El VAR oculta el peor Clásico de Messi

Al crack argentino no se le vio ante el Madrid y su rendimiento estuvo al nivel de su discreto inicio de temporada. Leo sigue haciendo oposición a Bartomeu con su cara larga y sus pobres números

Foto: Messi, tras una entrada de Sergio Ramos en el partido. (Efe)
Messi, tras una entrada de Sergio Ramos en el partido. (Efe)

En Can Barça volvieron al pasado con el penalti por agarrón de la camiseta de Lenglet a Ramos que el VAR invitó a señalar al colegiado Juan Martínez Munuera. El candidato Víctor Font llegó a comparar al videoarbitraje con Guruceta. Y desde Ronald Koeman hasta el último inquilino del entorno culé encontraron la excusa perfecta para justificar que el Madrid de Zidane se siente muy a gusto en sus últimas visitas al Camp Nou.

La polémica arbitral desvió la atención al partido que hizo Leo Messi. A bote pronto, el astro argentino realizó el peor Clásico que se le recuerda. Con su rendimiento, su gesto serio y su lenguaje corporal, Leo no ha dejado de hacer oposición a Josep María Bartomeu en prácticamente ningún partido que ha jugado desde que mandó el famoso burofax para irse gratis del Barça (y desde que el presidente del Barça le dijo que si quería irse tenía que pagar la cláusula y se tuvo que quedar, a regañadientes, porque no quiso pleitear con el equipo de su vida).

El hecho de que hacía año y medio que no se pitaba un penalti por un agarrón ha enfadado a todos en el Barça. Ese mosqueo por la decisión del árbitro de sancionar el agarrón de Lenglet a Ramos como penalti ha provocado que no se profundice en el análisis de cómo jugó el equipo de Koeman y de cómo fue el rendimiento de su gran estrella y capitán, Leo Messi.

Campaña electoral

Esa decisión arbitral contraria a los intereses del Barça ha entrado en la campaña electoral como nueva arma arrojadiza hacia Josep María Bartomeu y la junta directiva que preside. Los candidatos a sustituir en la poltrona al actual presidente argumentan que el club ha perdido influencia en las instituciones futbolísticas y que eso se traduce en que las decisiones arbitrales le sean desfavorables y apuntan a Bartomeu como culpable de que el Barça no sea respetado como lo era en la etapa de Joan Laporta, que pretende volver a ser presidente, en aquella etapa que fue denominada como 'villarato' por Alfredo Relaño, exdirector de As.

Jugada del penalti pitado a Lenglet por agarrón a Ramos. (Reuters)
Jugada del penalti pitado a Lenglet por agarrón a Ramos. (Reuters)

El caso es que la nueva polémica del VAR (mientras no se unifiquen criterios, algo que debe hacer con urgencia Velasco Carballo, será una herramienta injusta porque no se utiliza de la misma manera para todos los equipos) ha dejado en un segundo plano el peor Clásico de Messi. Es cierto que el 10 del Barça y Argentina lleva seis partidos contra el Real Madrid sin marcar, pero las sensaciones que dio en el último fueron peores que en los cinco anteriores que no marcó. Es cierto que en el primer tiempo tuvo varias arrancadas buenas y que tuvo una ocasión, tras un jugadón propio, de las que no suele fallar (Courtois le mostró por donde rematar y le paró su tiro). Pero es muy poco bagaje para el mejor jugador de LaLiga.

Esta semana iba a tener lugar el regreso sobre el mismo césped de la rivalidad Messi-Cristiano. Aún no se sabe si podrá jugar el delantero de la Juventus, después de sus dos positivos por COVID-19, el partido de Champions que se celebra en Turín el miércoles. Si logra llegar a tiempo Cristiano, sería el mejor elemento motivador para que a Messi se le olvide por un partido hacer oposición a Bartomeu y cambie su gesto serio y contrariado que se le ve en cada partido. Ojalá pueda jugar Cristiano, porque sería un primer paso por recuperar al mejor Messi, que los aficionados al fútbol echan tanto de menos.

Mata-dor
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios