Lo que nadie te ha contado bien sobre el VAR y el desconcierto en el fútbol español

En el partido entre el Sevilla y el Espanyol, se demostró que los profesionales de la información no hemos realizado la pedagogía necesaria para explicar cómo funciona el VAR

Foto: Jonathan Calleri, delantero del Espanyol, cae ante la entrada de Diego Carlos. (EFE)
Jonathan Calleri, delantero del Espanyol, cae ante la entrada de Diego Carlos. (EFE)

Una nueva polémica envolvió al VAR la última jornada liguera. Fue tras una acción del Sevilla-Espanyol en la que el árbitro no había señalado ni falta y el árbitro VAR le aconsejó que fuese a revisar la jugada porque era susceptible de ser sancionada con tarjeta roja. El colegiado Cordero Vega decidió ir a revisar la jugada al monitor y tras visionar la zancadilla de Sergio Gómez a Calleri decidió pitar falta y mostrar cartulina amarilla al central del Sevilla. Corría el minuto 32 del encuentro cuando Sergio Gómez derribó fuera del área a Calleri. La falta era clara y el árbitro había fallado por no señalarla, pero el VAR solo le corrigió porque se trataba de una posible tarjeta roja, acción contemplada en el reglamento dentro del protocolo del VAR.

La decisión indignó a la afición sevillista, así como a sus jugadores y cuerpo técnico (Lopetegui fue amonestado por protestar). El enfado entre los sevillistas se agudizó cuando Embarba convirtió en gol el lanzamiento del libre directo consecuencia de esa falta. Lo curioso es que la decisión del árbitro también enfadó a los jugadores del Espanyol, que no entendieron cómo no le sacó roja a Sergio Gómez después de ver la acción en el monitor al considerar que era ocasión manifiesta de gol.

Imagen del partido entre el Sevilla y el Espanyol. (EFE)
Imagen del partido entre el Sevilla y el Espanyol. (EFE)

Y el principal problema llegó en los medios de comunicación. Escuchando dos de las emisoras que estaban retransmitiendo el partido, los comentaristas no sabían por qué había entrado el VAR en esa acción. También muchos periodistas pusieron su grito en el cielo de Twitter, despotricando contra el VAR y su protocolo. Una vez más, se demostró que los profesionales de la información no hemos realizado la pedagogía necesaria para explicar cómo funciona el VAR. Y que mayoritariamente también desconocemos ese protocolo, por eso no lo podemos trasmitir a los aficionados. (Vean aquí el protocolo del VAR).

Eso se comprueba en cualquier estadio a día de hoy. Los aficionados se quejan cuando hay una acción polémica de que el árbitro no se vaya al monitor, algo que no puede hacer a iniciativa propia. Solo puede ir a mirar el monitor si así se lo indica el árbitro que se encuentra en el VAR, y una vez que va, la última decisión la tiene el árbitro principal que dirige el partido en el césped. Todas las decisiones arbitrales, ahora con VAR y antes sin VAR, son discutidas según el equipo del que eres aficionado en la mayoría de las ocasiones. La polémica siempre fue inherente al fútbol y, con la aplicación del VAR, en lugar de reducirse las discusiones sobre las decisiones arbitrales se puede decir que han aumentado incluso.

La recomendación de acudir al monitor

Los críticos con el VAR aseguran que el protocolo es una excusa y que se utiliza sin rigor, que hay jugadas iguales en las que no se aplica el protocolo. En el caso de la jugada del Sevilla-Espanyol, hay dos precedentes desde que se utiliza el árbitro asistente de vídeo (VAR). Uno fue en la jornada novena de la temporada 18/19 en un Huesca-Espanyol. Didac Vila da una patada a Musto cuando Granero colgaba un balón al área del Huesca. El VAR avisó de la patada, que podría suponer una roja directa, y el colegiado Prieto Iglesias acudió al monitor a ver la acción y consideró que no era roja y le mostró tarjeta amarilla. El otro caso también fue hace dos temporadas, en la primera que se aplicó el VAR, en la jornada cuarta en el Levante-Athletic. Unai Núñez hizo una entrada sobre Roger que fue sancionada con falta por Jaime Latre. Desde el VAR, avisaron al árbitro de que podría ser una jugada de roja, pero este sacó amarilla tras revisar la acción en el monitor a pie de campo.

Esta temporada, el Comité Técnico de Árbitros recomendó acudir más al monitor para jugadas que pudieran suponer expulsión por tarjeta roja directa y en 24 jornadas los árbitros han acudido al monitor en 12 ocasiones. La pasada campaña solo visionaron de nuevo la jugada en nueve ocasiones en las 38 jornadas ligueras.

P. D. El arriba firmante no era partidario de la aplicación del VAR, pero una vez que se ha empezado a usar, será difícil que se deje de utilizar, por más polémicas que haya jornada a jornada. Por ello, creo que hay que intentar hacer pedagogía y aprender todos los actores del fútbol (jugadores, técnicos, dirigentes, aficionados y periodistas) en qué supuestos entra el árbitro asistente de vídeo y no actuar como forofos cuando perjudican a nuestro equipo las decisiones arbitrales, sean o no sean del VAR. Porque el error es consustancial al ser humano.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios