Barça: no Iniesta, no party

Desde la lesión del capitán del Barcelona, hace cinco semanas, el equipo ha caído tanto en estilo como en efectividad. Su reaparición en El Clásico del sábado es clave

Foto: Iniesta no juega con el Barça desde el 22 de octubre, cuando se lesionó en Mestalla (Alberto Estévez/EFE)
Iniesta no juega con el Barça desde el 22 de octubre, cuando se lesionó en Mestalla (Alberto Estévez/EFE)

Hace un año Andrés Iniesta llegaba al Bernabéu en plena forma para encontrarse a un Real Madrid entrenado por Rafa Benítez que sembraba dudas a directiva y aficionados. El manchego fue clave en la que a la postre sería la sentencia del entrenador blanco; un gol y una asistencia en un partido perfecto: 0-4 para el Barcelona

Pero este año será distinto. Cayó lesionado hace cinco semanas ante el Valencia y desde entonces no ha jugado. Aunque ya se entrena, este próximo sábado disputará sus primeros minutos en mucho tiempo. Y el Barça le necesita.

Desde su salida del equipo de Luis Enrique a finales de octubre, el Barcelona se ha dejado puntos por el camino que le pueden pasar factura a largo plazo. Dos empates frente a rivales presumiblemente asequibles –Real Sociedad y Málaga– más una abultada derrota frente al Manchester City en Champions hacen que la afición blaugrana añore a su capitán, hasta ahora sustituido por André Gomes, Denis Suárez o Arda Turan.

La baja de Iniesta estas semanas ha tenido un efecto inmediato no solo en los resultados, sino también en el juego de su equipo. Más allá de las casi dos ocasiones que crea el manchego por partido, el equipo, como conjunto, ha perdido capacidad de creación y sorpresa. Como se aprecia en el siguiente gráfico, el juego que genera Iniesta se convierte en ocasiones. Sin él, caen las oportunidades de gol.

Un efecto indirecto de tener o no a Iniesta: pasar de más de 13 ocasiones por partido a menos de 10. El Barça recupera con su regreso a un estandarte de su cantera y estilo, pero también parte de su efectividad. En los minutos que ha faltado el Barcelona ha bajado progresivamente su nivel de creación –tanto en cantidad como en peligrosidad– hasta llevarse un inmerecido empate de Anoeta, como nuestro modelo de probabilidad de goles así refleja:

El de Fuentealbilla volverá a la rotación de Luis Enrique recién aterrizado de la enfermería, al igual que Casemiro para los blancos. Pase lo que pase, el Real Madrid saldrá líder del Camp Nou, pero en juego está, además del honor y la victoria al eterno rival, el 'goal average', algo que puede ayudar ambos equipos si las cosas se igualan en la tabla en los próximos meses. El regreso de Iniesta es sin duda la mejor noticia para el Barcelona y un dolor de cabeza para Zidane.

​Metodología

Para evaluar a todos los jugadores de manera homogénea hemos analizado sus datos por 90 minutos de juego. En el gráfico se utiliza una media móvil, técnica estadística para evitar fluctuaciones grandes en pocos periodos de tiempo, sobre 5 partidos. Todos los datos son de la temporada 2016/17.

El Jurásico
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios