Simeone debe recuperar el relato, el entusiasmo y la confianza de los jugadores

Después de su ciclo triunfal, el Cholo necesita reinventarse para cumplir el objetivo inexcusable de que el Atlético esté entre los cuatro primeros de LaLiga.La vuelta

Foto: Simeone, durante el último entrenamiento del Atlético de Madrid (Efe)
Simeone, durante el último entrenamiento del Atlético de Madrid (Efe)

Después de su ciclo triunfal, el Cholo necesita reinventarse para cumplir el objetivo inexcusable de que el Atlético esté entre los cuatro primeros de LaLiga.

La vuelta de LaLiga ofrece un escenario inédito. Como todo lo sucedido en esta pandemia, es una situación que nunca se ha vivido. Los entrenadores deben planificar un microciclo de 11 partidos. Es un campeonato diferente al que venían disputando y sus jugadores llegan en un estado de forma que es una incógnita porque nunca estuvieron tanto tiempo parados. El número de entrenamientos es inferior a la media en una pretemporada normal y no han disputado ningún partido amistoso, cuando en esas pretemporadas se juegan una media de siete partidos de preparación. Todo esto se sabía a priori y, tras disputarse la primera jornada, se ha comprobado que iba a ser una liga distinta.

Para el entrenador que no tenía claro que necesita de toda su plantilla para afrontar once jornadas condensadas en seis semanas, esta primera jornada del regreso se lo ha dejado claro. Las rotaciones no son una opción, son una obligación. Y la prioridad es tener motivada a toda la plantilla, mandándola el mensaje desde el principio de que todos son titulares. Y eso de que todos son titulares no es una frase hecha, es un hecho real.

Las rotaciones no son una opción, son una obligación

Un ejemplo de plantilla a la que se puede sacar rendimiento es a la del Atlético de Madrid. Diego Pablo Simeone está obligado a ser cuarto. Si no lo consigue, el Cholo estaría obligado a ganar la Champions para poder disputar la siguiente edición de la máxima competición continental. Si no consigue jugar la Liga de Campeones, el Atlético corre un serio riesgo económico.

Lo normal es que el Atlético sea cuarto, pero su empate ayer en San Mamés dejó síntomas de que Simeone debe mejorar su mensaje y sus planteamientos. Porque igual que antes del parón, el rendimiento de los jugadores está por debajo de lo que se espera. Igual que cuando su rendimiento era formidable y se apuntaba a Simeone como el gran artífice de que el Atlético cumpliera todos los objetivos, ahora que el rendimiento de los futbolistas no es el esperado, algo tendrá que ver su entrenador, quien se ha visto recompensado por su extraordinario trabajo convirtiéndose en el técnico mejor pagado del mundo.

Por el runrrún que emite la caseta del Atlético, el Cholo no ha mandado a sus jugadores el mensaje adecuado para encarar este microciclo de partidos. Simeone no les ha dicho que todos son titulares. Al revés, desde que empezó a trabajar el equipo, con los entrenamientos individualizados de la fase cero, los jugadores vieron quienes eran los titulares y quienes los suplentes. Eso provoca que los que se vieron fuera de principio y sin opciones de entrar por más bien que se entrenaran (como Mario Hermoso, Vitolo. Correa, Morata o Lemar) notaran que el entrenador pasara de ellos. Giménez se vio suplente y sacó sus galones de capitán y el que fue al banquillo fue Felipe, titular indiscutible hasta el parón. Alguno de los titulares, como Thomas, ya ha decidido marcharse e igual de complicado es meterle en la dinámica como echarle la culpa de no conseguir triunfos si no rinde.

Por primera vez en ocho años, no todos los jugadores hacen caso al entrenador

El Cholo se adapta a las circunstancias y seguro que comprende que si no tiene a los jugadores con él, será difícil que logre el objetivo obligatorio que le marca el club. Conociéndole seguro que cambia su mensaje y sus planteamientos para conseguir reconducir la situación. Si no lo hace, tendrá difícil lograrlo. Ayer empezó a alabar a los suplentes después del partido (el empate a San Mamés supo a derrota) diciendo que los cambios dieron energía y competitividad al equipo y declarando que “necesitamos que todos los jugadores estén bien, será un desafío fantástico”.

Uno de los factores del éxito de Simeone ha sido dominar el relato. Hacía fuera y hacia dentro. Del partido a partido, al si se cree y se trabaja, se puede. Esta campaña no ha manejado igual el relato, hacia dentro y hacia fuera, y de ahí que a estas alturas no tenga al equipo cuarto clasificado como mínimo. El Cholo debe recuperar el relato y el entusiasmo (dicen que se le nota bajo en los entrenamientos o no igual de enchufado) para volver a hacer al Atleti campeón. Además, tiene que recuperar la confianza de los jugadores, porque por primera vez en ocho años no todos los jugadores de la plantilla hacen caso cuando les pide que en cada partido se tiren por un precipicio cada quince minutos. Con poco que cambie conseguirá el objetivo de estar entre los cuatro primeros de LaLiga. No parece complicado teniendo tantos buenos jugadores a sus órdenes. Seguro que lo logra.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios