Es noticia
Menú
La mayoría de la gente de fútbol (Tebas no lo es) lo tiene claro: Ojo de halcón, sí, VAR, no
  1. Deportes
  2. Mata-dor
Javier Gómez Matallanas

Mata-dor

Por

La mayoría de la gente de fútbol (Tebas no lo es) lo tiene claro: Ojo de halcón, sí, VAR, no

En un país como España, donde la rivalidad Real Madrid-Fútbol Club Barcelona trasciende lo deportivo, parece complicado que se pueda usar el VAR

Foto: El 'gol fantasma' de Messi en Valencia que no subió al marcador.
El 'gol fantasma' de Messi en Valencia que no subió al marcador.

Javier Tebas ha reconocido en numerosas ocasiones que descartó usar la tecnología para evitar goles fantasmas, el llamado ojo de halcón, por su coste (4 millones de euros), ya que, a juicio del presidente de La Liga, se utilizaría muy pocas veces durante una temporada y solo hay polémica cuando le sucede al Madrid y al Barça. Tebas es partidario de utilizar el VAR (video assistant referee, árbitro asistente de vídeo) y no el ojo de halcón.

Para mucha gente de fútbol, utilizar el VAR supone prolongar la polémica porque seguirá habiendo jugadas en las que los árbitros que la revisen no se pongan de acuerdo ni viendo la repetición. Y también depende de la voluntad del realizador de televisión de sacar una perspectiva u otra. Esos recelos de la gente de fútbol se han visto justificados en el arranque del VAR en la liga alemana o en un partido de la Copa Libertadores que enfrentaba a Lanús y a River Plate.

La mayoría de la gente de fútbol prefiere limitar la utilización de la tecnología al ojo de halcón, a determinar si el balón ha superado o no la línea de gol. Esa es la tecnología que ya se usa en la Champions League, organizada por la UEFA. La FIFA es partidaria del VAR y lo probó en el último Mundialito de Clubes, aumentando la polémica, por cierto, porque no se sabía qué jugadas juzgaría el VAR o cuáles no.

¿Por qué Tebas no ha querido gastar 4 millones de euros en el ojo de halcón y ha apostado por la utilización del VAR? Primero porque no es gente de fútbol, en el sentido de apasionarle el juego y de ver partidos, como señalan todos los colabores cercanos que ha tenido en los últimos quince años en su paso por el Badajoz, el Xerez, el Huesca, el Alavés, el Betis y tantos y tantos equipos a los que asesoró, así como en la propia Liga de Fútbol Profesional. Asegura que es un gasto excesivo para decidir una o dos jugadas por temporada. Pero esa inversión hubiera sido un acierto sólo para evitar el ridículo de La Liga a nivel mundial con el gol no concedido a Messi en Mestalla la pasada jornada. Con una tarta a repartir de 1.600 millones de euros al año suena a chiste de Tebas que no quiera gastar cuatro millones de euros en evitar los goles fantasmas.

¿Y por qué Tebas está tan empeñado en utilizar el VAR? Seguro que no tiene nada que ver que el sistema de videoarbitraje español lo realizará la empresa Mediapro, la que maneja absolutamente todo en lo relativo a los derechos de televisión de La Liga desde que le asignaron a dedo el contrato firmado el 15 de junio de 2015. Pero seguro que eso no tiene nada que ver. El caso es que Tebas, que trabaja en el fútbol pero no es gente de fútbol, está empeñado en el VAR que llevaría Mediapro y no quiere saber nada del ojo de halcón porque cuesta cuatro millones de euros. Eso sí, cada temporada se gasta un par de millones de euros en Mediacoach, el sistema de seguimiento de imágenes y datos estadísticos de equipos y jugadores que La Liga facilita a los clubes, aunque casi ninguno lo usa porque usa Wyscout o Instatscout, que realiza y factura también Mediapro.

placeholder Dos personas trabajan en el sistema de VAR, que se utiliza en la Copa Libertadores. (EFE)
Dos personas trabajan en el sistema de VAR, que se utiliza en la Copa Libertadores. (EFE)

La diferencia entre lo objetivo y lo subjetivo

Cuando se habla de la implantación de tecnología en el fútbol hay que difenciar entre VAR y ojo de halcón. No se pueden mezclar. Manolo Sanchís, exjugador del Real Madrid y la selección española, plasmó el sentir de la mayoría de la gente del fútbol en este tuit: “Para el fútbol el OJO DE HALCÓN será un avance, el VAR un foco de polémica… La diferencia entre lo objetivo y lo subjetivo”. Sanchis lo explica a la perfección.

Además, no se aclara qué jugadas serán susceptibles de ser rearbitradas por el VAR. Por ejemplo, dos jugadas polémicas del último derbi como el pelotazo de Correa a Benzema o la patada en la nariz de Lucas a Ramos no hubieran sido revisadas por el videoarbitraje.

En Bundesliga la polémica por el VAR se ha desatado en el primer trimestre de la temporada. Helmut Krug, el jefe del centro de control encargado de supervisar el VAR ha sido destituido el por la Federación Alemana (DFB) acusado de haber favorecido al Schalke, su equipo preferido. Y en el estreno del VAR en Sudamérica, en la semifinal de la Copa de la Libertadores que enfrentó a Lanús y River Plate, Gallardo describió muy bien los problemas que trae el VAR: “Decididamente, creo que fallamos en el uso de la tecnología", dijo el entrenador de River en rueda de prensa. "Quedó claro que ante la aparición de la tecnología prefiero que se siga equivocando el árbitro y no que se equivoquen siete. Es difícil cuando no sabes cómo va a funcionar", añadió Gallardo, que se refería a un posible penalti a favor de River que no se rearbitró con el VAR. Por el contrario, en Italia, equipos como el Nápoles están encantados con el VAR porque considera que les iguala a la Juventus, históricamente más favorecida por los árbitros.

¿Se imaginan en el arranque del VAR la próxima temporada en España que la sede donde van las imágenes a ser revisadas esté en Barcelona? La que se liaría sería morrocotuda. En un país como España, donde la rivalidad Madrid-Barça trasciende lo deportivo, parece complicado que se pueda usar el VAR. ¿Quién pone al realizador? Esa sería la primera duda y el primero lío gordo. Lo normal es que en España se empiece a utilizar el ojo de halcón, como ya se usa en la Champions.

Pero Tebas está empeñado en usar el VAR. Sí o sí. Y el pasado jueves insistió en su peregrina explicación para su inexplicable decisión de no adquirir el ojo de halcón: “Para el ojo de halcón solo había dos empresas homologadas por la FIFA y vale cuatro millones de euros por temporada cuando no debe valer eso en el mercado normal. Entonces se decidió no comprar esas patentes porque estaríamos colaborando con la corrupción que salpicó a Blatter y al resto. Habrá ojo de halcón cuando se pague lo que realmente vale”. ¿Saldrá el VAR a concurso en España o será asignado a dedo a una empresa? ¿El precio lo fijará el mercado? Veremos que pasa…

Javier Tebas ha reconocido en numerosas ocasiones que descartó usar la tecnología para evitar goles fantasmas, el llamado ojo de halcón, por su coste (4 millones de euros), ya que, a juicio del presidente de La Liga, se utilizaría muy pocas veces durante una temporada y solo hay polémica cuando le sucede al Madrid y al Barça. Tebas es partidario de utilizar el VAR (video assistant referee, árbitro asistente de vídeo) y no el ojo de halcón.

Javier Tebas Arbitraje