Saúl, otro 'caso Griezmann' que estalla a Simeone y al Atlético de Madrid

El verano de 2019 va a colocar a Saúl en una posición nuevamente de privilegio. ¿Apostará fuerte el Atlético para retenerlo como hizo con Griezmann?

Foto: Saúl tiene contrato con el Atlético de Madrid hasta 2026. (EFE)
Saúl tiene contrato con el Atlético de Madrid hasta 2026. (EFE)

Brujas (Bélgica). Champions League. Última jornada. El Atleti depende de sí mismo para ser campeón de grupo. Toca repetir el resultado del Mónaco-Dortmund. Ser segundo implica más riesgo, aunque voces cercanas al entrenador explican que eso importa menos. Lo que ese eco no dice es si hablamos de cábala o de fútbol. El desenlace se explica con la alineación y con la posterior lectura del partido. El empate final no escapa con la controvertida reiteración de la posición de Saúl. Otra vez lo ha ubicado de lateral izquierdo y otra vez se enerva el impulso de la familia, que no parecen seducida por las, para ellos, discutibles directrices de Simeone. Al técnico le viene otro ‘caso Griezmann’. Otro jugador fundamental al que las propuestas lo envenenan para abandonar el Atleti este próximo verano.

La propiedad rojiblanca siente hoy un oculto arrepentimiento tras tomar la decisión de mantener el enfrentamiento con el FC Barcelona para retener a Griezmann. Se trató de un pulso provocado por Simeone que resultó bien para el Atleti. La presión a la que sometió el técnico a dirigencia y capitanes dio sus frutos. Aquella apuesta provocó un rosario de solicitudes requiriendo más dinero que no acaba de cortarse. Varios son los futbolistas que reclaman un estatus económico que se aproxime al del francés. Y aunque el que manda se apoyó en la fortaleza del grupo para sujetar al vestuario, el cambio de guardia ha debilitado al poder y al camerino. Entonces, Gabi mantenía una autoridad moral que no aguanta Godín. Lo inesperable también ha sucedido: hasta Simeone cuestiona internamente su creencia con el rendimiento del galo.

Con Griezmann suspirando, también decepcionado por no lograr el Balón de Oro cuando los más próximos le susurran que si fuera del Barça otro gallo habría cantado, el Atleti mantiene un cultivo que lo afea. Con Diego Costa operado y enfadado, el club afronta otro problema básico con el jugador de campo con más valor. Especifico lo del jugador de campo para excluir a Oblak, a quien la entidad trata de acercar con insulsas filtraciones a un territorio que el portero no acaba de entender. Con la renovación del cancerbero en guion abierto, Saúl se arranca como el futbolista que atraerá otra causa con el acercamiento estival. Entre que el internacional nunca se ha enamorado de Simeone y que el baile de posiciones lo ha derrotado en rendimiento, la situación propone que en esta ocasión el argentino terminará de descoser la fuga.

Saúl no es Messi, pero su posicionamiento en los despachos lo parece. Con 24 años recién cumplidos se ha convertido en el mejor centrocampista del fútbol español. Por eso al Atleti no le ha quedado más remedio que retocar año a año su contrato profesional. En los últimos cuatro años ha modificado cuatro veces sus emolumentos. En febrero de 2014 se publicó un anuncio de ampliación que se modificó en mayo de 2015 y que volvió a diferir en mayo de 2016 cuando se llegó al nuevo cambio que certifica el actual compromiso de julio de 2017 y que concluye en 2026. Las protecciones del club pasaron de 20 millones de euros a 45 y de ahí a 80, hasta llegar a los 150 millones de cláusula de rescisión (no confirmados oficialmente) que hoy protegen al Atleti. Saúl ha pasado, al menos, una vez al año por el despacho del jefe para mejorar su vínculo y restar en euros sus opciones de salida.

En los últimos partidos, Simeone ha puesto a Saúl de lateral izquierdo por las bajas en defensa. (EFE)
En los últimos partidos, Simeone ha puesto a Saúl de lateral izquierdo por las bajas en defensa. (EFE)

El pasado verano de 2018, el FC Barcelona se centró en adquirir a Griezmann. Desde Messi a Suárez trataron de sumar para convencer al francés. No pararon de enviarle mensajes de WhatsApp para tentarlo. Estuvieron cerca, pero los familiares más íntimos de Antoine resultaron determinantes ayudando al empuje impuesto por Simeone y por Godín. Para lo que viene, ni Simeone ni Godín pelearán con el mismo ahínco cuando manejen que Saúl es primer objetivo del Barça para el próximo curso. Si en el verano de 2017, tras lo ocurrido con Neymar, el club de Bartomeu no se decidió a desembolsar la cláusula del ilicitano porque buscaba otros cromos, en contra de la opinión de aquella dirección deportiva que apostaba por el rojiblanco, el verano de 2019 va a colocar a Saúl en una posición nuevamente de privilegio. Pero no solo la entidad culé volverá a la carga frente a esta vieja aspiración.

Robert Fernández, entonces responsable deportivo del Barça, apostó decidimente por Saúl frente a Verratti cuando el nombre del italiano se había impuesto entre la cúpula dirigente. Ante la nula oportunidad que ofrecía el PSG para firmar al italiano, Bartomeu, intentó, 'in extremis', pagar la cláusula de Saúl… para no terminar de aterrizar ninguno ante la profunda indecisión culé. Se trataba de adelantarse al Chelsea, que se acercó con un vínculo próximo al padre del jugador, que es quien verdaderamente determina la carrera del chico. Aquí no existe agente al uso porque manda el patriarca. Ahora los ingleses se vuelven a ofrecer como alternativa seria para el jugador. La decisión familiar parece tomada y se aproxima a salir del Atleti. No suma que Simeone lo coloque de lateral izquierdo. Con todo, se imagina que el argentino dejará la barrera abierta al club para agrupar la caja y compensar lo de Griezmann. Falta comprobar si la propiedad rojiblanca realizará otro esfuerzo supremo para retenerlo.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios