Los tortazos a McLaren y Red Bull: cuál es uno de los mayores fracasos de la F1

Como el caso de McLaren ha vuelto a confirmar, el actual modelo de tecnología híbrida ha quemado la tierra deportivamente, y ha configurado el control político y de unos pocos

Foto: Fernando Alonso, Max Verstappen, Red Bull Racing y Carlos Sainz, en el pasado GP de Gran Bretaña. (Imago)
Fernando Alonso, Max Verstappen, Red Bull Racing y Carlos Sainz, en el pasado GP de Gran Bretaña. (Imago)

“Aunque es una lástima ver dónde estamos, les gusta vernos donde estamos. No nos quieren demasiado cerca de ellos, y es comprensible”. Hace no mucho, Zak Brown nos hablaba que McLaren tenía “amigos arriba y abajo del paddock” para buscar posible alternativa a Honda. Hoy, la realidad política de la Fórmula 1 le ha recordado el sistema en el que vive. Como a Red Bull el pasado año.

Hay señales positivas en el horizonte para intuir que la Fórmula 1 se encamina hacia un brillante futuro en los próximos años. Será un proceso paulatino liderado por Liberty Media, cuya visión empieza a plasmarse en detalles hasta que se imponga en toda la dimensión a la que aspiran sus responsables. De momento, la actual estructura configurada por los motores híbridos es uno de los principales obstáculos.

Los motores híbridos en su esquema actual se han convertido en uno de los grandes errores estratégicos en la historia de la Fórmula 1. Si dejamos a un lado el increíble ejercicio de ingeniería que suponen, es así desde el punto de vista deportivo y del espectáculo. El portazo que ha recibido McLaren ha vuelto a confirmarlo. Porque hasta nueva orden, la Fórmula 1 es cosa de dos. Y lean hasta el final, por favor.

"No vamos a recuperarlo de un día para otro"

La situación de McLaren ha vuelto a recordar el control político que ostentan los dos grandes fabricantes. Porque Ferrari y Mercedes tienen la llave del dominio deportivo en la Fórmula 1 y, si se la han dado, hacen lógico uso de ella. Habrá que alegar en su defensa la excelencia tecnológica y el nivel logrados. Pero solo a través de nivel de recursos tecnológicos, económicos y humanos excepcionales. Y es rumor a gritos que, la Scuderia, con ayuda alemana. “Si Honda hubiera acertado…”. Cierto, pero también el actual esquema técnico hace casi imposible siquiera la equiparación ante su excepcional complejidad tecnológica.

Lewis Hamilton a su entrada a meta en Silverstone. (EFE)
Lewis Hamilton a su entrada a meta en Silverstone. (EFE)

“Pueden encontrar de tres décimas a seis décimas más que nosotros en las rectas, y nosotros no podemos. Estamos trabajando en ello, pero no va a ocurrir de un día para otro”. En el cuarto año de tecnología híbrida, Sebastian Vettel seguía quejándose tras el Gran Premio de Gran Bretaña de la gran ventaja de Mercedes con su unidad de potencia. Parece que la igualdad entre ambos equipos en 2017 se debía más a la incapacidad de optimizar el chasis alemán con todos los compuestos de Pirelli el día de carrera. Parece que Wolff y los suyos comienzas a resolverlos, y ya hemos visto a Ferrari en las cuatro últimas carreras.

McLaren y Red Bull no son Force India

Pero aunque se compartan motores a terceros, un fabricante oficial siempre disfrutará de una ventaja indiscutible sobre sus 'clientes'. Integración de motor y chasis, versiones de la unidad de potencia, desarrollo específico de combustibles…. Pero ni siquiera entre los fabricantes oficiales con enormes recursos es posible alcanzar un nivel homogéneo que garantice una mínima alternancia. No hace falta recordar la dinámica de la Fórmula 1 desde 2014.

Dos equipos potencialmente ganadores por estructura y recursos económicos se enfrentan a la dura realidad. Recordemos el pasado año el culebrón de Red Bull para optar a un unidad de potencia que le permitiera volver a ganar. Wolff se sentó ante el consejo de Daimler. La posición favorable inicial de Dieter Zatsche y compañía cambió al explicar los peligros de un equipo como el austríaco con sus motores ¿Dónde está Red Bull hoy, con una pareja de pilotos realmente extraordinaria y uno de los mejores ingenieros en la historia de la F1?

McLaren intentó huir de ese esquema a través de Honda. El resultado ya lo conocemos. La cuestión no es tanto que cada palo aguante su vela, sino las nulas alternativas en el esquema actual cuando un equipo como los anteriores quiere corregir el tiro. ¿Por qué ningún equipo al margen Mercedes y Ferrari puede ganar salvo carambolas como la de Baku? Por la complejidad de este esquema técnico actual y el control político que supone. Red Bull y McLaren no son Force India, Toro Rosso o Sauber. Renault, otra gran multinacional, está aún a medio camino.

"Cosas que se tenían que haber pensado mejor"

El gran error del actual reglamento técnico está en el enorme peso específico del concepto actual de motor híbrido, que otorga a su vez un enorme poder político y deportivo. De cara al aficionado que busca espectáculo, alternancia, incertidumbre, el factor humano que aporta el talento del piloto... el esquema actual resta más que suma. La reciente imposición del halo es otra crónica de un error anunciado. Como con el sonido de los motores híbridos en su día, tema que se busca ahora corregir desesperadamente. Y es que alejarse de la naturaleza básica que hizo tan popular este deporte se paga caro. Hay quien ha perdido esa perspectiva.

Chase Carey y 'su' Fórmula 1. (Reuters)
Chase Carey y 'su' Fórmula 1. (Reuters)

Hasta hace un año o poco más, Chase Carey no conocía las interioridades de la Fórmula 1. Escuchemos lo que decía hace muy poco. “Llevamos tres meses aquí, y ha quedado muy claro que una de las cosas que el deporte no ha hecho bien es su continuo enfoque a corto plazo. Nos preocupa dónde va a ir el deporte en tres años desde ahora, y no en tres meses, Bernie siempre se concentraba en el corto plazo, y el nuestro es el valor a largo plazo”. En honor a Ecclestone, siempre se opuso a los híbridos.

Pero lo anterior viene a cuento para el caso que nos ocupa, cogollo de la cebolla en la Fórmula 1 actual. “Algunas de las decisiones que se tomaron tenían que haber seguido un mejor proceso de reflexión. El motor actual, por ejemplo, que ha terminado siendo demasiado complicado, demasiado caro, y perdió el sonido que daba la mística al deporte. Haremos algunas cosas que llevarán tiempo. No vamos a tener un motor nuevo en dos meses, porque si lo hicieras, harás más bien que mal”. Zak Brown se lo puede recordar estos días. No esperen a 2021 para enmendar el error.

Dentro del Paddock

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios