Cómo la Fórmula E podría minarle el terreno a la Fórmula 1 en cinco años

Las diferencias entre ambos campeonatos son enormes. Pero mientras la Fórmula E tiene clara su hoja de ruta, en la Fórmula 1 se busca un nuevo modelo a partir de 2021

Foto: Vergne y Di Grassi luchando en el Gran Premio de Punta del Este, Uruguay. (Foto: @FIAFormulaE)
Vergne y Di Grassi luchando en el Gran Premio de Punta del Este, Uruguay. (Foto: @FIAFormulaE)

En el reciente Salón de Ginebra se escenificaron dos momentos que ilustran el futuro próximo de la Fórmula 1 y la Fórmula E. Bajo el mismo techo y en cuestión de varias horas. Por un lado, Sergio Marchionne, responsable de Fiat Chyrsler, dando ‘caña’ a Liberty Media, Ross Brawn y compañía. Por otro, la Fórmula E presentando el nuevo 'Gen2', el monoplaza que los próximos tres años utilizarán diez fabricantes de automóviles.

En Ginebra se visualizó el proceso de los propietarios para redefinir la identidad de la Fórmula 1 y la oposición de sus grandes protagonistas. Tuvo igualmente su protagonismo una disciplina todavía joven, pero con su hoja de ruta definida y ampliamente apoyada por diez fabricantes de la industria automovilística. Y ojo, no se trata tanto de comparar una y otra, como de la situación actual y la proyección de futuro a solo cinco años vista de ambas.

"Liberty no entiende nada. Que nos dejen"

Ross Brawn y Liberty presentarán a los equipos en Baréin su visión de la Fórmula 1 a partir de 2021. Cómo serán los futuros monoplazas es uno de los esenciales. Pero Sergio Marchionne ya lanzó el aviso en Ginebra a este respecto: "Estamos implicados en la parte técnica, donde creo que Liberty no entiende nada. Que nos dejen trabajar". Su discurso reafirmó el duro enfrentamiento que se está planteando entre Marchionne y Liberty sobre esa F1 a partir de 2021. Por resumir, los americanos buscan potenciar el concepto de espectáculo sobre el tecnológico, retirando por el camino poder y privilegios económicos a alguno de los protagonistas actuales. Se incluye el control de presupuestos y el reparto de la tarta económica de la Fórmula 1 Marchionne, aliado con Mercedes, no va a ser un enemigo fácil. Y mantiene en su mano la espada de Damocles de su marcha del campeonato.

Mientras tanto, la Fórmula E presentaba su nuevo monoplaza para los próximas tres temporadas. Con una batería que ha doblado su capacidad. Un coche que ya podrá correr en Mónaco en el mismo trazado de la Fórmula 1. Muestra una presencia estética futurista, atractiva e inteligente por su enfoque como exponente de futuro. Andreas Seidl, el responsable del programa de Porsche, lo calificaba de fantástico. En enero empezarán a trabajar con él de cara a su entrada en el campeonato. Los equipos actuales ya lo están probando.

Burkhard Göschel (d) charla con Christian Horner durante el GP de Malasia de 2006. Por aquel entonces Göschel trabajaba para BMW. (Imago)
Burkhard Göschel (d) charla con Christian Horner durante el GP de Malasia de 2006. Por aquel entonces Göschel trabajaba para BMW. (Imago)

"Ayudé a crear las reglas de F1 hace diez años"

Entre estos dos diferentes escenarios, ‘insiders’ como el profesor Burkhard Göschel están poniendo el dedo en la llaga. ¿Quién es este señor? Presidente de la Electric and New Energy Championship Commission de la FIA, quien ha estado relacionado con la Fórmula 1 en el pasado y hoy da forma a la competición eléctrica del futuro."Cuando veo un Fórmula 1 veo ahora un coche tradicional y complicado, y cuando miro al Fórmula E veo algo con un plan y un propósito", declaraba recientemente. "Creo que esto es muy importante en estos días en la competición. Ayudé a crear las reglas en la Fórmula 1 hace una década cuando el Kers se utilizó por primera vez". Conviene escuchar a alguien con semejantes credenciales, ¿no creen?

“Durante un tiempo, estuvo bien, pero la complejidad y costos son ahora extremos. ¿Puede el público entender un motor de Fórmula 1 claramente ahora? No estoy seguro”, explica Göschel para comparar la visión de ambos campeonatos. Por no hablar del esquema político creado por la tecnología híbrida, que permite a Ferrari y Mercedes un control con el que Liberty debe pelear en estos próximos años. Mientras tanto, la Fórmula E está ya recogiendo los ajustes en materia de energía eléctrica que la industria del automóvil está solicitando para el monoplaza de tercera generación (listo en 2021) en relación a las baterías y otros elementos de la tecnología eléctrica, con objeto de introducir sus propias soluciones para sus vehículos de calle.

El ADN F1 y los gustos del público en diez años

¿Qué monoplazas de Fórmula 1 veremos de 2021 en adelante, cuando llegue la tercera generación de monoplazas de Fórmula E? La Fórmula 1 ha reinado durante décadas en solitario en la cima del automovilismo, pero el nacimiento de la Fórmula E ha reducido su campo de maniobra a la hora de posicionarse tecnológicamente. Porque la FIA ha concedido a la Fórmula E el monopolio eléctrico para las dos próximas décadas, como recordaba recientemente una vez más Alejandro Agag. Y cómo serán los hábitos gustos y criterios del público dentro de cinco o diez años? Un dato del Grupo Volkswagen: su producción de vehículos eléctricos alcanzará el 25% del total en 2025, con 20 modelos eléctricos de su gama programados hasta entonces. La hoja de ruta de la Fórmula E está claramente definida para los próximos diez años, a diferencia del modelo de la Fórmula 1, en pleno debate estos días.

Volvamos a ello con Marchionne en Ginebra. “Queremos una protección clara del ADN de este deporte, no queremos que se diluya por razones comerciales y factores de entretenimiento". ¿Qué ADN? ¿Tecnología híbrida sin sonido, siete compuestos de neumáticos, monoplazas supersofisticados aerodinámicamente que no puedan adelantar, costes estratosféricos con gran desigualdad entre sus protagonistas, dos de los cuales controlan el cotarro dentro y fuera de la pista?

A mediados de los noventa, el campeonato americano CART llegó a rivalizar con la Fórmula 1. Incluso Ayrton Senna pensó en emigrar junto a Emerson Fittipaldi y Nigel Mansell. Tony George, el propietario de Indianápolis, se creyó la fuerza que le otorgaba el control de las 500 Millas. Sacó la carrera del calendario y creó su propio campeonato: el IRL. El CART nunca más ha vuelto a recuperar aquellos momentos de gloria y el IRL desapareció.

Los próximos años serán cruciales para la Fórmula 1. La Fórmula E lo tiene todo muy claro. Liberty también. Pero tendrá que doblar el brazo a la cúpula de Ferrari y Mercedes. Y Sergio Marchionne sigue insinuando que quiere crear un campeonato paralelo.

Dentro del Paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios