Por qué a la Fórmula 1 le vendría de perlas que Alonso corriera la IndyCar

Los grandes equipos han conseguido modelar una F1 a medida de sus intereses. Por ello, es necesario acabar con los factores que han creado una competición de dos velocidades

Foto: Fernando Alonso desvelará pronto su futuro. Correr en la IndyCar es una opción. (USA Today Sports)
Fernando Alonso desvelará pronto su futuro. Correr en la IndyCar es una opción. (USA Today Sports)

“Tenemos una buena colaboración entre la IndyCar, los equipos y los pilotos. El 'paddock' y la dirección están muy alineados en la estrategia y el camino a seguir”. En la reciente entrevista con El Confidencial de Mark Miles, responsable del campeonato americano de monoplazas, resultaba inevitable pensar en el 'paddock' de la Fórmula 1, donde su dinámica ofrece un panorama muy diferente, especialmente desde 2014.

No vayamos a idealizar el certamen americano, las manos por delante. Partidos de la Segunda División española reúnen más espectadores que algunas de sus carreras. Pero existe un consenso común para potenciar un campeonato que ofrece numerosos alicientes y sigue en crecimiento. Mientras tanto, algunos se piensan que la Fórmula 1 es una especie de cortijo latifundista donde la mayoría ha de ejercer de figurantes para Mercedes y Ferrari.

Dónde coloco a mis chicos

Estos días, corría una de esas 'culebrillas' informativas a falta de noticias de mayor calado. Resumiendo: Toto Wolff se ha sentido traicionado porque algunos equipos (parece que McLaren y Renault) se la han jugado. Le dieron carrete con Esteban Ocon para luego cerrarle con la puerta en las narices, quien ahora corre el peligro de quedarse fuera de la parrilla el próximo año. Wolff se queja de que Ocon y George Russell no pueden seguir ganando experiencia porque no ha conseguido encajarles en ninguna escuadra. Y así no hay quien forme a los jóvenes. A los que están bajo su tutela, claro. Como solución, el austríaco propone que los equipos de Fórmula 1 inscriban tres monoplazas para darles oportunidades. Algunos de sus rivales le han dicho que por allí nos vemos.

Aunque sean intenciones loables, este es otro ejemplo que ilustra algunos de los problemas de esta Fórmula 1 actual: cómo los equipos que dominan técnica, deportiva y económicamente intentan imponer su visión e intereses, no siempre en beneficio del espectáculo y el aficionado.

Los equipos que dominan técnica, deportiva y económicamente imponen una visión que no siempre va en beneficio del espectáculo

¿Y por qué no por Bottas?

Tan brillante en tantos apartados, a Wolff se le podría responder con dos objecciones. La primera por parte de Christian Horner, con razones que le avalan con la experiencia de Red Bull. Si necesita equipos para foguear a sus jóvenes pilotos, podría haber apostado como Dietrich Mateschitz, que adquirió Toro Rosso para tal fin.

Pero quizá Wolff también podría haber elegido a Esteban Ocon para acompañar a Lewis Hamilton en Mercedes. Quien haya seguido a Bottas durante varios años en categorías inferiores podría haber intuido cuál iba a ser su techo en la Fórmula 1: el que se está viendo. Por no hablar de su carisma mediático. Si tanto valora al francés, pudo haber corrido ese riesgo como Ferrari acaba de hacer con Charles Leclerc. Pero no, que la Fórmula 1 se amolde mis intereses.

Ferrari y Mercedes han 'feudalizado' la F1. (EFE)
Ferrari y Mercedes han 'feudalizado' la F1. (EFE)

¿Un sistema feudal?

La historia anterior sirve para elevar el tiro y esbozar el paisaje de la Fórmula 1 actual en dos trazos: será el deporte más rápido del mundo, pero la actual reglamentación de motores ha creado una disciplina de dos velocidades: Mercedes, Ferrari, y el resto. El poder de las motorizaciones híbridas y el escandaloso coste de su desarrollo ha fomentado un sistema clientelar subordinado a sus intereses. Mercedes tiene controlados a los equipos que pagan sus motores, y Ferrari otro tanto con Sauber y Haas. Hasta en la pista se percibe, y no digamos políticamente en los despachos.

Las últimas noticias indicaban que a partir de 2021 se mantendrá la misma arquitectura de los motores híbridos actuales. Prolongar un esquema que sigue favoreciendo la ‘feudalización’ de la Fórmula 1 será un grave error. Varios años de experiencia avalan la afirmación de que la tecnología híbrida nacida en 2014 fue una pésima noticia para la Fórmula 1 desde el punto de vista deportivo y del espectáculo

Según los argumentos de los fabricantes ya presentes, las dudas de posibles candidatos a entrar en la Fórmula 1 aconsejan no tocar el esquema actual de los motores híbridos para amortizar estos años de locura económica. Quizá se conceda algo de maquillaje con el sonido y algún retoque estético más con elementos comunes. Pero el castillo se ha hecho inexpugnable para los aspirantes quieran entrar en la fortaleza.

Es necesario acabar con esta Fórmula 1 de dos velocidades. Si Liberty y la FIA lo consiguen, bienvenido sea el esquema que lo logre. Pero no parece que se lo vayan a poner fácil. Sin embargo, una provocativa posibilidad podría ayudarles: que Fernando Alonso corriera parte o todo el campeonato IndyCar americano. Sus responsables están cargando las balas de su futura exposición televisiva internacional. En las 500 Millas se ofreció un aperitivo. Hay quien está deseando fervientemente que lleguen las comparaciones...

Dentro del Paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios