El meteórico ascenso del hijo de Fernández Trigo, guardián de los secretos del Madrid

El salto de Manu Fernández del Juvenil B a dirigir la cantera pasó inadvertido, salvo para quienes recuerden a su padre, el gerente que firmó un jugoso acuerdo para jubilarse y guardar silencio

Foto: Manu Fernández saluda a sus jugadores del Juvenil del Real Madrid. (Foto Real Madrid)
Manu Fernández saluda a sus jugadores del Juvenil del Real Madrid. (Foto Real Madrid)

El meteórico ascenso de Manu Fernández a nada menos que Director de Fútbol del Real Madrid se hizo oficial a primeros del pasado mes de junio. A primera vista, pareció la típica patada hacia arriba a su antecesor en el cargo para de este modo hacerle un sitio en lo más alto del organigrama de la Ciudad Deportiva de Valdebebas. "Con el fin de potenciar el desarrollo y mantener el liderazgo de nuestra actividad deportiva, el Real Madrid CF ha decidido reforzar el Área de Fútbol con el nombramiento de Ramón Martínez como Adjunto al Director General", rezaba el comunicado del club que preside Florentino Pérez y gestiona desde dicho puesto José Ángel Sánchez.

Y es que lo realmente noticiable venía después, con la elección del mencionado Manu Fernández como sustituto de todo un veterano que suma tres décadas desde que llegó al Real Madrid, divididas en tres etapas: 1990-1996, 2000-2006 y 2009-2020. "Para cubrir la vacante que deja Ramón Martínez, se nombra Director de Fútbol a Manuel Fernández Gómez, hasta ahora entrenador de nuestro equipo Juvenil B. En este nuevo puesto, Manuel Fernández asumirá las funciones de dirección de la Cantera de Fútbol, teniendo a su cargo los departamentos de Captación Nacional, Área Técnica, Administración de Fútbol y Metodología de Entrenamiento".

El nombre de Manu Fernández Gómez no les dirá mucho a los aficionados al fútbol. De hecho, seguro que no les dice nada. Es probable que a la mayoría de los madridistas tampoco les suene siquiera su nombre, salvo que tengan una edad y se les añada un dato de gran relevancia como es el hecho de que se trata del hijo de Manuel Fernández Trigo (1932-2011), el histórico gerente del Real Madrid durante más de veinte años, concretamente entre el fallecimiento de Santiago Bernabéu, pues entró en el club en la temporada 1978-79, hasta poco antes de la llegada a la presidencia de Florentino Pérez.

Imagen de archivo de Manuel Fernández Trigo, gerente del Real Madrid entre los años 1979 y 1999. (EFE)
Imagen de archivo de Manuel Fernández Trigo, gerente del Real Madrid entre los años 1979 y 1999. (EFE)

Trigo estuvo al lado de Luis de Carlos, Ramón Mendoza y Lorenzo Sanz. Con ese último fue también director general, precisamente en una patada hacia arriba parecida a la que ahora le han dado a Ramón Martínez para hacerle sitio a su hijo al frente nada menos que de la cantera del Real Madrid. Quienes tuvieron ocasión de conocer de cerca su figura, aseguran que este periodista gallego aglutinó tanto poder y conocimiento del club, que prácticamente se convirtió en indispensable. Y todo ello unido además al hecho que no era muy proclive a delegar, de ahí también que se rodeara de empleados afines a él.

"He vivido más intrigas en los dieciocho meses que estuve en el Real Madrid que en todos mis años de carrera diplomática", confesó Inocencio Arias tras abandonar el club y comprobar en primera persona cómo se las gastaba el gerente. Como se recoge en un acta, Juan Miguel Villar-Mir y otros seis directivos de Mendoza dimitieron al no prosperar la petición de destituirle. Ya con Lorenzo Sanz en la presidencia, su vicepresidente, Juan Onieva, intentó que se abriera la caja fuerte de la taquilla principal del estadio, en busca de documentación sobre la famosa caja B que funcionaba en el club desde la década de los 60, pero Trigo no lo permitió.

Documento que Fernández Trigo negoció con Lorenzo Sanz y Juan Onieva para abandonar el Real Madrid
Documento que Fernández Trigo negoció con Lorenzo Sanz y Juan Onieva para abandonar el Real Madrid

Una renta vitalicia a cambio de silencio

Tal y como puede comprobarse en un documento al que ha tenido acceso El Confidencial, con fecha 25 de agosto de 1999, Sanz y Onieva firmaron un acuerdo con Fernández Trigo por el que el Gerente y Director General del Real Madrid durante los últimos veinte años solicita "de forma voluntaria a irrevocable" la baja en la empresa por jubilación. Claro que lo hace de acuerdo a unas generosas estipulaciones en las que, mientras Trigo reitera que causa baja "voluntaria y de manera irrevocable", el club se compromete a pagarle una renta vitalicia de 50 millones de pesetas anuales. Sin duda, el típico acuerdo de confidencialidad, pues no en vano siempre se ha dicho que Trigo era el guardián de los secretos del Real Madrid.

Dos décadas después, su hijo Manu tiene un cargo relevante en el club. Ya estuvo en la cantera del Real Madrid e incluso llegó a jugar en el desaparecido Real Madrid C, si bien quienes coincidieron con él creen que nunca tuvo el suficiente nivel. En 2017 entró en Valdebebas procedente del Getafe y desde entonces sus méritos han sido entrenar durante dos temporadas al Juvenil C y esta última campaña al Juvenil B. Sí, en todas las reseñas se añade que fue campeón, algo que en el caso del Real Madrid sinceramente no es noticia.

Entre medias fundó junto a su padre el Gandario CF, en el que participó como jugador y entrenador. De él se ha destacado que estudió ingeniería informática y fue el primero de su promoción de entrenadores a nivel nacional. Sin embargo, méritos al margen, el mejor aval de Manu Fernández es y será ser hijo de quien es, el gerente más famoso de la historia del Real Madrid, y más por lo que hizo o dijo, por todo lo que sabía y calló...

A mi bola