Razones por las que deseo (y es necesaria) una final de la Champions Madrid - Barça

Ya se ha dado un derbi madrileño en el gran partido europeo del año. La lucha entre los dos mejores jugadores de su tiempo mereece un colofón en Kiev el próximo día 26 de mayo

Foto: Messi y Cristiano, en el último clásico. (Reuters)
Messi y Cristiano, en el último clásico. (Reuters)

El próximo 26 de mayo se celebra en Kiev la final de la Champions League. Con el Real Madrid clasificado para cuartos después de dar buena cuenta del PSG, esperemos que el Barça deje en la cuneta esta semana al Chelsea y ambos equipos españoles puedan protagonizar, tras superar los cuartos y las semifinales, el primer Clásico en una final de la Copa de Europa. Los dos mejores equipos del mundo se merecen enfrentarse en la final de la competición de clubes más prestigiosa del mundo. El Madrid fue proclamado el mejor equipo del siglo XX por la FIFA y ha continuado a ese nivel en el siglo XXI, mientras el Barça de la mano de Messi se ha colocado en el mismo escalón del equipo de la capital de España.

Un Madrid-Barça en la final de Champions sería el mayor espectáculo de la historia del fútbol. Supondría el colofón de la histórica rivalidad entre Messi y Cristiano Ronaldo. Nunca en la historia del fútbol se vivió un pulso tan prolongado entre dos cracks mundiales. Su empate a cinco en Balones de Oro demuestra la rivalidad tan formidable que interpretan el argentino y el portugués. Verles frente a frente en la final de Kiev del 26 de mayo sería la guinda a esta etapa en la que ambos han ido batiendo récords a golazo limpio. Se trata de futbolistas que firman más de 50 goles por temporada, pero no una temporada sino durante más de una década en unos guarismos que no había tenido ninguna figura anteriormente.

Ya es complicado que alcancen la final de la Liga de Campeones dos equipos del mismo país. Y mucho más lo era que lo hicieran dos equipos de la misma ciudad. Nunca había ocurrido hasta 2014 cuando Madrid y Atlético se enfrentaron en la final de Copa de Europa en Lisboa. Fue algo histórico que nadie pensó que iba a volver a ocurrir y sucedió dos años después en la final de Milán. Aquellas formidables y castizas finales aumentaron el prestigio del fútbol español y madrileño, aumentaron el mito del Madrid y consolidaron al Atlético en el Top-10 de mejores equipos del mundo. Nunca hubiéramos imaginado que se iban a enfrentar en una final y sucedió en dos ocasiones en tres años. ¿Por qué no puede suceder lo mismo con Madrid y Barça?

Bale dispara en el último clásico. (EFE)
Bale dispara en el último clásico. (EFE)

Cristiano y Messi

Es harto complicado. De momento, que el Barça derrote mañana al Chelsea que se presenta en el Camp Nou con una crisis gorda porque las horas de Antonio Conte en Stamford Bridge pueden estar contadas después del pulso que está echando a Roman Abramovich a través de su mano derecha Marina Granovskaia. Una vez que eso suceda se debe dar la circunstancia que el bombo no enfrente a Madrid y Barça en cuartos de final (Se han enfrentado tres veces en la Copa de Europa. En semifinales de la campaña 59-60. Pasó el Madrid. En octavos de la 60-61. Pasó el Barça. En la 2001-2002, se cruzaron en la semifinal de Champions y pasó el Madrid que acabó ganando la Novena esa campaña). Y una vez suceda eso ambos deben de pasar a semifinales y que el bombo les siga sin emparejar. Y una vez superadas las semifinales estarían en la final frente a frente. El Madrid es el gran dominador de este prestigioso trofeo con 12 títulos. El Barça no había ganado ninguno hasta el 92 y en esta época moderna ha obtenido cinco títulos. Pero en este periodo que se le llama de copas en color el Madrid también supera al Barça con seis Champions ganadas por esas cinco del Barça.

Llegará el momento en que se enfrenten la final de la Copa de Europa. Es muy difícil que suceda. No imposible. Estuvo a punto de pasar en la final celebrada en Berlín en 2015. Todo indicaba que el Madrid de Ancelotti iba a verse con el Barça de Luis Enrique en la finalísima de la Champions, pero el Madrid cayó en las semifinales ante la Juventus de Morata y Llorente, liderada por Pirlo y Buffon. Un 1-0 le valía al Madrid en la vuelta, pero Morata hizo el empate a uno y dejó a España y al Mundo sin la final soñada. Ese año el Barça se proclamó campeón tras pasar por encima del conjunto italiano. Pero todos los amantes al fútbol, todos los aficionados al balompié españoles y de todo el mundo estaríamos encantados de que se produjera la final que la historia le debe al fútbol. La rivalidad Madrid-Barça trasciende a España. En cualquier lugar del planeta tierra te encuentras a unos que son del Madrid y a otros que son del Barça. Es una rivalidad planetaria la de ambos clubes escenificada en la emocionante carrera de fondo que libran Cristiano Ronaldo y Leo Messi. Y ese pulso cósmico debe tener un nuevo capítulo, el más brillante de todos, el próximo 26 de mayo en Kiev.

Mata-dor

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios