La confusión y la quiebra del relato del pizzero Simeone

Diego Pablo Simeone concedió el pasado jueves una entrevista en el que se justificó para no pedirle al Atlético de Madrid algo que no sean "pizzas", pese a tener argumentos para más

Foto: Simeone gesticula en el Atlético - Juventus de Champions. (Reuters)
Simeone gesticula en el Atlético - Juventus de Champions. (Reuters)

Diego Pablo Simeone concedió el pasado jueves una entrevista al programa El Larguero de la Cadena Ser. No se prodiga mucho el entrenador del Atlético de Madrid en entrevistas individualizadas. Las selecciona mucho y concede muy pocas al año y siempre buscando un efecto. Y esta vez salió a dar la cara justo cuando por primera vez existen críticas a su labor como técnico del equipo rojiblanco. El Atlético juega tres partidos seguidos de local (Valencia, Bayer Leverkusen y Athletic Club) y quería arengar a sus fieles.

Aunque las críticas que recibe por su tarea han sido muy escasas desde que se hizo cargo del Atlético en enero de 2012 (más bien al contrario y ha sido alabado en todo el mundo por sus éxitos), Simeone siempre busca un enemigo externo y hace ver como si le atacara todo el mundo, cuando se pueden contar con los dedos de una mano los periodistas que han criticado al Cholo por sus planteamientos tácticos (dos, uno o ninguno) o por cómo se desenvuelve en la vida (nadie que se sepa). Pero el Cholo hace creer a sus jugadores y a los aficionados -que le idolatran- que hay unos enemigos externos que les están poniendo a caldo todo el día. Con esa idea e intentando trasmitir pasión (a veces pareció impostado y excesivamente reiterativo en el mensaje) concedió la entrevista a Manu Carreño y su equipo de colaboradores.

Uno de los colaboradores de El Larguero, Pablo Pinto, en un momento dado, le dio el paso para que mandara un eslogan, quizás viéndole desordenado y atropellado en sus reflexiones. Fue entonces cuando Simeone se centró y disparó su idea: “¿Qué se necesita? Tranquilidad. Que no nos quieran confundir, que no nos quieran confundir, que no nos quieran confundir, que no nos quieran confundir (¡lo repitió cuatro veces!). Ese es el camino. Que no nos confundan. A nosotros nos gusta la pizza. Si te gusta la pizza, come pizza. No comas otra cosa”.

Los memes de la pizza

Lo de la pizza quedó ahí. Unos cuantos memes rápidos de los devotos. Pero no es un discurso de calado como el que tuvo en sus inicios en el banquillo en el Atleti y que trascendió al planeta fútbol y a la sociedad. Aquello del partido a partido, de que el esfuerzo no se negocia, lo que si se cree y se trabaja (sobre todo si se trabaja), se puede, todos aquellos mensajes formaron un discurso fabuloso, que trasmitió valores y contagiaba. Pero da la sensación que Simeone se ha quedado sin relato, que no ha sabido reciclar ese mensaje tan positivo y tan ejemplar. El empobrecimiento de su juego ha sido directamente proporcional al aumento de su sueldo. Y se le ha visto dudar especialmente con lo del equipo del pueblo. No ha sabido contarlo bien cuando este año le han apretado (Bordalás, Pellegrino o Mendilibar le recordaron el presupuesto como ha hecho él siempre) tras gastarse 130 millones de euros en un futbolista (que por muy joven que sea es el fichaje más caro de la historia del Atleti y el tercero (tras Neymar y Mbappé) o el cuarto (si contamos las variables de Coutinho) más caro de la historia del fútbol y lo ha fichado Simeone). Y era sencillo hablar de la clase media, de lo aspiracional, de que te cambias de un piso en Carabanchel a un chalet en otra zona, de que en vez de un Seat te puedes comprar un Lexus o un BMW, porque vas creciendo…

Simeone en la sala de prensa de Majadahonda. (EFE)
Simeone en la sala de prensa de Majadahonda. (EFE)

Necesitas verduras, frutas, carne, pescado…

Lo de la pizza es una ocurrencia atropellada y sin analizar, un despeje a ningún lugar. El argumento de que como nos gusta la pizza solo comemos pizza es tan frágil y tan debatible que se viene abajo hablando de la dieta equilibrada o la dieta mediterránea. Si siempre comes lo mismo, aunque te guste mucho, te aburres y si comes mucha pizza te suben los triglicéridos. Resulta que lo suyo es tener una dieta equilibrada y comer hidratos de carbono y proteínas. Necesitas verduras, frutas, carne, pescado… no se puede comer todo el día pizzas o hamburguesas, por más que te gusten. En fútbol hablaríamos de alternancia en el juego. Por más que manejes magistralmente la fase defensiva y el fútbol directo, que hay que trabajarlos mucho para que funcione, puedes intentar currarte la fase ofensiva y manejar también el fútbol combinativo, además de los contraataques y los repliegues intensivos. Decir que eso engrandecería al Cholo como entrenador y al Atleti no es confundir a nadie. Y además lo puede hacer porque cuenta con futbolistas para hacerlo.

Simeone dejo claro que no lo va a hacer. Que no quiere jugar de otra manera. Y está en su derecho, ¡faltaría más! El Cholo reconoció que solo sabe hacer pizzas y que no va a cocinar otra cosa porque no sabe cómo hacerlo y se pone a ello igual no sabe combinar los ingredientes y se le quema el guiso. Realmente el Cholo ha sido el entrenador que ha montado uno de los equipos que mejor han defendido de la historia. Y eso se ha alabado y se ha destacado la intensidad. Así alcanzó dos finales de Champions League. Y ganó una Liga, Copa del Rey, Europas League y Supercopas de Europa y de España. Eso nadie se lo discute y es para alabar continuamente. Eso sí es evidente que en la afición del Atlético, a juicio de Simeone porque se dejan confundir por alguien, hay cada vez más que no le gusta como juega el Atleti y quieren que siga defendiendo igual de bien y que ataque también con eficacia.

Pueden escuchar la entrevista del pasado jueves de Simeone en El Larguero si no la escucharon y sacar sus propias conclusiones sin que nadie les confunda. Pero en un comentario a la trascripción de la entrevista del Cholo publicada en 'Marca', un señor que firma Ramón L. Díaz resumió lo que fue la intervención del Cholo. Y estableció una interesante teoría: “La cosa funciona así: cuando las críticas arrecian, se pone en marcha la maquinaria propagandística del club. Básicamente, la entrevista es un monumento a la autojustificación. La idea de fondo –con la que estoy en total desacuerdo- es la siguiente: seguimos siendo relativamente pequeños, con lo que no nos deben exigir como a los grandes. Como somos todavía “pequeños”, el nivel promedio de los jugadores no permite jugar de otro modo. Si fuéramos grandes, tendríamos jugadores que permitirían jugar al ataque, como hacía en Estudiantes o River. Para miccionar y no echar gota. Mientras todo a su alrededor siga pareciendo pequeño, más se agranda su figura… y su bolsillo. Porque eché en falta alguna pregunta sobre sus emolumentos. ¿Ahí no somos pequeños, verdad?”.

Miguel Angel Gil le ficha jugadores para jugar a otra cosa, pero Simeone le ha dejado claro que no quiere jugar a otra cosa o compaginar varias maneras de jugar (alternancia en el juego). Al CEO del Atlético solo le preocupa la estabilidad del club y considera que esa estabilidad se la da Simeone aunque fiche a jugadores que luego no utilice (Jackson, Gaitán, Vitolo, Llorente o Hermoso, por citar sólo a cinco). Y cuando amenazó con irse tras la final de Milán, Gil Marín le abrió la chequera para conseguir la estabilidad. Y sin duda la ha logrado. Pero, confundidos o no, ya hay aficionados del Atlético que le piden dar un paso hacia adelante y le han pedido una paella. Pero el Cholo lo ha dejado claro: solo saber hacer pizza.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios