Las consecuencias del caso Griezmann: el Barcelona sin fichar y el jugador sancionado

Además de tener que pagar 80 millones más, la denuncia del Atlético puede provocar una crisis brutal en el Barcelona que afectaría incluso a la continuidad de Bartomeu

Foto: Antoine Griezmann fue persentado este domingo como nuevo jugador del FC Barcelona. (EFE)
Antoine Griezmann fue persentado este domingo como nuevo jugador del FC Barcelona. (EFE)

La denuncia del Atlético de Madrid al FC Barcelona puede provocar una crisis de incalculables consecuencias en Can Barça. Nadie se tomaba en serio el caso Griezmann. Quien más, quien menos pensaba que Miguel Angel Gil iba de farol y que la amenaza de denuncia se enmarcaba dentro de una estrategia para negociar el fichaje de Semedo, pero el dueño del Atlético va en serio y la denuncia va por dos vías: la futbolística y la judicial.

En el mundo del fútbol no se respeta la prohibición de negociar con un jugador con contrato en vigor. La mayoría de los clubes no cumplen esa norma y por ello entre ellos no se denuncian. Pero en este caso, el Atlético se ha sentido ninguneado y humillado por el Barça y por el futbolista francés y, como cuenta en su poder con pruebas para ello, ha decidido emprender las pertinentes denuncias. ¿Y cómo que el Atlético tiene pruebas? Tiene toda la pinta de que alguien que ha estado dentro de la operación y no ha sido bien tratado por Griezmann se ha puesto del lado del conjunto rojiblanco. Cuando uno prescinde de una persona de confianza que conoce todos tus movimientos se arriesga a que sucedan estas cosas. Ahora en mitad de la campaña de promoción de 'El Pionero', la serie de HBO sobre Jesús Gil y Gil, se puede recordar cuando el presidente y alcalde de Marbella prescindió de su abogado José Luis Sierra y a partir de entonces empezaron a buscarle las cosquillas con muchos papeles. Suena a que en el caso Griezmann igual ha pasado algo similar.

El Atlético de Madrid denunciará al Barcelona y Griezmann ante la FIFA. (Reuters)
El Atlético de Madrid denunciará al Barcelona y Griezmann ante la FIFA. (Reuters)

De prosperar la denuncia del Atlético, el Barça se verá obligado a pagar 80 millones de euros más, que sumados a los 120 millones ingresados en LaLiga sumarían 200 millones de euros, el segundo fichaje más caro de la historia después del de Neymar por el París Saint-Germain. Además, Griezmann también recibiría una sanción, posiblemente económica, y también podría estar varios meses sin jugar como le pasó a Mexes o Kakuta por firmar con otro club sin ponerlo en conocimiento de su equipo, como obliga el Reglamento sobre el Estatuto y Transferencia de Jugadores de la FIFA.

La denuncia del Atlético también tendrá lugar por la vía judicial en España para que un juzgado determine lo relativo a la cláusula de rescisión acogida al decreto 1.006 que solo utilizan equipos españoles cuando ponen cláusulas de rescisión que fijan el precio de la libertad del futbolista. En el contrato de Griezmann con el Atlético esa cantidad era de 200 millones de euros el pasado mes de marzo, cuando se comprometió con el Barça sin el conocimiento del Atlético, y pasó a ser 120 millones el pasado 1 de julio. El Barça y el jugador esperaron a que la cláusula bajara para pagarla. Lo que intentará demostrar el Atlético es que el contrato se firmó cuando la cláusula era de 200 millones. Y, según fuentes del conjunto rojiblanco, cuenta en su poder con pruebas que así lo acreditan.

El Atlético intentará demostrar que el contrato se firmó cuando la cláusula era de 200 M. Según fuentes de club, cuenta con pruebas

El Atlético busca ejemplarizar con su denuncia. Por una parte, para que ni el Barça ni ningún club le falte al respeto como lo ha hecho en esta ocasión. Y por otra, para que ningún jugador se pitorree del club colchonero como hizo, ha hecho y hace Griezmann. Aunque la jugada del Atlético fue buena al renovar a Grizzi el año pasado y retenerle ante la ofensiva del Barça porque le aumentó la cláusula de 100 a 120 y, aunque no le dieran la razón en su denuncia, Grizzi ha jugado un año más en el Atlético y la ficha de esa campaña (esos 20 millones de euros) la ha pagado el Barça.

En la investigación de cómo se ha fraguado el fichaje de Griezmann, con un contrato que se firmó sin fecha y que es el mismo que el de 2018, además del papel, con fecha, del acuerdo alcanzado en marzo, también se podrían demostrar prácticas ilegales por parte de dirigentes del Barça. El caso Griezmann podría arrastrar incluso al presidente Josep María Bartomeu. Precisamente Sandro Rosell, que estaba preparando su vuelta para el medio plazo, puede tener que moverse en el corto plazo. Y todo por la prepotencia de querer pagar a plazos una cláusula de rescisión y de negarse rotundamente a negociar el traspaso de Semedo. Es todo tan absurdo por parte del Barça y tan de sentido común por parte del Atlético que lo que no sea que le den la razón, por la vía futbolística y por la vía judicial, al equipo rojiblanco madrileño sería poco comprensible. Pero que pierda un pleito un club tan poderoso el Barça es también muy complicado. Aunque en este caso LaLiga cree que el Atlético tiene razón. A ver qué piensa la FIFA y la Federación Española de Fútbol.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios