Cristiano Ronaldo: gran atleta, pésimo gestor

Cristiano Ronaldo no toma decisiones acertadas. Los números dicen que no es un buen gestor. Las muchas aproximaciones al área del equipo rival que lleva a

Foto: Cristiano Ronaldo: gran atleta, pésimo gestor
Cristiano Ronaldo: gran atleta, pésimo gestor

Cristiano Ronaldo no toma decisiones acertadas. Los números dicen que no es un buen gestor. Las muchas aproximaciones al área del equipo rival que lleva a cabo durante un partido no son ejecutadas de la mejor manera posible. Lo dice la falta de acierto y el consiguiente enfado que suele acompañar cada una de las apariciones del portugués. CR7 no es el mismo de la pasada temporada y mucho menos aquel que logró 43 goles en una campaña y que colaboró activamente para que el Manchester United conquistara la Champions. Eso sí, tras el resbalón de Terry en la tanda de penaltis. Hace un año, justo al término del primer mes de competición, Ronaldo ya había conseguido nueve goles. Con Mourinho en el banquillo, uno. La ansiedad de Cristiano, esa que le lleva a ser el jugador que más remates intenta de la Liga, se traduce en 58 lanzamientos a puerta, con la pobre recompensa de haber logrado un solo tanto.

 

Nadie puede dudar de las tremendas condiciones atléticas de Ronaldo. La potencia que exhibe en cada ocasión en la que se viste de corto no está al alcance de ningún otro jugador. No busquen que no encontrarán a un jugador con tanta potencia. Puede que más veloz sí, pero esa fuerza está cerca de pocos deportistas. Su paso por el Manchester United y su profesionalidad han conseguido moldear el cuerpo del niño que llegó a Inglaterra procedente de Lisboa hasta eliminar cualquier atisbo de grasa y trasformar todo en puro músculo. 

 

El problema es que ese cuerpo diez no está siendo bien gestionado, que esa energía no se convierte en buen fútbol. Tampoco es cuestión de dudar de las condiciones futbolísticas del portugués, pero su fútbol ha bajado enteros con respecto al que se veía en las islas. O bien la distancia distorsiona la realidad o Ronaldo se ha mutado en un jugador menos decisivo. En el Manchester buscaba más al compañero, marcaba goles, claro está, pero no mostraba esa ansiedad que le lleva a lanzar a puerta desde cualquier sitio y  posición. Un día le van a tirar un melón desde la grada y no dejará ni que bese el césped. Patada y a seguir.

 

Ese fútbol tiene que volver, pero no lo hará hasta que esa cabeza vuelva a estar bien gestionada, hasta que se dé cuenta de que este maravilloso deporte se juega en equipo y que tiene en la solidaridad uno de los principios básicos del juego. Me consta que los capitanes ya se lo han dicho, que el propio Mourinho le ha animado, perdón tranquilizado, y que los dirigentes del club le han mostrado todo el cariño posible con el fin de que muestre su cara más amable. Confía en que Ronaldo vuelva pronto o que al menos regrese ese gestor que sabía elegir las mejores opciones, el que se vio por Manchester y le llevó a ser proclamado mejor jugador del mundo. Ese que de momento no se ha visto por Madrid. 

El Palco
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios