La posibilidad de despedir a Simeone gratis si el Atlético no se clasifica en Champions

Si no se mete en Champions, el Atlético de Madrid puede llegar a un acuerdo con el Cholo Simeone para su salida sin tener que pagarle su contrato hasta 2022

Foto: Diego Simeone gesticula durante el Atlético-Sevilla. (EFE)
Diego Simeone gesticula durante el Atlético-Sevilla. (EFE)

Diego Pablo Simeone está en el disparadero. Por primera vez desde que llegó al banquillo del Atlético a finales de 2011, se contempla entre los dirigentes del equipo rojiblanco un escenario sin el entrenador argentino al frente de su proyecto. Ese escenario se produciría si la temporada terminase con el Atlético clasificado por debajo del cuarto, porque en ese supuesto Simeone podría ser destituido sin percibir ni un euro de indemnización porque así lo dice su contrato, según varias fuentes de la zona noble del Wanda Metropolitano.

Lo normal, por presupuesto y por plantilla, es que el Atlético de Simeone acabe entre los cuatro primeros, pero se han metido en la pelea, además del Sevilla de Lopetegui, el Getafe de Bordalás, la Real Sociedad de Odegaard y el Villarreal de Cazorla. El simple hecho de que exista la posibilidad de quedarse fuera pone en peligro todo el proyecto de un Atlético que ha conseguido un crecimiento espectacular en la última década, sin dejar de fichar jugadores a pesar de construir un nuevo estadio.

Sin duda, uno de los artífices del crecimiento del Atlético ha sido el Cholo y por ello ha sido claramente recompensado, pasando a ser el entrenador mejor pagado del mundo, pero esa evolución económica no se ha visto correspondida con una evolución deportiva que claramente se quería desde el club por el perfil de futbolistas que han fichado, todos autorizados por Simeone, que son de un perfil distinto al estilo de juego que desarrolla el entrenador argentino.

El Atlético de Simeone (de Madrid)

La trayectoria del Cholo ha sido muy buena, pero esta temporada no está a la altura que había demostrado. Desde su entorno, se apunta siempre a los jugadores, se minimiza su categoría y su jerarquía para poner encima al entrenador. Cuando se gana, es por el Cholo, y cuando se pierde, es por los jugadores. Esa tendencia se ha agudizado esta campaña, cuando de repente la política de comunicación del club se ha visto superada por la política de comunicación personal del entrenador, que ha trasmitido la idea de que a Simeone le va a mal porque todos fallan menos él. Se ha loado tanto su figura que el Atlético ya no es el Atlético de Madrid y se ha convertido en el Atlético de Simeone.

Simeone y su segundo, el Mono Burgos, hablan con Estrada Fernández. (EFE)
Simeone y su segundo, el Mono Burgos, hablan con Estrada Fernández. (EFE)

Y esa importancia que tiene el Cholo de puertas para fuera no es la que tiene de puertas para dentro, porque cuando llegan las crisis, Simeone demuestra que su histrionismo no es impostado de cara a la galería, que realmente está desquiciado y que sus ademanes son incontrolables. La decisión de montar tres comidas de convivencia en el último mes ha sido del CEO, Miguel Ángel Gil Marín, que detectó que Simeone no es capaz de unir su vestuario, que se encuentra dividido en grupúsculos. Gil Marín se ha arremangado y ha tomado las riendas, porque ve que el Cholo no ejecuta ninguna decisión para mejorar la situación.

Igual que no es capaz de unir a sus jugadores, Simeone no es capaz de liderar su cuerpo técnico. El Profe Ortega está en el disparadero y el club se plantea prescindir de él la próxima temporada, al considerar sus métodos obsoletos y que por ello hay tantas lesiones musculares los tres últimos años, y el Cholo sabe que la continuidad de Ortega es complicada y no ha dado la cara por él. Igual pasa con el Mono Burgos, cuya continuidad está en el aire y Simeone elude pronunciarse cuando le preguntan, aunque sí le alabó como entrenador tras el partido ante el Villarreal, uno de los mejores del Atlético de la temporada, que dirigió el Mono Burgos por sanción de Simeone. “Hemos tenido la fortuna de que cada vez que le ha tocado estar al frente nos ha tocado ganar y es un tipo ganador. Transmite esa sensación de tranquilidad, todo lo contrario a mí, pero con esa energía ganadora”, dijo el Cholo tras el partido ante el Villarreal del Mono, su mano derecha los últimos 10 años, reconociéndole su importancia como entrenador.

La insistencia con Cavani

El comportamiento de Simeone con los fichajes tampoco ha gustado nada a los dirigentes del Atlético. Su insistencia obsesiva en Cavani, cuando la contratación del uruguayo ponía en riesgo la economía del club, no se ha entendido, sobre todo cuando había varias opciones que mejoraban la plantilla sin riesgo financiero, como la de Paco Alcácer, entre otras. Pero el Cholo se empecinó en el delantero uruguayo de PSG, como lo ha hecho con tantos futbolistas estos años, a los que han fichado y luego no les pone o no les da confianza.

Simeone tiene coartada este miércoles en Anfield porque desde el club le han dejado claro que lo que importa es estar entre los cuatro primeros en Liga y que seguir en Champions no es la prioridad. No obstante, ante el Liverpool intentará superarlo en la vuelta y los propios jugadores querrán demostrar que tienen más calidad que la que transmite su entrenador de ellos. El Atlético puede seguir en Champions porque cuenta con futbolistas de calidad para plantar cara y dejar fuera al actual campeón. Veremos si Simeone está a la altura de su leyenda para preparar el partido, ya que este curso está muy debajo de las expectativas y su rendimiento no es acorde con su supuesta capacidad y salario. Por ello, por primera vez en ocho años, se contempla un escenario sin Simeone en el Atlético de Madrid.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios