Lo de José Bordalás no es casualidad o cómo lo ha vuelto a hacer con el Getafe

El éxito de Bordalás es el de un entrenador fiable por el rendimiento que saca de sus jugadores y el alto nivel competitivo de un bloque sólido y trabajado

Foto: Bordalás, entrenador del Getafe, se dirige al banquillo. (Efe)
Bordalás, entrenador del Getafe, se dirige al banquillo. (Efe)

José Bordalás lo ha vuelto a hacer. Pasado el ecuador de la temporada, su Getafe vuelve a estar colocado en puestos de Champions League. Esta jornada, tras su triunfo ante el Betis, ha superado al Atlético en la clasificación, que ahondó en su crisis tras no pasar del empate a cero ante el Leganés, que le dominó en el primer tiempo. Lo de Bordalás no es casualidad. Lleva 27 años entrenando y su carrera ha ido en ascenso logrando éxitos en todas las categorías del fútbol español. Ascendió al Alicante de regional a Tercera y después a Segunda B. Metió en promoción al Alcoyano y casi lo sube a Segunda. Y desde Segunda casi asciende a Primera al Elche y al Alcorcón, logrando meter a los dos equipos al play off de ascenso.

Con el Alavés si logró el ansiado ascenso a Primera, pero el equipo vasco no le renovó aduciendo que era un buen técnico para Segunda. Se fue al Getafe y logró ascender a Primera y Ángel Torres, presidente del Getafe, si le dio la oportunidad en Primera y en el conjunto madrileño está demostrando ser capaz de que su equipo compita por estar entre los cuatro primeros de LaLiga por segunda temporada consecutiva. Bordalás convive con la etiqueta de entrenador defensivo que muchas veces colocamos sin haber visto a los equipos jugar. También se acusó a su Getafe en el primer año de su primera temporada en Primera de ser un equipo violento. Los datos dejan claro que el Getafe lidera la clasificación de equipo que más balones recupera en campo contrario, o sea, que de defensivo nada porque siempre sale a presionar al rival en su zona de iniciación y ser un equipo que no concede ocasiones, dato que demuestra que defiende lejos de su área.

Bordalás da instrucciones en la banda. (Efe)
Bordalás da instrucciones en la banda. (Efe)

El entrenador alicantino se está revelando como un técnico que saca rendimiento y mejora a los futbolistas que tiene a sus órdenes. El rendimiento de Jorge Molina, Jaime Mata o Ángel en ataque, la mejora del central Leandro Cabrera o del centrocampista Arambarri, son ejemplos que demuestran la progresión de los futbolistas por parte de un entrenador que se adapta a las plantillas que ponen en su mano los clubes. Ángel Torres, uno de los presidentes con más conocimientos de fútbol de LaLiga, consiguió asentar en Primera división al Getafe durante 13 temporadas. El equipo de la ciudad madrileña no había estado en Primera en el siglo XX y en el siglo XXI, de la mano de Torres se metió en la elite. Su vuelta a Segunda fue de una temporada solo porque el presidente decidió contar con Bordalás y luego cuando se abrió el debate de si contratar a otro técnico para Primera, Ángel Torres fue quien apostó fuerte por darle la primera oportunidad en la máxima categoría.

El fichaje de Clemente Villaverde

Y Bordalás le ha devuelto la confianza con creces. Además de sacar un gran rendimiento y revalorizar a los jugadores, el entrenador alicantino ha sido pionero en contar con los servicios de una empresa israelí que a través del big data es capaz de prevenir lesiones. Esa herramienta fue el Getafe el primer equipo que la utilizó gracias a Bordalás y fue una de las claves de la gran temporada que realizó la temporada pasada. Paralelamente, para esta temporada el Getafe ha fichado al exárbitro Manuel Enrique Mejuto González para potenciar sus relaciones con el estamento arbitral, algo que hizo el Real Madrid hace años fichando a Megía Davila y que es una decisión inteligente, dando buen trato a un colectivo al que en todos los campos se les recibe sin el cariño se merecen y en algún caso no se les considera como los deportistas que son, indispensables para jugar al fútbol.

A esa medida hay que sumar el fichaje sorpresa de Clemente Villaverde procedente del Atlético de Madrid. La contratación de este galáctico de los despachos y las relaciones institucionales ha sido un golpe de efecto, porque ha sorprendido mucho que el exjugador rojiblanco que ha estado vinculado al Atlético durante 42 años en dos etapas, haya decidido marcharse del equipo de su vida al Getafe. Clemente Villaverde suena para sustituir a Tebas en la presidencia de LaLiga para el siguiente mandato y mientras tanto ayudará al Getafe a volver a estabilizarse en Primera división.

La buena gestión de Ángel Torres, con decisiones como la de dar a Bordalás su primera oportunidad en Primera división, han llevado al Getafe a competir por la Champions con el Atlético de Madrid que afronta el derbi del próximo sábado fuera de los puestos de Champions, que es el objetivo obligatorio que tiene Diego Pablo Simeone para seguir siendo el entrenador mejor pagado del mundo. Quedando entre los cuatro primeros lo seguirá siendo, si no lo hace, el Atlético de Madrid tendría problemas financieros porque su espectacular crecimiento económico está fundamentado en clasificarse cada año para la Liga de Campeones.

Mientras Simeone vive su primera crisis en el Atlético, Bordalás forja su futuro haciendo competir al Getafe por los primeros puestos de LaLiga. Le acusan de ser un entrenador defensivo cuando su equipo sale a buscar al rival en campo contrario todos los partidos. Es un experto en transiciones y quien domina las transiciones tiene futuro en el fútbol actual. Y Bordalás tiene mucho futuro.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios