Segurola como síntoma
  1. Deportes
  2. Cerca de las estrellas
Ramón Trecet

Cerca de las estrellas

Por

Segurola como síntoma

El periodismo no volverá a ser lo mismo. Escuchad la fanfarria, apretad los dientes, repetid la frase de Alatriste a los franceses: "¿Rendirse?, no... ESTE ES UN TERCIO ESPAÑOL"

placeholder Foto: Santiago Segurola (Foto: Marca)
Santiago Segurola (Foto: Marca)

El despido de Santi Segurola, anunciado por él mismo durante una conferencia en Salamanca, lleva a reflexión sobre el estado de cosas que rodea a la profesión periodística en el momento actual. Tres vectores lo explican:

1) Los medios tradicionales de papel reducen sus plantillas, y la desesperación hace que consideren como buena respuesta pública a despidos como el de Santi frases como ERA EL QUE MÁS COBRABA DE LA REDACCIÓN. Sin aparentemente darse cuenta de que precisamente ese concepto, el de ahorrar, si lo aceptamos como oficialmente correcto, desnuda efecto práctico por encima de calidades profesionales, de las que tanto se alardea. Si 'Marca' ha decidido prescindir de Segurola porque "cobra mucho", al mismo tiempo muestra una elección: mayor mediocridad en calidades para "fomentar ahorro", cosa que a la larga, no nos engañemos, no va a servir para mucho.

2) El problema central de los medios es que cada vez ingresan menos, y entrar en círculos viciosos de damos menos porque ingresamos menos les llevará a ingresar menos, dar menos... EL CÍRCULO. En medio del histerismo 'tapaagujeros' de los ejecutivos con sueldo blindado, a veces equivalente a las pérdidas empresariales anuales, observamos una tendencia cada vez mayor a "aligerar contenidos" para captar a la "nueva audiencia", es decir, el segmento 16/30 al que le da exactamente igual lo que pase, hagan, inventen, porque está perdido de antemano. El 80% de ese núcleo de edad no ha leído un periódico de papel en su vida.

3) De perogrullo: Santiago Segurola ha sido despedido... porque previamente fue contratado. Es decir, seamos honestos, sinceros, basta de mentiras piadosas, de hacernos trampas al solitario. Se le hizo un contrato, cosa que cada vez se hará menos en la profesión periodística, que en 2016 funciona cada vez más con acuerdos 'de colaborador', con el periodista emitiendo facturas como autónomo. Es una realidad que no quieren afrontar comités de empresa, asociaciones de prensa, etc. Es la nueva realidad.

Una última y romántica lagrimita: "Cuenta lo que fuimos", le dice Copons a Íñigo Balboa en los instantes finales de 'Alatriste', el Tercio Viejo de Cartagena destrozado en la batalla de Rocroi. Luego forman, luego suena la fanfarria de Roque Baños.

El periodismo no volverá a ser lo mismo. Escuchad la fanfarria, apretad los dientes, repetid la frase de Alatriste a los franceses: "¿Rendirse?, no... ESTE ES UN TERCIO ESPAÑOL".

En cuanto a los que piensan que se salvan llenando periódicos de vocingleros y forofos... En la Cancillería de Berlín, Hitler movía 'divisiones' que solo existían en su imaginación.

PD: no creo que Segurola tarde en encontrar trabajo.

Santiago Segurola Diario Marca Medios de comunicación