Objetivos y retos de los 10 españoles NBA

La mejor liga del mundo presenta una cantidad histórica de jugadores con nacionalidad española: 10. Cada uno tiene retos, equipos, recorrido y objetivos diferentes en esta apasionante temporada

Foto: Juancho Hernangómez y José Calderón en un partido de pretemporada (Reuters)
Juancho Hernangómez y José Calderón en un partido de pretemporada (Reuters)

Tenemos hasta sagas familiares por partida doble:

Los Gasol

Los Hernangómez

Los Gasol, la consagración del modelo europeo absolutamente válido para alimento de la NBA, por encima incluso del modelo central de producción de jugadores, que hasta ahora era y es el baloncesto universitario. 

Los Hernangómez, siguiente generación. Todos jugadores 'frontcourt', cosa que hace 20 años hubiese sido una absoluta utopía en la situación física comparativa NBA-Europa.

La situación es la siguiente:

Desde gente muy joven, como Juancho Hernangómez, hasta Pau con sus 36 años. 

Pau Gasol (San Antonio Spurs). Pop (Gregg Popovich) quiere que sea la continuación del espíritu de Duncan. Gran responsabilidad. San Antonio posee el juego más racional de la NBA y, en este momento crucial, el cóctel jóvenes en plenitud, veteranos dosificados al milímetro, es fundamental. Pau puede ofrecer nuevos horizontes a Aldridge, abriéndole caminos de pase y espacio bajo el aro a los que el antiguo 'blazer' no está acostumbrado. La situación en el uno, fundamental. ¿Cuánto le queda a Parker?

La extenuante temporada regular, partidos jugados al 80% cada dos días, más viajes, ofrece un panorama de dificultades. ¿Cuánto le queda a Manu (Ginóbili)? ¿Cómo llegará esa colección de veteranos al mes de abrilnbsp;

Pau debe ser titular, sin duda, pero con los minutos perfectamente adecuados para conseguir la mayor frescura física en abril. Si Pop lleva su estrategia a cabo con su habitual precisión, San Antonio puede jugar la final de la Conferencia Oeste.

Finalmente, una mirada al futuro cercano. La historia deportiva de Pau Gasol, su proyección social, incluso laboral a futuros, es de todo punto necesario empezar a tenerla en cuenta y precisar. Pau puede ser un altísimo ejecutivo en cualquier puesto importante en el mundo empresarial español. Sus cursos de posgrado en Harvard así lo acreditan y complementan. Espero que sea en el terreno deportivo, pero que quede claro que un puesto como presidente de la Federación Española de Baloncesto le viene muy pequeño y presidente de la ACB, ahora más pequeño todavía. Gasol puede elegir, y mucho me temo que elegirá una organización estadounidense. ¿Vicepresidente NBA y luego...? Ya veremos. David Stern sonaba como secretario de Estado en uno de los gobiernos Clinton. Le pregunté en su momento y su respuesta fue clarificadora: "Para mí es más importante ser comisionado NBA que ministro de Asuntos Exteriores de Estados Unidos".

Trabajo para el próximo secretario de Estado para el Deporte: conseguir que Gasol quede de alto ejecutivo en el mundo del deporte. 

Ibaka, Mirotic, Ricky...

Marc Gasol (Memphis Grizzlies). Tras una grave lesión en zona particularmente dañina para jugadores de mucho peso como son los pívots, Gasol vuelve a un equipo que le necesita perentoriamente. Aspectos técnicos aparte, Memphis tiene como dueño a un 'nuevo rico tecno', Robert Pera, con la nueva cultura de dirección ejecutiva empresarial aprendida en el muy duro ecosistema Silicon Valley. Vamos a ver cómo empieza Marc la temporada y en diciembre hablamos.

Serge Ibaka (Orlando Magic). En nuevo territorio con futuro incierto, pero rodeado de antiguos jugadores ACB: Biyombo (poco), Hezonja. Ibaka ha desarrollado su trabajo en la NBA en clima protegido y con funciones muy específicas. Hay que ver en qué modelo de juego va a ser usado. De momento, su titularidad parece clara.

Niko Mirotic (Chicago Bulls). Con nuevos compañeros. La estrategia y modelo de juego por el que Mirotic fue fichado correspondían a un entrenador que ya no está. El que ha quedado, Hoiberg, ha pasado un año 'rookie' de enorme conflicto, porque el autor de la estrategia de fichajes, Paxson, fracasó, pero hizo responsable al pobre Hoiberg... Lo más importante, ver si Mirotic es titular y si lo es de 3 o de 4.

Ricky Rubio (Minnesota Timberwolves). Es Ricky el base que necesita Thibodeau, durísimo entrenador especializado en defensa, en esta etapa, teniendo a tres galgos como LaVine, Towns, Wiggins. Yo pondría a Bjelica de 4, pero... todos quieren el balón. Es por un lado la situación ideal para Ricky, con experiencia NBA y uno de los mejores ladrones de balón de la NBA. Si el equipo endurece la defensa y el banquillo aporta, pueden estar cerca de 'playoffs' en la durísima Conferencia Oeste. Si para diciembre Ricky no ha conseguido ajustar las piezas, Thibodeau empezará a pensar en traspasarle. 

Willy Hernangómez (New York Knickerbockers). Franquicia desquiciada desde hace años, con un amigo conocido de Sevilla, Porzingis. Nueva York no sabe a lo que juega porque 'Lakota' Jackson ha sido un consumado desastre en su afán de aplicar métodos antiguos a situaciones nuevas. Tras una esplendorosa campaña de marketing a través de su libro 'Eleven Rings', el dueño, James Dolan, picó y creyó que había fichado a un presidente de operaciones de baloncesto moderno, dinámico... No es verdad. Tácticamente Jackson está en el triángulo, pero sin su creador, Tex Winter. Además, anclado en su pasado, no percibió el cambio económico trascendental que los nuevos contratos televisivos otorgaban a las franquicias. Cuando quiso darse cuenta, todos los jugadores importantes estaban fichados. El resto del tiempo se lo ha pasado emitiendo nubes de humo para ocultar su fracaso. En medio de este berenjenal, llega Willy, con la muy clara misión de ser DE MOMENTO el cinco 'back up', pero... PUEDE SER TITULAR EN POCO TIEMPO. 

Las adiciones de Rose, Noah, Hornacek dan una idea de la desesperación de Jackson. Dos jugadores con graves problemas físicos y un entrenador obediente. 

Juancho Hernangómez (Denver Nuggets). El más 'rookie' por edad, en una plantilla en constante agitación. Faried no le va a dar nada a Juancho, pero Gallinari es un jugador con una capacidad táctica excepcional. Juancho, hazte amigo de Gallo, te irá bien.

Alex Abrines (Oklahoma City Thunder). En reconstrucción tras Durant. Abrines, otro damnificado de la gestión de Pascual en Barcelona. Oklahoma tiene ahora que fabricar un equipo alrededor de Westbrook a enorme velocidad, pero la experiencia dice que cuando alguien decisivo se va de un equipo, el agujero negro que se crea es enorme. Hay casos en los que incluso es enorme aunque el jugador causante del agujero no sea decisivo, como ha pasado durante años con Howard, que a pesar de su valor decreciente, la cantidad de recursos económicos y emocionales empleados en él llevaron a franquicias a profundas crisis como los Lakers, Orlando y Houston. Abrines debe aprovechar los minutos que tenga y lanzar 1000 triples después de cada entrenamiento, al tiempo que debe empezar a levantar hierro seriamente.

Sergio Rodríguez (Philadelphia 76ers). En construcción absoluta. Me soprendería que el CHACHO no fuese titular. Es el base que necesita Joel Embiid en su primer año de trabajo. La lesión de Ben Simmons es un paso atrás, sin duda. Rodríguez puede hacer cosas importantes en Filadelfia, pero todo pasa por ser titular cuanto antes.

José Manuel Calderón (Los Angeles Lakers). Primer año tras Kobe Bryant. Las circunstancias han hecho que Calderón haya llegado a Los Ángeles como fruto de su emigración tras Toronto: Dallas y Nueva York. En esas dos ciudades se mezclaban problemas de estrategia deportiva a futuros con los propios de jugador veterano con buen sueldo a defender. Finalmente, tras contemplar el desbarajuste neoyorquino, Calde llega a otra ciudad con equipo famoso, que ha estado dando tumbos desde hace cuatro años. Desprendidos finalmente del muy mítico Bryant, jugador portentoso pero en los últimos tiempos un lastre económico para Lakers, Calderón está rodeado de una serie de jugadores con mucha hambre y de un entrenador, Luke Walton, que realizó un portentoso trabajo en Warriors los primeros meses de la pasada temporada; algunos de sus partidos pretemporada de este año apuntan a cosas interesantes. 

¿Es José Manuel Calderón el base que necesita Walton para comenzar un nuevo impulsonbsp;

Veremos. 

Una última cosa. La NBA sabe desde hace tiempo que su cantera principal es Europa y por eso ha puesto una oficina en Madrid. Hay que vigilar al jugador que puede cambiarlo todo en la NBA... Se llama Luka Doncic.

Cerca de las estrellas