Así se hace un campeón o cómo Verstappen le ajusta las cuentas a la prensa

Así también se forja un campeón: cómo Verstappen ajusta cuentas con la prensa utilizando a Vettel. En el pasado Gran Premio de Francia dio muestras, nuevamente, de su personalidad

Foto: Max Verstappen el pasado fin de semana. (EFE)
Max Verstappen el pasado fin de semana. (EFE)

Sebastian Vettel y Max Verstappen han ilustrado este fin de semana cómo la diferente percepción sobre un piloto define el marco con el que se juzgan sus acciones. Mientras que el alemán repite su tendencia a cometer errores en momentos de especial tensión, Verstappen ha sumado dos carreras impecables. Mientras el primero disfruta de cierta bula, el segundo fue bien vapuleado por los medios recientemente, no sin buenas razones.

Sin embargo, el holandés ofreció este fin de semana otra prueba de impermeabilidad para la presión en la Fórmula 1. Además de una hábil capacidad para marcar su territorio a los medios de comunicación que contribuyen a crear esa percepción ante la opinión pública y los aficionados.

¿Vettel, Piloto del Día?

Vettel fue elegido Piloto del Día en el Gran Premio de Francia por los aficionados en la página oficial de la Fórmula 1. A pesar de embestir a Valtteri Bottas -no solo al finlandés- en esa primera vuelta, y de cometer un error que no debería permitirse quien lucha por el título. No es el primero, recordemos recientemente en Baku, u otros del pasado año. Errores que restan a final de temporada. Cuando no lidera cómodamente una carrera como en los tiempos de Red Bull, el índice de sus fallos no es precisamente bajo. En cuento a su rendimiento en Paul Ricard, es cierto que en quince vueltas recuperó hasta la quinta posición, pero gracias a la neta superioridad de su monoplaza, ayuda incluida de algún que otro piloto. ¿Mérito? Por supuesto. ¿Piloto del día? Ya es más discutible. Cuestión de percepción, como decíamos.

En el otro extremo, Verstappen volvió a superar la posición teórica de Red Bull este fin de semana con el RB14. Cierto, ayudado por un alocado Vettel. Pero el holandés se convierte en una máquina cuando lima su impaciencia o es capaz de domar sus mecanismos mentales de superioridad. Avalado por su rendimiento, luego aprovecharía para recordar a los medios de comunicación cómo aplicar el mismo rasero al juzgar a un piloto. Concretamente, a él mismo.

El holandés debe conocer bien semejante mecanismo, porque ha sido el primero en beneficiarse de esa aureola creada a su alrededor desde que llegó a la Fórmula 1. Cualquier error era juzgado benévolamente como un peaje a pagar hasta cuajar su enorme potencial de campeón. Si los medios de comunicación contribuyen a crear un patrón bajo el que se analiza a un piloto, Verstappen ha sido un niño mimado en este sentido. Hasta que se pasó de rosca este año.

"Deberiaís decirle a Vettel que cambie su estilo"

Vettel, sin embargo, volvió a incidir en Paul Ricard en ese patrón que tanto le perjudica cuando se trata de luchar por un título, con esa salida desbocada gracias a contar con mejores neumáticos que sus rivales. En las imágenes, su acelerador y freno le delataron antes de embestir a Bottas. Siguió llevándose gente por delante en la misma vuelta. Incidentes de carrera, sí, humanos, sí, pero errores que no debe o puede permitirse quien aspira al título con Ferrari. Sin embargo, Piloto del Día…

Por ello, que a final de carrera un veinteañero tuviera la presencia y cuajo de llamar la atención a una nutrida tropa de periodistas -la mayoría le doblan la edad- demuestra la forja de su material. Preguntado tras la carrera por el incidente del alemán, aprovechó para un elegante ajuste de cuentas. “Creo que la próxima vez que veáis a Seb, deberíais decirle que cambie su estilo, ¿sabeis? Porque, sinceramente no es aceptable”, se atrevió a reprochar. “Eso es lo que se me ha dicho a mí, desde el comienzo de la temporada, así que creo que debería hacerse lo mismo (con Vettel)”. E inteligentemente se desdobló para defenderse a sí mismo utilizando la figura del alemán. “Y, por supuesto, Seb no debería hacer nada, solo seguir pilotando, aprendiendo, y seguir adelante. Este es mi consejo para todo el mundo en esta sala”. Con dos… La próxima vez antes de preguntar, pensadlo, solo le falto añadir.

La capacidad de modelar el entorno

A pesar de su juventud, Verstappen osó a lo que pocos pilotos se atreven: marcar su territorio ante los medios de la Fórmula 1, reprochando el trato recibido semanas atrás. Un piloto modela su perfil ante la prensa y los aficionados con su comportamiento en pista, pero también fuera de ella. Vettel es alguien consagrado, líder de Ferrari, aspirante al título... No es igual darle caña al alemán, a Hamilton u Alonso, que a un joven veinteañero.

Fernando Alonso -como Senna y Prost en su día- es otro ejemplo de una personalidad capaz de marcar la agenda de la Fórmula 1 dentro y fuera de la pista a pesar de no haber contado con el aval de un monoplaza ganador en los últimos años. Los grandes se distinguen también por modelar el entorno que les rodea y la percepción que llega a la opinión pública. Para ello se requiere una potente personalidad y penetrante capacidad para manejar la psicología de masas.

Max Verstappen demostró con su actitud tener la madera de otros grandes, y no desaprovechó la oportunidad que se le presentó en Paul Ricard. "Este es mi consejo para todo el mundo en esta sala". Ahí estamos. Será interesante comprobar la respuesta de los medios en las próximas carreras si, como Vettel, vuelve a incidir en los errores de la primera parte de esta temporada. Porque, creáse o no, así también se hace un campeón.

Dentro del Paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios