EL PILOTO TENÍA FIRMADO UN PRECONTRATO CON LA 'SCUDERIA' PARA SUSTITUIR A MASSA

Robert Kubica ha pasado del rojo Ferrari a un futuro negro

Cuando Ferrari comience a rodar el próximo febrero en España, debía ser Robert Kubica y no Felipe Massa quien acompañara a Fernando Alonso en uno de sus

Foto: Robert Kubica ha pasado del rojo Ferrari a un futuro negro
Robert Kubica ha pasado del rojo Ferrari a un futuro negro

Cuando Ferrari comience a rodar el próximo febrero en España, debía ser Robert Kubica y no Felipe Massa quien acompañara a Fernando Alonso en uno de sus monoplazas. Según ha podido saber El Confidencial, el piloto polaco contaba con un precontrato para correr con la Scuderia en 2012 desde hacía un año. El Rally de Andora no solo frustró su presente con Renault, sino también con el equipo de Maranello. Porque Lotus ya no contará definitivamente con el polaco, mientras que Ferrari  habría puesto en cuarentena su fichaje para 2013.

El equipo de Eric Boullier hubo de tomar una decisión tajante con Kubica y dio un verdadero golpe de mano al arrebatar a Kimi Raikkonen de las garras de Williams. El fichaje del finlandés estaba prácticamente cerrado con el equipo británico pero, en un margen de pocos días, Genii Capital movió ficha e intervino con éxito. Había mucho en juego y, en la Fórmula 1, el que no corre vuela.

La doble realidad, según su agente

Sin idea de la verdadera evolución de Kubica, Lotus apostó por Raikkonen y ha desechado al polaco a pesar de las constantes palabras de apoyo de Eric Boullier y de la oferta de un plan de pruebas tras su recuperación. Cuando en Lotus se tuvo la certeza de  haber "robado la cartera" a Williams, entonces se dio un giro a su posición  respecto a Kubica. El pasado 23 de noviembre aparecía un comunicado oficial de Lotus donde el polaco parecía rendirse. "Incluso a pesar de que hemos trabajado muy duro durante las últimas semanas, he llegado a la conclusión de que no estoy listo para la temporada 2102. He llamado al equipo y le he informado de la situación". La realidad era otra según Danielle Morelli, manager del piloto polaco.

"No entiendo por qué Renault ha cambiado las palabras de Robert", denunció Morelli, "él declaró que no estaba seguro era de estar en forma para los primeros tests de febrero. Esperamos que el retraso sea de unos meses, pero nunca se mencionó 2013". Pocos días después, Morelli recibió la contestación a su duda al anunciarse el fichaje de Raikkonen. Lotus había 'oscurecido' deliberadamente el futuro de Kubica para justificar la llegada de Raikkonen y el carpetazo al polaco quien, además, termina su contrato el 31 de diciembre con la organización de Boullier.

Una incógnita desde el punto de vista físico

El fichaje de Raikkonen también tiene una lectura interna como revulsivo para un equipo con una  baja moral en diferentes niveles de su plantilla. Con el fracaso técnico del R31 y la ausencia de Kubica, en Lotus necesitaban una bomba y no dos pilotos de nivel medio a la espera de una hipotética recuperación del polaco: "El fichaje de Kimi es una acertada declaración de intenciones para los ingenieros, los mecánicos, para cualquier miembro de esta compañía. Es una gran motivación", declaraba esta semana el responsable de Genii Capital, Gerard Lopez.  Pero los cambios parecen no haber terminado todavía. Una vez resuelto el fichaje de Raikkonen, parece que incluso Eric Bouiller está en la cuerda floja y podría tener los días contados. 

¿Y cuál es entonces el futuro de Kubica? Desde el punto de vista físico representa toda una incógnita, incluso ante el pretendido optimismo que intenta insuflar su manager. Pero Kubica se esconde. La realidad es tozuda. El polaco se recupera muy lentamente y pasará tiempo hasta que pueda pilotar un monoplaza de Fórmula 1. Será un milagro –por no hablar de una utopía- que el piloto polaco recupere el nivel mínimo para participar en carreras del próximo campeonato. Una situación que podría estar desinflando a Ferrari para sustituir a Massa en 2013, según ha podido saber El Confidencial, para pasar a considerar otras opciones. 

En Ferrari ya no lo tienen tan claro

Porque recordemos que Ferrari cerró sus últimos fichajes (Raikkonen, Alonso) casi con un año de anticipación, como suele ocurrir con las grandes figuras. Fue también el caso -aunque frustrado- de Kubica. Durante su convalecencia, el equipo italiano ha estado en contacto con el piloto polaco. Y si , según el propio Morelli, Kubica no estará en condiciones de probar vehículos de alta potencia hasta bien entrada la temporada, tampoco Ferrari sabrá si el polaco estará listo y en forma para 2013. Además, la restricción de entrenamientos de temporada y pretemporada –once días- deja escaso margen de adaptación a quien estuvo a punto de sufrir la amputación de un brazo y pasará casi dos años sin subirse a un Fórmula 1.

Con Vettel, Button y Rosberg ya bloqueados en sus correspondientes equipos, con las dudas sobre Kubica, Ferrari tiene difícil asegurarse un gran espada para 2013. De no apostar por jóvenes  como Sergio Pérez o Jules Bianchi -todavía de escasa experiencia-, la Scuderia solo encuentra en  Lewis HamiltonMark Webber a dos pilotos que terminan contrato esta próxima temporada.

Precisamente Webber ha declarado estos días en Australia que podría prolongar carrera más allá de 2012, ¿se imaginan por qué?  Hamilton, además, necesita a Ferrari como contrapeso para negociar su renovación con McLaren. Posiblemente escuchemos rumores al respecto la próxima temporada. Solo a título de anecdótica especulación, recordemos las recientes y calurosas palabras de Fernando Alonso hacia su gran rival ¿No estará ya curándose en salud el piloto español ante un eventual futuro rojo del británico en 2013? 

Lo único cierto es que el polaco ha de llevar a cabo una titánica recuperación para no perder el tren de Ferrari. Porque si de colores hablamos, es Robert Kubica quien afronta por el momento el futuro más negro.

Dentro del Paddock