados 'ad hoc' para mejorar su imagen. El periodista Javier Iglesias, contratado para dirigir el 'Diario Bernabéu', reconoció en su interrogatorio que su único cliente era el Real Madrid, quien le decía las noticias que debían publicar: "Nos pedían que hiciéramos determinadas cosas como contrarrestar noticias publicadas en otro medios".

Florentino Pérez, con una imagen de Cristiano Ronaldo a su espalda. (Cordon Press)
Florentino Pérez, con una imagen de Cristiano Ronaldo a su espalda. (Cordon Press)

Aquellas portadas de Messi y de Cristiano

Volviendo al asunto de Cristiano, mención especial merece la diferencia de tratamiento mediático que tuvo en algunos medios el caso de Messi y el que ahora protagoniza el portugués. Especialmente recordadas son dos portadas del diario 'ABC': 21 meses de cárcel para Messi y su padre por un fraude "de extrema gravedad", rezaba la primera, cuando se conoció la sentencia de los argentinos, con el titular engatillado a una foto de ambos delante del juez. "No es admisible que se trate a Cristiano como a un delincuente", podía leerse en la segunda con una foto de Florentino Pérez, autor de la cita, posando para la cámara antes o después de la entrevista.

Pues bien, como pudieron leer este sábado en 'El Confidencial', Cristiano y su defensa tienen asumido que lo mejor que pueden hacer es reconocer los delitos fiscales de los que se le acusan y buscar un acuerdo que le evite el juicio y no conlleve el ingreso en prisión. El jugador del Real Madrid mantiene que nunca tuvo ánimo de defraudar y que solo hay una discrepancia técnica con Hacienda que no puede ser delito.

Justo antes de que Florentino Pérez dejara de dar cobijo a Ultras Sur (cuánto tiene que callar su adlátere Manuel Redondo en este asunto), en el Santiago Bernabéu era habitual escuchar cánticos como "¡las manos de la prensa, fuera del Madrid!". Soflamas que ahora han sido sustituidas por "¡las manos de ACS, fuera del Madrid!". Pues eso, del Madrid y, visto lo visto, también de los juzgados...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios