Messi maneja el Barça a su antojo, pero no puede hacer lo mismo con Hacienda

Su dominio del es absoluto y si decide marcharse a final de temporada nadie podrá frenarle. Su pleito con Hacienda puede ser determinante en su decisión

Foto: Messi se retira del Camp Nou botando el balón con el que consiguió su 'hat-trick' número 20 en Liga.
Messi se retira del Camp Nou botando el balón con el que consiguió su 'hat-trick' número 20 en Liga.

Leo Messi tiene al FC Barcelona a sus pies. Después de insinuar su marcha la pasada semana, el argentino ha vuelto a coger la sartén por el mango al batir el histórico récord de goles de Zarra con su 'hat-trick' ante el Sevilla. Su dominio del club es absoluto y si decide marcharse a final de temporada nadie podrá frenarle desde el club, como nadie pudo obligarle a comparecer ante la prensa a la conclusión del partido como le indicaron desde el club.

En una de sus semanas más grandes como jugador (mañana puede batir el record de goles en la Champions League que ostenta Raúl González Blanco), Messi va a exhibir su poderío ante una institución sumida en procesos judiciales y con una directiva y un presidente cuestionados por no haber convocado elecciones tras la enigmática dimisión de Sandro Rosell.

“Nos arrodillamos ante el mejor de la historia”, declaró el presidente Bartomeu tras la superación del récord de Zarra por parte de Messi, para añadir: "Yo creo que acabará aquí su carrera. Tiene contrato con nosotros y está feliz. Él quiere seguir, pero hay razones extradeportivas que no nos gustan”. Esas razones extradeportivas que no les gustan, sobre todo a Messi, es su pleito con Hacienda.

Messi tiene prácticamente decidido marcharse de España si le condenan en el juicio por supuesto fraude fiscal de 4,1 millones. Su defensa confiaba en el sobreseimiento libre respecto a Messi que pedía el fiscal, pero prevaleció la oposición del abogado del Estado y que el juez entiende que es una opinión subjetiva que Messi se limitara a firmar y estaba al margen de la gestión económica, contractual y tributaria de los ingresos que generaba, aunque fuera su padre quien los gestionaba.

Cuando a principios de octubre el titular del juzgado de instrucción número 3 de Gavà mantuvo a Messi como imputado, y a su padre, por tres delitos contra la Hacienda Pública, Messi decidió irse de la Liga. Messi cree que ha pagado su error abonando la deuda tributaria y no entiende el trato que le están dispensando en España. Leo se siente perseguido.

Tras mantener su imputación, Messi ha decidido cambiar a todos sus abogados para prepararlo mejor, porque cree que los que le llevaban no lo han hecho de la mejor manera posible. Antes de la celebración del juicio, pretendían pactar una pena de prisión menor (por la que no ingresarían en la cárcel) para su padre y otra Messi, que en ningún caso aceptará el internacional argentino.

En lo que llega el juicio, Messi se ha propuesto centrarse en el fútbol con el objetivo de recuperar su mejor nivel. Superar el récord de Zarra era cuestión de tiempo después de la polémica forzada sobre el supuesto homenaje que debía dispensarle el Bernabéu si lo batía en el Clásico ante el Madrid. Mientras Cristiano Ronaldo va ritmo de superar su récord de 50 goles en la Liga en una temporada y también acecha el récord de Raúl en Champions, Messi también quiere demostrar que no ha iniciado su declive y aún mantendrá el pulso al portugués. Nada sería peor para la Liga española que Messi decide irse de la Liga española. Y parece que lo tiene decidido.

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios