La Copa Davis de Piqué o cuando unió Cataluña con España (Felipe VI incluido)

Gerard Piqué, con la organización de 'su' Copa Davis, ha hecho más por la normalización en España entre Cataluña y el resto del país que todos los políticos de la actualidad

Foto: Gerard Piqué, junto al ministro de Cultura, José Guirao, y Felipe VI. (EFE)
Gerard Piqué, junto al ministro de Cultura, José Guirao, y Felipe VI. (EFE)

El pasado 13 de septiembre, se presentó el nuevo formato de Copa Davis que se ha disputado en la Caja Mágica. Si hubiera que explicar la foto de aquel día al alienígena que buscaba a Gurb en la novela de Eduardo Mendoza, se le diría: ese más bajito es el alcalde de Madrid, la que está a su lado es la presidenta de la Comunidad de Madrid y el que está a su otro lado es el central titular del Barcelona. Ayer fue la final de esa nueva Copa Davis (que ganó la España de Roberto Bautista) y en el palco presidencial podía estar perfectamente Gurb con la apariencia de José Guirao, ministro de Cultura y Deporte, con Felipe VI a su derecha y con el central titular del Barça a su izquierda.

“¿Y qué hace ahí el defensa titular del Barça?”, preguntaría el amigo de Gurb, sospechando que era el propio Gurb adoptando la apariencia del defensa internacional campeón del mundo y de Europa con España, como adoptaba la apariencia de Marta Sánchez en la desternillante novela de Eduardo Mendoza. Pues resulta que el central titular culé —que está junto al rey de España y el alcalde de Madrid— es el organizador del torneo. El central titular del Barça es a quien se le ha ocurrido darle una vuelta a este campeonato del mundo oficioso de tenis que se disputa entre países para hacerlo más atractivo y competir con los Grand Slam.

El central titular del Barça decidió que la sede de la nueva Copa Davis debía ser Madrid, y con su gesto, su empeño y su determinación ha hecho más por la convivencia entre Cataluña y el resto de España que los políticos que se dedican a ello están consiguiendo en la crisis estatal generada en los últimos años con el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 como punto álgido, con las consecuencias de la encarcelación de los políticos que se saltaron las leyes tras ser condenados en un juicio justo y con garantías, como todos los que se producen en la democracia española.

Sergio Ramos, con su hijo, en la Caja Mágica. (EFE)
Sergio Ramos, con su hijo, en la Caja Mágica. (EFE)

Es curioso y emocionante ver al central titular del Barça liderando la nueva Copa Davis, viajando a diario de Barcelona a Madrid después de cada entrenamiento y volviendo a la Ciudad Condal para entrenarse al día siguiente y quedándose el día de descanso para seguir la final junto al rey de España. También es agradable ver al central del Barça respetado por todos los aficionados que han llenado la Caja Mágica estos días, profiriendo gritos todos los días en mitad de los partidos de “¡viva España!”.

Sergio Ramos, en el torneo de Piqué

También es un motivo de optimismo, de concordia y de demostración de que en una democracia se puede convivir con buen rollo la invitación del central titular del Barça al central titular y capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, a la final España-Canadá. Y también es bonita y provoca alegría la aceptación de la invitación y la presencia del central titular y capitán del Real Madrid, que fue pareja del central titular del Barça en el centro de la defensa de la Selección desde la Eurocopa 2012 hasta el Mundial 2018.

Queda la duda de si la cantante Shakira, pareja y madre de los hijos del central titular del Barça, era ella misma o era el alienígena Gurb tomando la apariencia de Shakira tanto en la actuación de antes de la final como cuando apareció en el palco para sentarse junto a José Guirao, ministro de Cultura y Deporte, a dos butacas de don Felipe de Borbón, en el sitio donde estaba el central titular del Barça, que se sentó una butaca más a la izquierda de su pareja. Por cierto, el central titular del Barça es un catalán al que le queda perfecto el traje de chulapo madrileño.

La cantante colombiana Shakira y Gerard Piqué. (EFE)
La cantante colombiana Shakira y Gerard Piqué. (EFE)

“Sé que todo va a salir bien”. Así de confiado se mostraba el central titular del Barça el 13 de noviembre, el día en que se presentó oficialmente su Copa Davis. Dos semanas después, se puede confirmar que la Copa Davis de Piqué (ese es el nombre deportivo del central titular del Barça, aclaración que se hace por si no lo sabía el alienígena que buscaba a su amigo Gurb en la novela de Eduardo Mendoza) ha sido un éxito. Hay cosas a mejorar, claro, pero, en general, ha sido un éxito, con la guinda de la victoria de España, que consiguió su sexta ensaladera. Y el central titular del Barça aplaudió entusiasmado cuando Rafa Nadal logró el 2-0 definitivo ante Canadá.

Aplaudió igual de fuerte que el central titular y capitán del Real Madrid y el presentador de 'El hormiguero', que estaban sentados juntos. Y cuando un españolito presente volvió a gritar “¡viva España!”, todos contestaron “¡viva!”. Va siendo hora de que Eduardo Mendoza recupere a Gurb para retratar las Españas de los años veinte del siglo XXI, como lo hizo con la Barcelona del 92. ¿Quién era Gurb en la Caja Mágica? ¿Tomó la apariencia del central titular del Barça? ¿O la de Sergio Ramos? ¿O era Pablo Motos? ¿O era don Rafael Nadal Parera? ¡Vaya usted a saber! ¡Seguimos sin noticias de Gurb!

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios