Ancelotti deja en evidencia a Mourinho

Carlo Ancelotti ha conseguido en un año el objetivo. El Madrid lo llevaba buscando doce años y el italiano abordó el reto con tranquilidad, y sin soberbia

Foto: Ancelotti, con la Copa de Europa en Cibeles (Gtres).
Ancelotti, con la Copa de Europa en Cibeles (Gtres).

Carlo Ancelotti ha conseguido en un año el objetivo. El Madrid lo llevaba buscando doce años y el entrenador italiano, que entró en la historia del fútbol el sábado en Lisboa al ganar su tercera Copa de Europa e igualar al mítico Bob Pasley, lo logró en su primera temporada. Existía en el club de Concha Espina una obsesión por ganar la Décima. Ancelotti abordó el reto con tranquilidad, sin soberbia y superando fantasmas históricos como ganar a equipos alemanes. Eliminó al Schalke, al Dortmund y al Bayern (con una goleada histórica en Múnich) y se plantó en la final ante un Atlético resucitado que acariciaba la Orejona a falta de 90 segundos cuando apareció Sergio Ramos para empatar, forzar la prórroga y hundir los sueños colchoneros.

Ancelotti ha demostrado que el Madrid puede ganar con buenos modos, sin polémicas, sin atacar a rivales ni a sus propios jugadores, sin cuestionar el sistema. Ancelotti ha vencido comportándose de manera radicalmente distinta a como lo hace Mourinho, a quien ha dejado en evidencia certificando que se puede ganar siendo educado y sin montar broncas con todo el mundo. Mou se jactó de ser semifinalista. Carlo dijo que ser semifinalista no le valía de nada si no llegaba a la final. Y demostró que no iba de farol.

Ancelotti ha sabido tratar a sus estrellas y ha manejado la crisis en la portería con una extraña y nada habitual decisión salomónica que le ha salido genial al alternar a Iker Casillas y Diego López. El entrenador italiano ha manejado la superplantilla que tiene el Madrid a la perfección y le ha sacado el mejor rendimiento.

Ancelotti ha rechazado ofertas del Manchester United y otros equipos grandes europeos para seguir en el Madrid. Su continuidad estuvo en el aire hace unos meses. Parece que ser el técnico de la Décima le garantiza al fin su continuidad, aunque en el Madrid ganar una Copa de Europa tampoco te asegura la permanencia en el banquillo, como le pasó a Heynckes tras la Séptima.

Ganar la Décima aumenta la leyenda del Real Madrid y demuestra que con sentido común y naturalidad se puede manejar un vestuario y un equipo seguido con lupa por sus aficionados y los medios de comunicación. El ejemplo de Ancelotti es bueno para el Madrid y para el fútbol. Ya lo demostró Del Bosque en su exitosa etapa en el primer equipo madridista y lo ha vuelto a evidenciar Ancelotti.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios