¿Qué le pasa a Iker Casillas?

Mou le hizo papilla anímicamente Da sensación de agrandado, pero igual es un mecanismo de defensa por el sufrimiento acumulado en los últimos 18 meses

Foto: Iker, pensativo, durante un entrenamiento de la selección española de fútbol en brasil
Iker, pensativo, durante un entrenamiento de la selección española de fútbol en brasil

Iker Casillas ha fallado en los dos últimos partidos oficiales que ha jugado. Tuvo un error que pudo ser decisivo ante el Atlético en la final de Champions de Lisboa y completó su peor partido desde que juega con España ante Holanda en el debut en el Mundial 2014. Nunca Casillas en su carrera había fallado en dos partidos seguidos. Las emociones que emite son preocupantes (ver). ¿Qué le pasa a Iker Casillas?

Sus lágrimas en la final de la Champions en Lisboa cuando Sergio Ramos marcó fueron conmovedoras al igual que preocupantes. Vale que había fallado en el gol de Godín y que al Madrid se le pudo ir la Décima por su error, pero con todo lo que ha dado Casillas al Madrid no fue normal esa explosión de lágrimas desconsoladas.

Lo que ha vivido Casillas en los últimos dieciocho meses le ha convertido en un hombre diferente. La suplencia arbitraria, la lesión, la vuelta a la suplencia, el ser titular sólo en la Champions y en la Copa, la tesitura de elegir si irse o seguir en el Madrid… Todos esos vaivenes y la vivencia de situaciones a la que no estaba acostumbrado (sin entrar en el terreno personal) le han hecho ser otro tipo, más atormentado. Por su comportamiento atormentado en ciertos momentos, se comprueba que ha sufrido mucho y que le ha marcado el conflicto que tuvo con José Mourinho. Parece que Mou le hizo papilla anímicamente y aún no lo ha superado. Los fanáticos defensores del entrenador portugués, jaleados por su periodista de cámara, que muestra su bilis contra Casillas aunque se cambie de cadena y de programa como cambio la chaqueta de Calderón a Florentino en 24 horas, le han influido realmente para después de erigirse en capitán y animar a sus compañeros tras la debacle ante Holanda, verle a los cinco minutos huraño, cariacontecido y alicaído.

Su preocupación por las críticas salvajes y crueles que recibe en las redes sociales también puede ser un factor de la desazón que transmite. Entre los propios madridistas se creo una guerra civil entre defensores y detractores de Casillas que ahora las alimañas de la red pretenden trasladar a la Selección.

Casillas se ha distanciado de los periodistas. Siempre tuvo una buena relación con los medios y ahora prefiere ni rozar. Las injustas acusaciones de filtrador le han influido hasta ese punto. Casillas actuó como debe hacerlo un capitán tras la humillante derrota ante Holanda, dio un paso al frente e hizo lo que en la Selección hacía Carles Puyol. Estuvo secundado por Xavi, otro crack mundial que tampoco ha tenido ese rol nunca. Los dos lo intentaron, pero no saben hacerlo muy bien. Porque no todos los cracks son líderes.

Pese a que el Madrid ha ganado las dos competiciones que ha jugado Casillas, el de Móstoles no se ha venido arriba. Aunque sus movimientos en el césped a veces indican otra cosa. Da sensación de agrandado, pero igual es un mecanismo de defensa por el sufrimiento que lleva encima en los últimos 18 meses.

Del Bosque va a seguir confiando en él. Con la ausencia de Víctor Valdés no se ha abierto un debate sobre la titularidad que habría existido desde antes de empezar el Mundial si no se produce la lesión del portero catalán. Reina y De Gea tienen categoría suficiente para sustituir a Iker, pero Del Bosque no le va a volver a sentar como hizo en el Real Madrid en la temporada 2001/2002. Y los aficionados de La Roja siguen confiando Casillas. Como dicen los argentinos, ¡aguante Iker!

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
69 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios