La hora de Doncic: es muy bueno, pero si no juega, se frustra

Partido complicado, con un rival de altura, ambiente en contra, el equipo desorientado... Una cosa es cuidar el desarrollo del esloveno y otra no utilizarle cuando llega el momento

Foto: El base esloveno del Real Madrid, Luka Doncic, ante el alero griego del F. C. Barcelona Lassa, Stratos Perperoglou. (EFE)
El base esloveno del Real Madrid, Luka Doncic, ante el alero griego del F. C. Barcelona Lassa, Stratos Perperoglou. (EFE)

La disrupción creada por Rice en el Real Madrid proviene de tiempo atrás y el domingo a esa potencial capacidad, se unió el mejor partido de Tomic desde que está en el Barcelona, así como el mejor partido de Stratos Perperoglou. Koponen puede jugar de uno y de dos y poco a poco va entrando en juego, mientras que Stefan Peno es una promesa a la que hay que seguir con minuciosidad. 

El problema para el Real Madrid y para toda Europa es Rice.

¿Qué hicieron los jugadores que dirigen al equipo blanco: Llull, Draper y Doncic?

Y más concretamente: ¿es Doncic el segundo base del Real Madrid en el momento actual?

Draper tiene oficio, pero no es capaz de cambiar el tempo de los partidos a este nivel.

Llull está atravesando un pequeño bache físico y nota el peso de los partidos.

Doncic está empezando a estar frustrado.

El entrenador del Real Madrid, Pablo Laso, durante el partido frente al FC Barcelona Lassa. (EFE)
El entrenador del Real Madrid, Pablo Laso, durante el partido frente al FC Barcelona Lassa. (EFE)

Tras los primeros minutos, quedó claro que el que marcaba el ritmo del partido era Rice. Llull se aplicaba en defensa, pero no bastaba; además eso hacía que llegase falto de frescura al ataque con consecuencias desastrosas para la producción ofensiva blanca. Llull necesita del filo veloz para estar cómodo y producir. Era la hora de Doncic. En partido complicado, con un rival de altura, con el ambiente en contra, con el equipo desorientado: LA HORA DE DONCIC.

Una cosa es cuidar el desarrollo del esloveno y otra no utilizarle cuando llega el momento. Cuando salió, el Barcelona era un huracán, su estado de ánimo no era muy bueno y se ganó una técnica, que, como sabemos, se pita más fácil a un novato que a un veterano.

Doncic es muy bueno, pero sobre todo, es como cualquier jugador: Cuando siente que debe estar en el campo y ve que no le sacan, se frustra. Esta semana el Madrid se enfrenta en Euroliga al otro base nuclear en Europa: Teodosic. Es el mismo problema que plantea Rice. Dominan el ritmo, llevan la manija, te rompen la defensa, porque juegan largo, corto, tiran superior, meten los tiros libres. Si Llull sigue dando muestras de cansancio, ¿sale Draper?

¿Sale Doncic?

Veremos.

El Barcelona empieza a hacer clic a pesar de las lesiones. Rodrigo de la Fuente, uno de los típos más serios que yo haya encontrado en una cancha de baloncesto, está haciendo un buen trabajo, aunque esto es sólo un comienzo. La idea de fichar a Rice, "EL DISRUPTOR", magnífica. Vamos a ver.

Cerca de las estrellas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios