Luis Enrique (o Vieira) relevo de Wenger, que vio pasar 21 técnicos por el Madrid
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

Luis Enrique (o Vieira) relevo de Wenger, que vio pasar 21 técnicos por el Madrid

El francés deja el Arsenal después de 22 años y el ex del Barça es, a día de hoy, el principal candidato a sustituirle. Para Florentino fue un fichaje imposible dada la inestabilidad de su banquillo

Foto: Arsène Wenger, durante un acto con aficionados del Arsenal. (Reuters)
Arsène Wenger, durante un acto con aficionados del Arsenal. (Reuters)

No por esperado, el anuncio de Arsène Wenger de que esta es su última temporada en el Arsenal dejó de tener la repercusión que la noticia merecía. Sabido es que en el mundo del fútbol los entrenadores generalmente no dimiten, sino que los destituyen, además de que no es habitual que duren 22 años en el cargo, como ha sucedido con el francés. "Después de considerarlo cuidadosamente y tras discutirlo con el club, siento que es el momento adecuado para marcharme a final de temporada", explica en su comunicado Wenger (Estrasburgo, 22 de octubre de 1949), quien se ha pasado prácticamente una tercera parte de sus 68 años de vida en el banquillo de los 'gunners'.

Aunque quizás no lo sepan o no lo recuerden, Wenger siempre fue un entrenador que a Florentino Pérez le habría gustado ver sentado en el banquillo del Bernabéu. Acompañado de Jorge Valdano, entonces su director general, el presidente del Real Madrid se reunió en París con el técnico del Arsenal para hacerle llegar, si no una oferta en firme, sí un ofrecimiento formal. Sin embargo, hay algo que hizo imposible su fichaje y es el hecho de que el alsaciano era muy consciente de la manera de gestionar el club que tenía y tiene el presidente de ACS, nada que ver con lo que se estila en Inglaterra, al menos hasta hace poco y en la mayoría de los equipos.

Foto: Arsene Wenger. (Reuters)

Wenger siempre ha hecho y deshecho en el Arsenal, donde durante los últimos años han imperado más los criterios e intereses económicos que los deportivos, de ahí la explicación a muchas operaciones —o no operaciones, habría que decir— inexplicables. Arsène quería plenos poderes en el Real Madrid, aunque esto iba en contra, no ya del propio Jorge Valdano, cuya labor se hubiera quedado reducida a la de portavoz, tal y como le acabó sucediendo con la llegada de Mourinho y conllevó su dimisión, sino incluso la del propio presidente, encantado en su papel de director deportivo y encargado, junto a José Ángel Sánchez, de hacer los fichajes.

En los 22 años que Wenger ha estado en el banquillo del Arsenal, primero en Highbury y desde 2006 en el Emirates, el Real Madrid ha tenido 21 entrenadores. Es decir, casi uno por temporada. El año que el francés llegó a Londres, precisamente Jorge Valdano había sido destituido como técnico blanco y sustituido en primera instancia por Vicente del Bosque y, más tarde, por Arsenio Iglesias. La nueva temporada (96-97) la empezó Fabio Capello, a quien sucedieron Jupp Heynckes (97-98), Guus Hiddink (98-99), John Toshack (99-99) y Del Bosque (99-2003), primer entrenador que tuvo Florentino Pérez en su primera etapa como presidente del Real Madrid. Queiroz (2003-04), Camacho (2004-04), García Remón (2004-04), Luxemburgo (2004-05) y López Caro (2005-06) la completaron.

A continuación, y con Ramón Calderón de presidente, llegaron, o en su caso volvió, Capello (2006-07), Schuster (2007-08) y Juande Ramos (2008-09) para, de nuevo con Florentino en la poltrona, fichar a técnicos tan dispares como Pellegrini (2009-10), Mourinho (2010-13), Ancelotti (2013-15), Rafa Benítez (2015-16) y el actual, Zinédine Zidane. Lo dicho, durante los 22 años que Wenger ha estado en el Arsenal ha visto pasar a 21 entrenadores diferentes por el Real Madrid. Parece claro que cuando Arsène le dio calabazas a Florentino, y fue en más de una ocasión, hizo lo correcto, al menos para él.

placeholder Luis Enrique y Wenger, en el Camp Nou, durante un enfrentamiento de Champions entre Barça y Arsenal. (Reuters)
Luis Enrique y Wenger, en el Camp Nou, durante un enfrentamiento de Champions entre Barça y Arsenal. (Reuters)

La mano de Raül Sanhellí

Siguiendo con Wenger, su salida a falta de un año para terminar contrato se debe principalmente a Ivan Gazidis, director ejecutivo del Arsenal, con quien la relación se ha ido deteriorando hasta el punto de no hablarse, especialmente desde la llegada de su amigo Raül Sanhellí, ex director de fútbol del Barça. El técnico francés, que en este tiempo ha ganado 17 títulos con los 'gunners' (a saber, tres Premier, siete FA Cup y siete Community Shield), podría haber aguantado el año de contrato que le restaba, pues los propietarios del Arsenal no iban a echarle, pero lo cierto es que lleva varios años amortizado y los últimos movimientos que se han producido en el club no le han gustado.

En cuanto a los posibles sustitutos de Wenger, los dirigentes del club londinense barajan varios candidatos. Con el alemán Thomas Tuchel descartado tras haberse comprometido con el París Saint-Germain en sustitución de Unai Emery, las opciones se han reducido a tres. La primera es la del español y ex del Barça Luis Enrique., quien también era pretendido por el Chelsea, aunque ahora mismo lo tiene parado. La segunda es del ex jugador del Arsenal Patrick Vieira, a quien Wenger siempre vio como un posible sustituto, pero también como un rival, de ahí que forzara su salida. El francés recaló en la cantera del Manchester City para luego dar el salto a la MLS con el New York City. Y la tercera es el alemán Julian Nagelsmann, del Hoffenheim.

Una vez que Wenger ha anunciado que no cumplirá el año de contrato que tenía firmado tras su enésima renovación, los 'gooners' están expectantes para conocer quién va a ser su sustituto. Tras 22 años con el mismo entrenador, es normal que esta situación se les haga extraña. Popularmente parece que Patrick Vieira tendrá más apoyos, aunque sabido es que el Arsenal es un club bastante singular y si sus principales ejecutivos piensan en Luis Enrique, quizás el asturiano sea ahora mismo quien más opciones tenga de ocupar un banquillo al que costará no asociar la alargada sombra de Arsène Wenger.

Luis Enrique Florentino Pérez