Renault juega fuerte con Sainz: su jugada se parece a la de Briatore con Alonso

El responsable de Renault ha forzado a toda costa la llegada anticipada de Sainz a su equipo para el GP de Estados Unidos. “Hemos tomado esta decisión con la mente puesta en 2020”

Foto: Carlos Sainz en 2006, dentro del monoplaza de Fernando Alonso. (Foto: Twitter @CarlosSainz55)
Carlos Sainz en 2006, dentro del monoplaza de Fernando Alonso. (Foto: Twitter @CarlosSainz55)

Debe dar vértigo estar en el pellejo de Carlos Sainz. Porque la determinación del Renault para subirle a bordo confirma las grandes expectativas que el fabricante francés tiene puestas en el piloto español. Más si cabe, en el contexto hacia donde ya se mueve el equipo: Renault ha metido la directa.

Estamos en una situación en la que ya vamos contra reloj si queremos lograr nuestra ambición y objetivo de llegar al más alto nivel en 2020”, explicaba Cyril Abiteboul estos días. No hemos acabado 2017, pero este es el ritmo de la Fórmula 1, y que determina que el francés haya sido tajante para bajar del equipo a Jolyon Palmer a pesar de la resistencia del piloto británico. No es frecuente que un piloto fichado para el año siguiente sea arrancado de su equipo en la misma temporada. En el fondo, es como si Renault confiara en Sainz como su arma 'anti Verstappen' para el futuro.

"Es una foto más amplia y un plan a largo plazo"

“Hemos tomado esta decisión con la mente puesta en 2020”, justifica Abiteboul ante la presencia de Sainz en el GP de Estados Unidos, “no se trata de conseguir un par de puntos para el campeonato, es una foto mucho más amplia y un plan a largo plazo el que ha jugado esta decisión”. Palabras que hablan por sí solas. Renault ha querido encajar a Sainz tan pronto como ha sido posible en esta estrategia, otra pieza para cumplir los objetivos que en su día impuso el presidente Carlos Ghosn como condición para volver a la Fórmula 1: el título en 2020.

Palmer y su entorno pedían antes de Singapur una elevada cantidad de dinero para romper el contrato. El británico reconocía este fin de semana que Abiteboul le había puesto las cartas sobre la mesa con total rotundidad: “Gracias por los servicios. Necesitamos a Carlos dentro, y cuanto antes”. Si se hablaba de siete millones de dólares como indemnización hace un par de semanas, algún millón le habrá caído a Palmer aunque falten solo cuatro carreras. Si Renault ha abierto la cartera es una buena prueba de la determinación de Abiteboul.

Una situación similar a la de Alonso

Habrá también que considerar las cláusulas entre el fabricante francés y Red Bull para saber si el piloto español podrá tener continuidad con Renault. De momento, los austríacos ya han hecho pública sus intenciones de retenerles más allá de 2018. De momento, que Abiteboul haya dado este paso se justifica en buscar la mejor preparación posible para 2018. “En el próximo año se trata de puntuar inmediatamente, desde el comienzo de la temporada”. El responsable de Renault exige “fiabilidad ya en los tests invernales, tenemos que estar listos. Y esto incluye el piloto”.

Dentro de lo que el mercado permitía, Renault se hizo con un gran piloto, Nico Hulkenberg. Pero con Sainz parece que el fabricante francés ha encontrado un ‘ticket’ ideal. Un piloto joven, que ha demostrado una gran evolución, pero todavía con potencial de crecimiento en paralelo al de un equipo que lleva dos años en plena reestructuración. Si la jugada sale bien, también sería una inversión que puede ahorrar millones. Como le ocurrió a Briatore con Alonso en su día.

Curiosamente, el de Sainz podría ser un caso similar al de Alonso cuando este se incorporó a Renault. Briatore llevaba también dos años fortaleciendo una estructura que aún no estaba en condiciones de luchar con Ferrari y McLaren. El jovencísimo piloto se incorporó como probador en 2002, para al competir al año siguiente. Briatore tenía claro el talento de su joven piloto, quien podría crecer según lo hacía el equipo. En 2005 llegó el primer título batiendo nada menos que a Ferrari y Michael Schumacher. Parece que Renault quiere seguir el mismo esquema con Sainz.

Un susto de vez en cuando a Hulkenberg no vendría mal

El intenso enfrentamiento del español y Verstappen en Toro Rosso y la posterior evolución de ambos les confirma como pilotos de gran futuro. El holandés está confirmando su potencial de campeón del mundo y supera esta temporada de forma consistente a otro fuera de serie como es Daniel Ricciardo. Sainz aún tiene que demostrar que puede rendir para liderar al tercer fabricante oficial de la parrilla. Son pilotos distintos, pero da la sensación de que Abiteboul confía en que Sainz sea el equivalente al holandés en los próximos años. Una enorme responsabilidad, pero el español ya ha dejado ver que tiene toque de balón para ello. Ahora hay que confirmarlo con un monoplaza de superior nivel y equipo de otra entidad. De aquí que Abiteboul ha querido a toda costa que empiece cuanto antes.

En estos últimos meses, Renault está pisando el acelerador. El monoplaza y motor de 2018 estarán en otra dimensión como primeros resultados de la reestructuración en marcha. El polémico fichaje de Macel Budkowski –ex responsable técnico de la FIA- no solo es un gol a sus rivales, sino otra prueba de la total determinación de un Abiteboul que, a medida que pasa el tiempo, se muestra cada vez más agresivo en sus decisiones e intenciones. Y en este contexto está incluido Carlos Sainz.

El madrileño cambia por primera vez de equipo en la Fórmula 1 para entrar en una dinámica totalmente diferente. Desde la separación con Verstappen no tuvo rival en Toro Rosso con Daniil Kvyat. La lógica no invita a esperar que pueda batir a Nico Hulkenberg en estas cuatro carreras de 2017. Pero si pegara algún susto al alemán, cuidado. En el otro lado de la acera de 2018, por si acaso, esperan Marko y Horner. Lo dicho, debe dar un vértigo especial estar en el pellejo de Carlos Sainz.

Dentro del Paddock

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios