La tentadora propuesta de la MLS (y los campos de golf de EEUU) a Gareth Bale

El agente de Gareth Bale no solo se ha movido el mercado norteamericano. También en Asia han contactado con influyentes intermediarios que manejan interesantes movimientos

Foto: Gareth Bale lleva seis temporadas en el Real Madrid. (Reuters)
Gareth Bale lleva seis temporadas en el Real Madrid. (Reuters)

Barnett, el bueno de Jonathan, ha invertido tanto en España que le cuesta que su bandera abandone el Real Madrid. El asesor deportivo de Gareth Bale niega y reniega que el extremo galés deba salir del club blanco porque lo diga Zidane. Ha montado tal estructura de captaciones infantiles que derrocar ahora sería perder tiempo y dinero. Pero la realidad lo envuelve en un movimiento de salida... porque así lo ha decidido el plenipotenciario entrenador francés. Después de Kiev, de la tercera de Zizou, de la decimotercera blanca, el británico se había rendido y admitía pasar página. Solo unos días después se sintió aliviado al conocer que el técnico había considerado que la mejor salida era la huida. Bale, en ese momento, se hizo fuerte y decidió que no saldría tan fácil del Real Madrid. Hoy, solo el dinero lo hará cambiar de aires. Pero la pasta deber llegar desde Estados Unidos o de un campeonato asiático, China preferentemente, que le otorgue buenas divisas, tranquilidad y golf. El fútbol es lo de menos, o quizá lo de más.

Parece que Bale no ha terminado de sujetarse como aquella estrella que reemplazaría a Cristiano Ronaldo en el Real Madrid. Más allá de aquellos sueños pueriles que nos trasladaron con fotografía incluida, el galés se mostraba como el elegido para reemplazar al luso. Florentino Pérez se cegó de tal manera que apostó con consecuencias por un extremo que había sido lateral y que como mejor discurría sobre el césped era ubicado detrás del delantero centro. Ahí lo colocó el portugués Vilas-Boas en el Tottenham y desde ahí se convirtió en la imagen internacional de la Premier League. Entonces, el presidente del Real Madrid se buscó su particular galáctico. Era el más deseado en Asia, el más perseguido en el mercado del marketing al margen del balón. Florentino entendió que era un filón y se echó al monte. Pero le falló la personalidad del chico.

Zidane no cuenta con Bale para la próxima temporada. (Reuters)
Zidane no cuenta con Bale para la próxima temporada. (Reuters)

Bale se sintió solo desde el principio, demasiado solo. A diferencia de Beckham, que intentó aprender el idioma, aunque con poco éxito, Gareth no se esforzó en conocer la lengua local. Es más, algunos de sus más cercanos justificaron sus malos días con la escasa comprensión de los pocos compañeros que hablaban inglés en la caseta. Pero el chaval no se trataba más allá de con aquellos que lo saludaban y los comprendía. De ahí al golf. Y de ahí a su distancia con el mundo y con quienes se precipitaron en criticar la soledad que apagaba ‘green’ a ‘green’. Se encerró en una burbuja y solo el hijo de Barnett penetraba en su guarida, más allá de sus más cercanos. Los turbios asuntos que rodearon a la familia política tampoco ayudaron a normalizar una situación que atrapaba a un joven indefenso e indeciso.

El extremo galés mantiene, y así se lo ha comunicado a la dirigencia del Real Madrid, que no saldrá tan fácil. Más allá de que su contrato finaliza en junio 2022, los blancos han paseado su figura por el continente europeo. La Premier, el Bayern o el PSG han recibido la propuesta de Florentino que buscaba sacarse al jugador. Pero lejos de encontrar solución, el dirigente se ha encontrado un problema serio: no ha recibido ninguna oferta. Nadie se ha interesado por un futbolista caro, extraño, poco natural, con suspenso en convivencia y que se apresura a conocer antes el hándicap del desconocido que el enemigo que debe encontrarse en la banda. Tan es así, que fuentes del vestuario en Valdebebas llegan a la conclusión de que es un chico al que "no le gusta el fútbol". Es bueno por sus condiciones físicas, pero no termina de emocionarse como cuando cuenta con un palo de golf entre sus manos. Algunos de sus compañeros opinan que ojalá tuviera tanta pasión por el balón de cuero como la tiene por la simétrica bola del golf.

Algunos de los compañeros de Bale opinan que ojalá tuviera tanta pasión por el balón de cuero como la tiene por la simétrica bola del golf

Con todo esto, y sin solución de continuidad, Barnett ha removido los llamados mercados alternativos. Estos son aquellos que buscan dinero y no demasiada exigencia. En unos días, Bale cumplirá 30 años, una edad fronteriza. El de Cardiff siente que salir del Real Madrid solo se debe realizar para adentrarse en un destino más que aconsejable para aquellos que piensan que todavía resta gasolina y que la imagen es fundamental para seguir haciendo caja. Por eso, se ha contactado con la liga norteamericana de fútbol, la MLS. Se trata de lograr que Bale se convierta en el nuevo Beckham y que sea la entidad de gestión norteamericana quien determine cuál es la mejor franquicia en la que encaje el futbolista galés. Existe un serio problema, que si hay traspaso, Bale se verá obligado a rebajar en condiciones desesperadas sus emolumentos. Y por ahí, como diría Barnett, hablamos de información basura.

No solo se ha movido el mercado norteamericano. También en Asia han contactado con influyentes intermediarios que manejan interesantes movimientos. La amenaza del Real Madrid de dejarlo en el banquillo no asusta, pero la presión de Florentino para buscar la mejor salida y para que en Concha Espina se haga bolsa se entiende como necesario. Al final, la presión de Zidane es fundamental para quitarse a Bale. El considerado técnico galo ha dejado claras sus ideas y mantiene que no contará con el jugador británico. Falta saber si la apuesta en dólares, y los campos de golf, serán suficientes para cautivar al todavía ‘11’ del Real Madrid.

Es lo que hay
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios