Es noticia
Menú
Fernando Alonso y Carlos Sainz en 2021... ¿Con quién te quedarías de los dos?
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Javier Rubio

Dentro del Paddock

Por

Fernando Alonso y Carlos Sainz en 2021... ¿Con quién te quedarías de los dos?

Contar con dos pilotos como Alonso y Sainz es un verdadero privilegio para España en un deporte global, elitista y sofisticado. Su temporada debe servir para recordarlo una vez más

Foto: Fernando Alonso y Carlos Sainz fueron dos de los grandes protagonistas del pasado campeonato, cada uno en sus circunstancias
Fernando Alonso y Carlos Sainz fueron dos de los grandes protagonistas del pasado campeonato, cada uno en sus circunstancias

La temporada 2021 ya es historia, aunque siga vivo todavía el impacto de su onda expansiva. Hasta los más veteranos se frotan los ojos ante la brutal dimensión competitiva y del espectáculo vivido este año: ha sido uno de los mejores campeonatos de la historia, sin la menor duda.

Revisen si lo desean nuevamente la entrevista a Joan Villadelprat en este medio, esta misma semana. Tenemos la fortuna de haber conocido su inefable personalidad desde que vigilaba con sus inquisitivos ojos el box de McLaren, décadas atrás. Compartidas decenas de momentos y conversaciones, y admirado el alcance de una experiencia deportiva y humana que, no lo duden, justificaría un libro superventas donde cada una de las historias podrían obscurecer a la anterior.

Villadelprat, a quien poco le podría sorprender en la Fórmula 1, también se asombra ante el duelo de Verstappen y Hamilton, Red Bull y Mercedes. Pero en la misma medida, con Fernando Alonso y Carlos Sainz. Así que antes de que aportemos algunas pinceladas personales de amplio trazo para cerrar su temporada, permitan un primer y rotundo juicio de valor de quien, casi adolescente todavía, pateaba los paddocks cuando ser español era sinónimo de tercermundismo en términos de Fórmula 1: no dejemos de valorar el inmenso y raro privilegio que supone contar con dos pilotos de la talla de Alonso y Sainz en un mundo tan elitista y complejo. Este año lo han confirmado por la puerta grande.

El duelo de Alonso y Hamilton fue elegido como la mejor maniobra de la temporada en la gala de la FIA

Porque puede, porque quiere

El mismo día que Alonso clasificaba en el GP de Australia en su primera carrera con Minardi, quien les escribe no podía creerse lo que había logrado aquel chaval sin experiencia previa en la Fórmula 1. Incluso llamó a casa del piloto para felicitar a la familia al poco de terminar la sesión: “No sabes lo que ha hecho tu hermano”, porque fue Lorena se puso al teléfono. Quién será este chalado, debió pensar. Se trataba de compartir el asombro y la alegría que suponía la llegada de un piloto español con el talento inusual de los Senna, Prost, Schumacher y otros superdotados. Sobran más palabras donde los hechos posteriores han gritado desde entonces.

Tanto asombro por sus éxitos, provocaba también admiración esa insólita rebeldía en el erial de McLaren y Honda. Quien todo lo tenía en la vida seguía combatiendo como un guerrero doliente por la herida abierta de no poder ganar. Afortunadamente, tuvimos la oportunidad de seguir de cerca (Indianápolis, Le Mans, el Dakar) la aventura de quien, en vez de marcharse a casa a disfrutar de la vida, le encuentra sentido al volante y compitiendo. Fuera de su “zona de confort”, afrontó con éxito retos en territorios desconocidos, arriesgando prestigio e imagen. Porque podía por talento, y quería por vocación. Cada verbo encierra su mérito.

Todo lo anterior ha sido sublimado en 2021 por ese piloto de 40 años que paraba los pies a Lewis Hamilton y su Mercedes en Hungaroring, casi dos segundos más rápido, durante once vueltas. Sin un mal gesto o marrullería, con tantos que hemos visto en 2021 con otros pilotos. Permitiendo la insólita victoria de su compañero de equipo, Esteban Ocon. Un episodio que simboliza como ningún otro el retorno de Alonso, culminado con su podio de final de año. “Está preparado para luchar por el tercer título si tiene coche”, te sentencia Villadelprat. La acción en pista de uno (elegida como la mejor del año por la FIA) y las palabras del otro son suficientes para glosar su temporada. Insistamos, con 40 años.

placeholder Sainz y Leclerc han llevado a Ferrari al mejor resultado posible en 2021
Sainz y Leclerc han llevado a Ferrari al mejor resultado posible en 2021

El gran demarraje

¿Carlos Sainz? Ferrari no es un equipo como el resto. Vestir de rojo es un privilegio, el exponente máximo para cualquier piloto del mundo. “A Ferrari nunca se le puede decir no”, te recuerda Villadelprat, que también ha conocido el paño por dentro. Al grano y por lo corto: Carlos Sainz ha logrado una proeza en 2021, dados los factores a los que se enfrentaba. Quien les escribe preguntó en la última rueda de prensa al español y a Leclerc qué habían aprendido el uno del otro en este primer año juntos: cuando se esperaba la respuesta amable y rutinaria, en Leclerc se pudo apreciar una genuina sinceridad en algunos puntos que le sorprendieron de Sainz. Sobre todo, el rendimiento de su compañero el domingo. En la rueda de prensa de Navidad, Mattia Binotto efectivamente reconoció que Leclerc había mejorado en 2021, entre varios aspectos, en la gestión del neumático en carrera, el mismo rasgo que había destacado el monegasco de su compañero.

Sainz también habló maravillas de Leclerc, y con buenas razones. “Hacía cosas que parecían increíbles”, y no le faltaba razón. Su nuevo compañero recuerda a ese instinto natural de Gilles Villeneuve, y el español tuvo que exprimirse para no descolgarse de su rueda. La lógica y la experiencia en la Fórmula 1 jugaban en contra de Sainz. Por ello, su éxito no reside solo en haberse mantenido a su rueda en los primeros compases de la etapa. En el último puerto fue capaz de demarrar ante la sorpresa de propios y extraños. Incluso de su equipo. ¿La prueba? Cómo Binotto ha intentado acunar la moral del monegasco en la recta final del campeonato.

placeholder Sainz lograba cuatro podios en su primer año con Ferrari, manteniendo el tipo con Leclerc primero, y superándole al final de año
Sainz lograba cuatro podios en su primer año con Ferrari, manteniendo el tipo con Leclerc primero, y superándole al final de año

Lo mejor, aún por llegar

Leclerc y Sainz son dos genuinas buenas personas, pero también animales fieramente competitivos. En los próximos años será apasionante comprobar cómo conjugan sus virtudes cuando Ferrari vuelva a ganar. En el caso de Sainz, su estilo y personalidad, matizado y sereno, camufla una singular habilidad natural para doblegar un monoplaza recalcitrante. Su ética de trabajo de titanio exprime ese talento. Los hechos forjados en 2021 confirman esa hipótesis mantenida por quienes conocen a Sainz de cerca. Ojo a las primeras carreras de 2022. El madrileño aún no ha encontrado su techo. El día de la primera victoria solo encajará todas las piezas para quienes no lo hayan reconocido todavía.

Nada mejor para rematar que recuperar las palabras del maestro Villadelprat en este mismo medio, esta semana: “Han estado brillantes los dos, Fernando y Carlos, pero te diría más brillante Carlos. De Fernando me lo esperaba, aunque aquel día con Lewis me quedé anonadado. Pero a Carlos le veo muy fuerte, y Leclerc no es manco. Carlos se lo ha comido, y esto es importante”. ¿Tenemos o no suerte en España con Fernando Alonso y Carlos Sainz? A disfrutarlo cada minuto de 2022. Lo mejor está aún por llegar.

La temporada 2021 ya es historia, aunque siga vivo todavía el impacto de su onda expansiva. Hasta los más veteranos se frotan los ojos ante la brutal dimensión competitiva y del espectáculo vivido este año: ha sido uno de los mejores campeonatos de la historia, sin la menor duda.

Fernando Alonso Fórmula 1 McLaren
El redactor recomienda