La famosa llamada a Verstappen o el mejor 'zasca' de la temporada en la Fórmula 1

En la F1, quienes dominar quieren controlar todo su entorno y marcar el territorio. Sin embargo, a veces se llevan respuestas como la que Red Bull dio a Toto Wolff en Brasil

Foto: Max Verstappen en el interior de su box de Red Bull.
Max Verstappen en el interior de su box de Red Bull.

“Los equipos de arriban controlan el entorno para sus propios propósitos”. La frase reciente de Ross Brawn resonaba el otro día al conocerse  esa curiosa llamada telefónica de Toto Wolff a Jos Verstappen (padre de Max) que salió a la luz en el GP de Brasil

["¡Esto es absurdo!" Tiros entre Mercedes y Red Bull por Verstappen]

Una anécdota, sí, en una Fórmula 1 donde pequeñas historias se convierten en grandes polémicas propias de entornos endogámicos. Pero esa llamada recordaba hasta qué punto los responsables de los equipos punteros quieren controlar su entorno hasta la paranoia. Un mundo que llega a la obsesividad más absoluta en la microgestión de los detalles más insignificantes. Hasta para perder la perspectiva y el respeto a los aficionados. Como le ocurrió a Wolff.

[El día que Max Verstappen sí nos recordó a Ayrton Senna]

Dos consejos y un mensaje

“Tan refrescante como es, y lo implacables que son los grandes, si peleas con el líder del campeonato no se deberían chocar las ruedas”, declaraba Wolff tras los incidentes de México entre Rosberg y Verstappen en la primera curva de la carrera. ¿Cómo? ¿Que hay que poner entre algodones a Rosberg para que solo Hamilton sea su rival? Una tema es dar al traste físicamente con la carrera de un aspirante al título y, otra, ni siquiera poder disputarle la posición con agresividad.

Wolff llamó a Verstappen padre. Según se vio obligado a explicar públicamente, se trataba de otra llamada más entre conocidos de hace tiempo. El austríaco reconocía que se transmitieron  dos mensajes y un consejo: Verstappen tenía problemas con la prensa, y recomendaba que Jos viajara de nuevo a los circuitos. El segundo mensaje venía sutilmente empaquetado: si Verstappen tenía  problemas con alguno de los pilotos que luchaban por el título, con la prensa serían mucho mayores. En resumen, controla al chaval y que nos deje en paz. 

El control de la Fórmula 1

Quedaba claro que Toto Wolff temía a Max Verstappen en la recta final de la temporada. Brasil puso en evidencia el porqué. No contento con controlar junto a Ferrari la F1, también quiere mover los hilos en la pista, y fuera de ella.

[Hamilton gana un caótico GP de Brasil bajo la lluvia]

Recientemente saltó la polémica por la intención de llevar a Bahrein los test de Pirelli para los neumáticos de 2017. Casi toda la parrilla estaba en contra por los costes económicos. Ecclestone llamó a uno de los responsables de equipo que se oponían. “No seas imbécil e id a Bahrein”. “Bernie, aquí puede haber una agenda oculta. Mercedes quiere probar su sistema de refrigeración", encontró por respuesta. Pero hay más. "Niki Lauda iba arriba y abajo del paddock intentanto convencer a todo el mundo. Entonces, la pregunta es: ¿quién manda en la F?", dejó en el aire el interlocutur de Ecclestone ¿La respuesta de estenbsp;“¡Nada de entrenamientos en Bahrein!”.

Así se mueve la Fórmula 1 entre bastidores. Toto Wolff ha traído un particular estilo con su gestión de Mercedes. Inteligente, irónico, con clase, un singular sentido del humor y capacidad para gestionar las situaciones más tensas, sabe utilizar la mano izquierda tanto mejor que la derecha. Las mata sonriendo. Por eso, la respuesta de los responsables de Red Bull a la anécdota de la famosa llamada se podría considerarse como uno de los mejores ‘zascas’ del año en la Fórmula 1.

"Una auténtica basura"

Para empezar, pocos temas hay tan delicados en el seno de Red Bull como las relaciones y la presencia de los padres de los pilotos. Los Verstappen saben algo de ello en Toro Rosso. El holandés, consciente de su protagonismo en el fichaje de su hijo firmarse con Red Bull y no Mercedes, hizo levantar las dos cejas a más de uno. Wolff mentaba así a la bicha pidiendo que Jos estuviera de nuevo en los circuitos. Curiosamente, Verstappen padre estaba presente en Interlagos.

“Nunca había oído que un responsable de equipo llame al padre de un piloto, pero parece que Toto sintió la necesidad de hacerlo. Es una auténtica basura. Si Toto quiere tener una carrera solo para los pilotos, puede hacerlo a las once de la mañana, y luego tenemos una carrera a las dos, donde todo el mundo puede competir”. Horner llegó incluso a insinuar que Wolff, en sus avisos a Verstappen, también hablaba en nombre de Ferrari.

"Dedicada a Toto"

“Nunca había experimentado semejante interferencia antes. Llamar al padre de un piloto para manipularle creo que son malas formas. Si el señor Wolff quiere algo de nosotros, debería contactar con la gente de Red Bull y no con su padre”. Y remataba con una apreciación en la  que también podrían verse representandos los aficionados. “Hacemos nuestra propia carrera, no es como si estuviéramos siendo doblados, en cuyo caso entenderíamos que nos pidieran espacio”. ¿Para que chorreaban los aficionados brasileños bajo la lluvia? ¿Para que se pasearan a sus anchas Rosberg y Hamilton en su lucha por el título?

[Lea más noticias de Fórmula 1]

Con la actuación  de Max Verstappen en Brasil quedaba en evidencia el hipotético intento de Toto Wolff de controlar a sus rivales. De hecho, Mercedes y Rosberg tuvieron suerte ante el error estratégico de Red Bull, que regaló la segunda posición al piloto alemán. Recordando primero la llamada de Wolff, la actuación de su joven piloto en Interlagos después, Horner y Marko debieron disfrutarlo a lo grande. Cuando le preguntaron a final de carrera en la televisión británica por el adelantamiento de Verstappen a Rosberg, Christian Horner no pudo evitarlo: “Dedicada a Toto”. Otro ‘zasca’ más.

Dentro del Paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios