La estafa piramidal de Mireia Belmonte
  1. Deportes
  2. Agresión sin balón
Carlos Prieto

Agresión sin balón

Por

La estafa piramidal de Mireia Belmonte

La nadadora española roza la medalla contra todo pronóstico y una tele se disculpa por buscar las cosquillas a los estereotipos de las naciones olímpicas...

placeholder Foto: Mireia Belmonte acabó cuarta en los 400 metros estilos. (EFE)
Mireia Belmonte acabó cuarta en los 400 metros estilos. (EFE)

Las informaciones que llegaban sobre el estado de forma de Mireia Belmonte eran alarmantes: lesiones, falta de entrenamientos, rutinas más propias de un jubilado en Benidorm que de un deportista de élite. No es que no estuviera para competir por las medallas, es que iba a necesitar sherpas para ser la abanderada. Pues bien: Belmonte rozó la medalla en los 400 estilos, una de las pruebas más exigentes de la natación.

Una de tres: o Mireia ha jugado al despiste, o a la prensa se le ha ido el perol o es una superdotada. ¿Ha montado Mireia una estafa piramidal? ¿Decía que estaba bailando 'Los pajaritos' en un crucero mientras entrenaba en secreto con el Señor Miyagi? Misterios sin resolver.

Puede que una nadadora de 30 años sea el equivalente a un funcionario de 65, pero Mireia es una jubilada del tipo Mick Jagger.

Los estereotipos

¡ESCÁNDALO! ¡ESCÁNDALO! La cadena surcoreana MBC se ha disculpado por convertir el desfile inaugural de las Olimpiadas en una cuchufleta sobre los estereotipos nacionales, es decir, por hacer lo que todo Twitter estaba haciendo en ese momento. La MBC intercaló imágenes de pizzas (cuando desfiló Italia), de revueltas (Haití), de Chernóbil (Ucrania), de salmones (Noruega), y describió las Islas Marshall como "el país de las pruebas nucleares de EEUU". En efecto, uno no sabe si escandalizarse o dar palmas con las orejas...

Este festival de tópicos desvela parte de la magia oscura de las Olimpiadas, o la tensión entre el amor a nuestros deportistas y la desconfianza hacia sus rivales exóticos (sí, todos los países son exóticos menos el nuestro).

Una de las características de los estereotipos es que suelen gustar mucho cuando se aplican a los demás —los alemanes son esas personas que andan desnudas por Mallorca... salvo cuando están invadiendo Polonia— y cabrear bastante cuando señalan a los tuyos: a los catalanes les flipa el dinerito, los andaluces son vagos, los vascos ponen bombas ... y voy a parar antes de que me cancelen la columna.

El Cuarto Reich

Ha resucitado en Twitter un vídeo de Pekín 2008, pero que viraliza en todas las olimpiadas. Atentos: durante la retransmisión de la competición de natación, el locutor de una tele venezolana dijo que "cuando Michael Phelps ganó ocho oros en Múnich 72... Hitler no quiso entregarle las medallas", en una de las mezclas históricas más psicodélicas nunca vistas.

Confundir a Michael Phelps con Mark Spitz y Jesse Owens, es como confundir a Julio Iglesias con Kurt Cobain y Sid Vicious. Pero aún más inquietante es soltar a traición que Hitler estaba vivo en 1972, porque claro, si Adolf sobrevivió a la caída de Berlín, ¿quién dice que no esté ahora mismo en un búnker en Pitis preparando la III Guerra Mundial, eh, quién?

Pone uno la tele para ver las olimpiadas tranquilamente... y acaba histérico pensando que llega el Cuarto Reich. No se puede bajar la guardia nunca.

Juegos Olímpicos de Tokio 2020