Mientras Madrid los multa, Río es el auténtico paraíso de los grafiteros

“Está inspirado en los anillos olímpicos, que también representan los cinco continentes”, explica uno de los grandes grafiteros que han llenado la ciudad olímpica de hermosas pinturas urbanas

Los turistas y periodistas extranjeros que visitan Río de Janeiro durante los JJOO están sorprendidos por la cantidad y la calidad de los graffitis que decoran las calles de la ‘Cidade Maravilhosa’. La semana pasada, el artista brasileño Eduardo Kobra inauguró ‘Etnias’, un mural gigantesco que aspira a convertirse en el más grande del mundo.

Con una extensión de 3.000 metros cuadrados, ‘Etnias’ está compuesto por cinco rostros de indios, uno para cada continente. “Está inspirado en los anillos olímpicos, que también representan los cinco continentes”, explica Kobra. El graffiti se halla en el recién estrenado Boulevard Olímpico, en la zona portuaria, y ya es considerado uno de los grandes legados que estos Juegos dejarán a la ciudad. Kobra ha tenido que trabajar 12 horas al día durante dos meses para poder finalizar su obra antes de la inauguración de los JJ. OO.

Mientras Madrid los multa, Río es el auténtico paraíso de los grafiteros

El Boulevard Olímpico es una avenida recién reformada que sale de la Praça Mauá, un lugar antiguamente peligroso y decadente hasta que el Ayuntamiento de Río de Janeiro decidió lanzar el proyecto ‘Porto Maravilha’. Se trata de una macro-operación inmobiliaria que pretende revitalizar a lo largo de un periodo de 30 años toda la región y convertirla en un el nuevo centro de la ciudad. Todos los grandes cruceros que pasan por Río de Janeiro atracan en esta área. La idea es ofrecer a los turistas distintas opciones de ocio y, al mismo tiempo, promover un complejo residencial y de negocios inspirado en el Puerto Olímpico de Barcelona y en el Puerto Madero de Buenos Aires.

En diciembre de 2015, el arquitecto español Santiago Calatrava inauguró en esta plaza su espectacular Museo del Mañana. Dos años antes abría sus puertas el Museo de Arte de Río, que ha contribuido indudablemente a la revalorización de este barrio. Ahora, con la inauguración del mural de Kobra, la región se ha convertido en un lugar de peregrinaje para selfies y en la opción de marcha preferida de los turistas y los cariocas que quieren algo más que competiciones deportivas.

Valeria Saccone.
Valeria Saccone.

Todas la noche en la Plaza Mauá y en el Boulevard Olímpico hay conciertos gratuitos de reconocidos músicos brasileños, desde Preta Gil, hija del más que famoso Gilberto Gil, hasta la mítica Elsa Soraes. Unas pantallas gigantes ofrecen las imágenes en directo desde algunas arenas olímpicas. También hay ‘foodtracks’ y puestos de comida y de caipirinhas en esta calle, donde se encuentran los hangares que han sido restaurados en los últimos años. Hoy son lugares exclusivos en los que se celebran varios eventos ‘cool’, desde la Fashion Rio hasta la feria ArtRio.

Lo más curioso es que, tras la intervención urbana de Kobra, varios graffiteros de Río se han lanzado a pintar los edificios colindantes. Es el caso de Wark Rocinha, un artista que vive en la mayor favela de Río, Rocinha, y que es conocido por su gran compromiso social con su comunidad. Marcos Rodrigo, su nombre verdadero, fue el primer graffitero de su favela. Comenzó como autodidacta y acabó estudiando en la prestigiosa Escuelas de Artistas del Parque Laje (EAV), en Río de Janeiro. Hoy dirige el Instituto Wark, un colectivo formado por artistas, articuladores sociales y profesionales de diferentes áreas, que ofrece actividades educativas para niños y jóvenes de la favela.

Mientras Madrid los multa, Río es el auténtico paraíso de los grafiteros

Graffitis por los derechos de las mujeres

Panmela Castro es otra graffitera que ha elegido el Boulevard Olímpico para dejar su huella de color. Esta artista urbana, nacida en el extrarradio, es muy conocida en Río por su compromiso contra la violencia de género. Víctima de agresiones psicológicas y físicas por parte de su exmarido, Panmela se entregó al graffiti cuando consiguió salir de una relación peligrosa. Su esposo la encerró en casa durante una semana tras darle una paliza y tuvo que ser rescatada por su madre.

Hoy sus murales son un grito en defensa de las mujeres. En el barrio bohemio de Lapa, al lado del conocidísimo bar de copas Rio Scenarium, hay un graffiti enorme pintado por ella. Su arte está presente en varios puntos de la ciudad y en urbes como París, Miami, Nueva York y Santiago de Chile. Panmela ha sido incluida en la lista de la revista ‘Newsweek’ de las 150 mujeres más influyentes del mundo, al lado de la presidenta Dilma Rousseff. En 2010, fundó junto a unas amigas la Rede Nami, desde la que ha realizado talleres con más de 4.000 personas para promover los derechos de las mujeres.

“Río de Janeiro es un museo a cielo abierto. Es increíble lo que hay en sus paredes. Estoy impresionado”, asegura Michiel, un cámara holandés que está cubriendo los JJOO. A diferencia de Madrid, que persigue a los graffiteros y los castiga con multas de hasta 6.000 euros, la ciudad de Río incentiva este tipo de intervenciones urbanas. Entre los artistas más destacados que actúan en la ‘Cidade Maravilhosa’, hay que mencionar a Marcelo Eco, Toz, Marcelo Ment, Rafo Castro y Acme.

Río por no llorar
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios