Pochettino se cansa de esperar al Real Madrid y Florentino: se acerca al Chelsea

A Florentino Pérez le gusta Mauricio Pochettino para el Real Madrid, pero con la decisión de continuar de Zinedine Zidane, su primera opción, el argentino debe buscar otros banquillos

Foto: Mauricio Pochettino dando instrucciones. (EFE)
Mauricio Pochettino dando instrucciones. (EFE)

El desenlace de la semifinal de la FA Cup -nuestra Copa del Rey- en Inglaterra dejó soberanas dudas en las filas de los Spurs respecto al futuro inmediato de Mauricio Pochettino. Ese mensaje tristemente lanzado por el técnico, tras caer eliminados ante el Manchester United de Mourinho, ha permitido a la opinión pública inglesa enfangarse en determinadas elucubraciones: seguirá o no el argentino en el club donde habita desde hace cuatro temporadas. La evidencia, en caliente, demuestra que el entrenador se sacudió fantasmas de su cámara de los horrores y significó lo que, tal vez, sostiene en privado: “El Tottenham necesita más tiempo, conmigo o con otro, pero lo más importante es seguir adelante y seguir desarrollando esta filosofía que es fantástica para este club”. Si otro técnico los llevará o no a la gloria no lo sabemos. Pero nada es improvisado, ni superficial, en quien mide absolutamente todos sus movimientos. Puerta abierta cuando pierdes, algo común en cualquier renuncia. También el recado sirve para liberar a la dirigencia de cualquier compromiso contractual actualmente firmado.

A Pochettino aún le restan tres campañas más de contrato con la entidad londinense. Es un hombre respetado, reconocido y acreditado en comportamientos laborales. No se expone mucho, pero mantiene una actitud que lo ha acercado a determinadas entidades poderosas. Podemos afirmar que Mauricio, por varias razones, está de moda en esta ventana de fichajes. Se sostiene por su modelo de juego atractivo, con un fútbol ofensivo grato para la vista de dirigentes y aficionados. Sabe sacar partido a la cantera, siendo valiente en la apuesta de varios futbolistas que ahora dejarán una buena bolsa en la economía de los Spurs. La consecuencia de rodearse de jóvenes valores lo coloca en un pedestal desde donde observa con satisfacción como aquellos críos son hoy estrellas del continente. En definitiva, descubre y envalentona a una entidad con tintes poco meritorios, que vagaba en el pelotón de los sin valor y que acaba desterrando el insignificante o insustancial papel con el que se apropia al Tottenham en toda Inglaterra. Sí, Pochettino ha provocado que un barrio oscuro del norte de Londres saque el orgullo a pasear.

La personalidad de Pochettino gusta a Florentino

No es baladí admitir el buen flujo que para Florentino Pérez significa el todavía entrenador del Tottenham. Mientras arreció el rumor en Concha Espina de la capitulación de Zidane, el mandamás se ocupó, como procede, de peinar el mercado para encontrar a alguien parecido al carácter del francés. Le encajaba Pochettino por varios motivos: por su personalidad -discreto y afable en el trato cercano-; por su fútbol -osado y saludable en los contenidos del buen hacer para el mirón-; por su economía -recatado y hombre filón para engordar las arcas de la entidad a la hora de aceptar cualquier envite…aunque aquí sea lo de menos-. Con estos mimbres, el presidente del Real Madrid se hizo el cesto del sudamericano. Pero sólo era para esperar a ver qué decisión tomaba Zidane, quien era, es y será la primera opción mientras el veterano empresario madrileño siga dirigiendo Concha Espina. Las cosas apuntan a que ‘Zizou’ continuará…por tanto la película de la sucesión queda frenada y Pochettino se manifiesta con el cartel de libre para decidir si cambia o no de emplazamiento.

Roman Abramovich ha llegado a un punto de desesperación tal que busca y busca alternativas para Conte. El pálpito le ha hecho destronarse. No concibe que ha podido suceder en un equipo campeón. Por qué motivo se ha destruido el conjunto en un espacio de tiempo tan corto. Por qué han transitado de administrar la fuerza de la victoria a sentirse indefensos en todas las competiciones. Es verdad que están a noventa minutos (o ciento veinte y penaltis) de un trofeo. Pero la resultante mantiene una solución sin continuidad. Conte está fuera y el oligarca ruso ha colocado en la primera posición al entrenador argentino de Santa Fe. No le preocupa el desembolso que debe realizar. Sólo busca los parámetros que causaron emoción en Florentino. Entonces, Pochettino se ha convertido en el objetivo. Es el candidato. Los más próximos al empresario propietario del Chelsea le aconsejan que fiche sin dilación al técnico sudamericano. Sugerían otros nombres, pero ninguno terminaba de cerrar el círculo. Con Conte destruido, la elección de Roman es una evidencia. Y Mauricio se lo está pensando.

Toca trabajar a Daniel Levy, un viejo conocido de la afición madridista, ejecutivo poderoso de los Spurs. Con él se peleó el traspaso de Bale o de Modric. Él ha sido quien ha manifestado que Kane es una acción nada posible. Con la tranquilidad que le da conocer que el Real Madrid no afronta el reto de Mauricio, se encontrará con un cheque al portador cuyo objeto es tramitarse en dirección a la cuenta de su entidad. La libertad se llama 20 millones de euros, cantidad expuesta en la moneda comunitaria dado que no se esperaba un salto en libras. Los portavoces del Tottenham se han dejado la garganta para desmentir la salida: “Las palabras de Pochettino hablaban del largo plazo después de un día decepcionante para nosotros. Nadie en el club espera o quiere que se vaya. Él todavía está muy decidido a continuar lo que comenzó”. Pero el desdén de Florentino ha provocado que el cortejo de Abramovich seduzca al técnico, quien admite que un cambio de escalón a nadie estorba. La decisión de Zidane mantuvo en vilo a Pochettino. Hoy, suena a cambio de destino: del norte al sur de la ciudad. Veremos.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios