Megía Dávila, un 'mileurista' en el Real Madrid

El fichaje de Carlos Megía Dávila por el Real Madrid ha levantado mucha polémica. El hecho de que el Real Madrid contrate a un árbitro ha

El fichaje de Carlos Megía Dávila por el Real Madrid ha levantado mucha polémica. El hecho de que el Real Madrid contrate a un árbitro ha suscitado la gran mayoría de los últimos debates en tertulias de medios de comunicación. Al margen de valoraciones sobre la decisión, Megía Dávila ya es nuevo colaborador del Real Madrid, por más que esa polémica suscitada en los medios hiciera dudar al equipo blanco sobre su contratación.

 

Andaba Megía Dávila con problemas porque no pasaba las duras pruebas físicas de los colegiados españoles debido a su castigada espalda, las más duras del fútbol europeo, dicho sea por otra parte. En esas llegó Emilio Butragueño en su búsqueda. La noticia la clavó José Vicente Hernáez en el 'Mundo Marca', concretamente en Veo TV, y se lío parda. El Real Madrid fichaba a Megía Davila para explicar a sus canteranos, y a sus profesionales, el reglamento y para hacer de enlace con los árbitros en los partidos de Liga y de Copa (en la UEFA no está bien vista esta figura y en Champions, de momento, no tiene competencias).

 

Ante tanto debate, el Real Madrid -Florentino Pérez- dudó de su contratación. Pero Carlos Megía Dávila ya es nuevo empleado del Madrid. El recién retirado árbitro internacional facturará 1.000 euros por cada partido que preste sus servicios al Real Madrid en el Bernabéu (salvo en los partidos de Champions no puede ni aparecer, reitero, por más que fuera internacional, porque a la UEFA, insisto, no le gusta nada la figura del ex árbitro vinculada a un club).

 

Seguro que su labor en el Real Madrid, propiciada por un profundo trabajo de Emilio Butragueño, responsable de relaciones institucionales del club de Concha Espina, será muy positiva. Pero el Real Madrid se ha mostrado tacaño al convertir en 'mileurista' (por partido) al ex árbitro internacional.

 

Es cierto que, pruebas físicas al margen, Megía Dávila pierde dinero al fichar por el Real Madrid. Cómo árbitro de la Liga BBVA hubiera cobrado unos 7.000 euros netos al mes simplemente por ser árbitro, aunque no pasase las pruebas físicas ni dirigiera ni un partido. Eso lo tenía fijo. Y por cada partido arbitrado se llevaría unos 2.000 euros netos (redondeando, euro arriba, euro abajo, para los integristas de la calculadora). Arbitrando los partidos lógicos de un colegiado de primer ganaría unos 120.000 euros anuales, cantidad a la que no llegará aunque el Real Madrid alcance la final de la Copa del Rey.

 

Las primeras informaciones hablaban de 3.000 euros por encuentro, pero finalmente, una vez que se retiró oficialmente del arbitraje activo (aspecto en el que el mismo Florentino insistió fervientemente), fuentes del Real Madrid aseguran que cobrará 1.000 euros por partido. Se ha criticado mucho al Madrid por contratar a un árbitro, pero es una práctica habitual en muchos clubes desde hace décadas. Pero al Madrid, por su grandeza, se le critica cualquier movimiento (de hecho, con Ramón Calderón de presidente, el Real Madrid también pensó fichar al ex árbitro Esquinas Torres y la presión mediática abortó ese fichaje).

 

Es una cantidad importante para cualquiera trabajador por hora y media (6 horas contando el antes y después de un partido) de trabajo. Pero en las cifras que se mueve el mundo del fútbol, es una cantidad ridícula. Seguro que el Real Madrid le ha ofrecido una mejora de contrato por buen rendimiento. Fijo. Porque aunque Ramón Calderón regalaba el dinero del club de Concha Espina, tampoco le pueden ofrecer a Megía Dávila, después de la que se ha liado por y con su fichaje, 1.000 euros por partido.
Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios