La Euroliga de Doncic

La competición se convierte, por primera vez, en una liga europea. El jugador esloveno sigue en proceso de aprendizaje y concita las miradas de la NBA por su excelente juego y madurez

Foto: Luka Doncic (EFE)
Luka Doncic (EFE)

Con Llull en estado de gracia, claro. Antes del partido, la Euroliga de Jordi Bertomeu homenajeó a los componentes del Olympiakos del 2000 que jugaron en el primer partido de Euroliga, Pabellón del Real Madrid, retransmitido por la en aquel momento denominada Vía Digital. Entonces el equipo griego se llamaba Olympiakos y tuvo que cambiar la razón social por problemas económicos. Entonces Olympiakos, ahora Olympiacos. Hicimos aquella primera retransmisión oficial de la Euroliga el inolvidable Manel Comas y yo. Iñaki de Miguel jugaba en el equipo griego. 

Dieciséis años después, la Euroliga adquiere el formato que en su cabeza tenía desde el primer momento Bertomeu: 16 equipos, ligar regular de 30 partidos, luego un 'playoff' de cuartos al mejor de cinco partidos, luego la Final Four.

En 2016, la para mí Euroliga de Doncic. En 2000, la culminación de tres años de trabajo basados en una reunión en un hotel de Roma, año 1997, Final Four de aquel año. Era la hora del desayuno. Nos juntamos en una mesa Eduardo Portela, Jordi Bertomeu, el entonces Secretario de Estado para el Deporte, Pedro Antonio Martín, y el que suscribe.

Mucho sueño, revisión de periódicos... Yo tenía un móvil Motorola que pesaba una tonelada y que sólo servía para llamar, recibir, punto. Teníamos allí una resma de periódicos papel que hablaban de los partidos... pero no del incidente que iba a cambiar todo: un compatriota de Doncic, Marko Milic, poseedor de una portentosa capacidad de salto, rompió un tablero en la rueda de calentamiento... porque lo aros no eran retráctiles. Milic entró como un huracán, mató y se colgó del aro. Cristal roto en dos mil pedazos, media hora para cambiar el tablero, la presión de la televisiones inmensa. Voy a pedir explicaciones al entonces jefe de prensa de la FIBA, que me dice que los aros no son retráctiles PORQUE ASÍ LO ESPECIFICA EL REGLAMENTO FIBA. Ante mi cara de asombro hace un expresivo gesto con las manos.

Todo el horario de semifinales retrasado una hora. Las televisiones rugen, la FIBA de entonces sufre un bloqueo absoluto... Al día siguiente, ese desayuno que os he contado empieza con gestos entre irónicos y sorprendidos. Al segundo café, ya despiertos del todo, comenzamos a comentar. FIBA está anclada en 1955. Portela y Bertomeu son, al mismo tiempo que dirigentes ACB, dirigentes de una organización, ULEB, Unión de Ligas Europeas de Baloncesto. "Tenéis que presionar a FIBA para que os ceda los derechos de esta competición para ponerla en el siglo XXI", les digo. Pedro Antonio Martín asiente. Mi Motorola empieza a sonar, me levanto, contesto la llamada y me tengo que ir corriendo a hacer algo. Les dejo hablando. 

Tres años después, presentación de la Euroliga, primer partido, como os he dicho, Pabellón del Real Madrid. Previamente, había habido una durísima batalla legal, con la FIBA creando una competición paralela llamada Suproliga. Un lío, pero Bertomeu tenía detrás toda la experiencia de la creación de la ACB, así que fue salvando obstáculos.

LLull y Doncic (EFE)
LLull y Doncic (EFE)

Una Liga europea

Dieciséis años después, la Euroliga adquiere formas de Liga Europea; se puede hablar de discrepancias en cuanto a la forma de elegir a los equipos, método de competición, pero eso es para otro momento, porque en 2016 tenemos a un jugador europeo, esloveno por más señas, 17 años, de padres deportistas del máximo nivel y por tanto expertos en desarrollar la carrera de su hijo Luka, que ponen en manos de los entrenadores del Real Madrid, con el precedente de otros jugadores balcánicos, particularmente Mirotic. La liga ACB se convierte en un caudal de entrenadores con conocimientos de tanta calidad como los de los entrenadores universitarios de EEUU, quién nos lo iba a decir. La NBA necesita ampliar por globalidad su nivel técnico de captación y en el momento en que un quinceañero Doncic llega a Madrid, la NBA asiente complacida, porque el baloncesto ACB se ha convertido en proveedor de jugadores que teniendo condiciones, las afilan en la liga española monitorizados por los muy buenos entrenadores que tenemos. Por eso, es el año de Llull, pero sobre todo a futuros, es el año de Doncic, que tiene 17 y no puede entrar en draft hasta que cumpla 19. Dos temporadas.

Dieciséis años después, la nueva Euroliga empieza con el mismo partido de 2000 y las diferencias entre aquel Real Madrid-Olympiakos son que los del Pireo tienen una buena plantilla que no está ajustada todavía, porque no puede ajustar la incógnita principal, que es el estado del referente absoluto del equipo que como todos sabemos ha sido Spanoulis. Sigue bien Printezis, Lojeski parece haberse recuperado de sus lesiones y vuelve a mostrar filo, Agravanis va a ser muy bueno si no se tuerce... 

El Real Madrid es claro favorito a jugar la Final Four. Tiene que ajustar interior y sobre todo tiene que ajustar minutos de juego para que todos se sientan a gusto, particularmente Randolph, que necesita el balón, balón, balón. Y ahí entra Doncic.

Vamos a seguir aquí todo lo que haga el esloveno con mucho cuidado. Primero, consideraciones generales:

Dicen que Doncic sigue creciendo y que ahora mide 2.04, lo que pone su proyección como jugador en otra dimensión. Muy curioso ese tope mental que todos tenemos a la hora de considerar a un jugador de 2.00 de una manera y de otra al que pasa de esa altura... Pero eso es para otro momento también.

Lo más destacado de Doncic, su precoz capacidad táctica, tanto en defensa como en ataque. Su elección de recurso técnico tras lectura de la situación. En el partido contra Olympiacos, momentos de magia. No se exhibe, simplemente hace lo más fácil a su disposición. El Madrid actual tiene un base/torbellino gran anotador en un estado físico excepcional y otro, Doncic, que pasa preciso y que puede defender a cuatros si hace falta. Que pone tapones y surge de la nada para cargar el rebote ofensivo jugando de base con estatura de interior. Un jugador de una madurez mental tan grande. a pesar de su corta edad, que sabe cuándo un árbitro le pita una falta porque le considera un rookie. Y eso no, que él ya ha traspasado ese estado mental, Lamonica.

Pablo Laso es fundamental en estos dos años decisivos del desarrollo de Doncic. Pablo ha sido base desde que nació y su magisterio le puede colocar en ese nivel glorioso que hemos aprendido a admirar en entrenadores universitarios míticos: Wooden/Jabbar, Dean Smith/Jordan, etc.  

Si el contrario llega a la conclusión de que va a permitir el lanzamiento exterior a Doncic, porque así se ahorra que entre y arme líos interiores, Doncic tira de tres y 'ding dong'. Con arreglo al Flash que es Llull, puede parecer que Doncic lleva al equipo despacito. ERROR. Lo lleva a la máxima velocidad que permite fijar posiciones a los interiores. Un 'alley-oop'; un pase con tiralíneas. 

Nos va a venir bien esta temporada regular Euroliga para ver la progresión Doncic, porque aquí los rivales son en general y en algunos casos superiores a los de liga ACB. Euroliga y ACB, temporadas regulares perfectas para jugadores en situación de progresión como Doncic. Un clínic de seis meses que seguiremos aquí con mucha atención. 

Un placer.

Cerca de las estrellas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios