Hierro necesita fichar a Simeone

La Selección española está teniendo uno de sus peores registros defensivos. Las dudas de De Gea y algunas desconexiones de Sergio Ramos y Piqué durante los partidos son temas a arreglar

Foto: Piqué, De Gea y Ramos, con España. (EFE)
Piqué, De Gea y Ramos, con España. (EFE)

Es un mensaje recurrente y algo lastimero, el de los jugadores de la Selección a los medios de comunicación que cubren el Mundial de Rusia. Los protagonistas de la Roja se sienten acosados por las críticas. Que si Iniesta está pasado de edad para estos trotes; que si el rendimiento de De Gea se aleja en demasía al que nos ofrece en la Premier League; que si David Silva es una sombra del que se ha visto en el Manchester City; que si la defensa concede más de la cuenta; que si Thiago no rompe vestido de rojo… Solo Isco y Diego Costa parecen salvarse del general aprobado raspado.

[ESPECIAL - La Escuadra del Mundial: guía de Rusia 2018]

Y eso que España ha sido campeona de grupo y transitará por el espacio más dócil del cuadro. En todo caso, sería bueno recordar que, en otras épocas, el cuerpo técnico o la plantilla nacional han sido severamente enjuiciados. Quien no recuerda el linchamiento al que fue sometido Luis Aragonés previo a la Eurocopa de 2008. Eso sí que fueron críticas y no las que hoy sufren algunos internacionales. El 'sabio de Hortaleza' tomó la decisión de prescindir de Raúl González y gran parte de los medios no se lo perdonaron. La campaña contra su imagen fue atroz. Eso sí que fue una carnicería. Lo de ahora, se llama exigencia. Otros colocaron el listón tan arriba que ahora cuesta más reconocerse.

No camina con buenas sensaciones la Selección de Fernando Hierro. Tras brillar, empatando, contra Portugal, se ganó por los pelos a Irán y se volvió a empatar, in extremis, con Marruecos gracias a la implantación del VAR. Nos espera el anfitrión. Nos aguarda Rusia en el envite de octavos de final. Una selección que arrancó mejor de lo que concluyó la primera fase. Precisamente, un grupo de partidos donde España ha sido endeble en la parte defensiva encajando cinco goles en 270 minutos. Si echamos un vistazo a la etapa gloriosa de la Roja, el equipo se ha implicado lo suyo en la tarea defensiva.

De esta manera y en los tres primeros partidos, en Alemania’06 recibimos un solo gol; en Austria’08, recogimos tres balones de nuestra portería; en Sudáfrica’10, dos en contra; en Ucrania’12, uno; en Brasil’14, siete goles y para casa tras perder los dos primeros encuentros; en Francia’16, dos tantos. Por tanto, exceptuando el anterior Mundial donde defendíamos título, en Rusia es el segundo campeonato donde hemos demostrado mayor debilidad defensiva. Es solo un dato.

Las dudas sobre De Gea

David De Gea no ha superado con buena nota estos tres duelos. Castigado por la opinión pública tras el grosero error en el segundo gol de Portugal, sus actuaciones no han convencido a casi nadie. En 270 minutos solo se le contabiliza una parada, salvadora, un travesaño y cinco goles en su meta. Ante Portugal y frente a Irán no detuvo ni un balón y solo un mano a mano acertado ante Marruecos lo sitúa como uno de los jugadores más mortificados por las críticas. Lo que se pregunta el cuerpo técnico de Fernando Hierro es cuál es el motivo por el que el portero demuestra con España un rendimiento tan inferior al que ofrece en Manchester, donde es considerado como uno de los tres mejores guardametas del campeonato inglés.

Por ese motivo, esta semana se ha vivido un debate interno en busca de soluciones. ¿Sentarlo en el banquillo? Hierro no dará ese paso, si bien, lo ha meditado y se lo han susurrado. El seleccionador es consciente de que cambiar al portero en este tipo de campeonatos es casi enterrar su figura. Por eso, y pese a que algunas voces invitaban al cambio, el entrenador malagueño no retirará la confianza a De Gea.

Pero Hierro sí que se muestra más que preocupado por el rendimiento defensivo del equipo. A nivel global, pero también el técnico también se pregunta por qué Ramos y Piqué se descubren débiles en determinados momentos del partido. Los indiscutibles centrales, tanto que Lopetegui al conformar la convocatoria decidió que no cuenten con sustitutos naturales en la plantilla (Nacho y Azpilicueta son laterales multiusos), denotan fragilidad. A la pareja no se la observa tan rocosa, tan contundente, tan firme, tan agresiva como en campeonatos precedentes. Y esto no beneficia a un equipo que ha demostrado vulnerabilidad en la zaga.

En los equipos de 'soccer' de Estados Unidos existe la figura del entrenador de la defensa. Se trata de un técnico cuya cualidad principal es la de trabajar con los jugadores los movimientos tácticos de la zaga, los ajustes defensivos y todo lo concerniente al aspecto de protegerse frente al adversario. Esta figura es impensable, de momento en Europa o en otras latitudes. La oferta de espectáculo que va asociada al fútbol quedaría dañada si se publicitase: ¡un entrenador para defender mejor! Si se trata de marcar un gol más que el rival… En nuestra Liga, quien ha demostrado ser un ejemplo de todo esto es Diego Simeone, el entrenador del Atlético de Madrid. Sin duda, el seleccionador necesita para su equipo ese espíritu de sacrificio y solidaridad defensiva que demuestran un curso tras otro los componentes del plantel rojiblanco. Recuerdo otro dato: España, cuando se proclamó campeona del mundo, no recibió ni un solo gol en los últimos cuatro partidos, los definitivos. Desde atrás suelen venir los éxitos. Y precisamente, desde atrás es desde donde vemos peor a la Roja de Hierro.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios