De la gloria a la crisis general

La foto que retrata la crisis del "Més que un club"

El Barça ha pasado en una década de asombrar al mundo del fútbol a vivir una crisis deportiva e institucional que afecta al futuro del equipo

Foto: Andrés Iniesta, Leo Messi y Xavi Hernández posan con el Balón de Oro del argentino. (EFE)
Andrés Iniesta, Leo Messi y Xavi Hernández posan con el Balón de Oro del argentino. (EFE)

Una década después de la foto de Leo Messi, Andrés Iniesta y Xavi Hernández como podio del Balón de Oro de 2010, el FC Barcelona se encuentra sumido en una crisis económica y deportiva. La famosa imagen de los tres futbolistas azulgranas posando con el Balón de Oro de 2010 ha sido recordada en redes sociales en las últimas horas al cumplirse una década desde que el FC Barcelona copara el podio del prestigioso galardón que otorga la revista France Football desde 1955.

Esa foto es la imagen del éxito del Barça. Esa foto de Messi, Iniesta y Xavi juntos con el Balón de Oro que sostiene Messi simboliza el triunfo del Barça de Guardiola, del Barça de La Masía, del Barça de Messi, del Barça de Iniesta y del Barça de Xavi, Puyol, Víctor Valdés, Piqué, Cesc Fábregas, Busquets y Pedrito. Esa icónica imagen retrata una época de esplendor y dominio.

Una década después el Barça vive sus momentos más bajos del siglo XXI. Iniesta se fue a Japón y apura su carrera con honradez. Xavi se fue a Qatar tras retirarse ya ejerce de entrenador preparando su vuelta al Camp Nou de técnico. Y Messi apura los que pueden ser sus últimos meses y partidos de azulgrana, toda vez que no parece que ningún candidato a la presidencia le vaya a convencer al rosarino para que desista del deseo de marcharse que expresó por burofax a finales de agosto.

Ronald Koeman exige más a sus jugadores. (EFE)
Ronald Koeman exige más a sus jugadores. (EFE)

Una década después de ser el mejor equipo del mundo y lograr ganar seis títulos en un año natural, algo que ningún club ha conseguido, el Barça se encuentra sumido en una crisis institucional y deportiva con unas elecciones a mitad de temporada que no ayudan a reconstruir el club y volver a establecer un plan con el que volver por sus fueros. La gestión de Josep María Bartomeu en los últimos años ha sido una huida hacia adelante, fichando sin orden ni concierto ni estrategia, que ha provocado, junto a la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, que las arcas están esquilmadas.

El Barça de Koeman pulula por la Liga, sin centrales ni líderes. La crisis no se ha acentuado gracias a que en la Champions logró su clasificación gracias a que los rivales eran de menor entidad que los equipos de la Liga Santander. Ver al equipo azulgrana a menos puntos del descenso que del líder puede ser algo coyuntural, pero resulta un síntoma del caos que vive la institución.

El equipo no escapa de los embrollos directivos

Los escarceos políticos con el independentismo de los últimos años, a los que probablemente se vio obligado Bartomeu y su junta por las fuertes presiones que sufrieron y que finalmente han forzado su salida, han provocado que muchos seguidores del resto de España se hayan sentido huérfanos de su equipo del alma. Los candidatos que van apareciendo, desde Joan Laporta a Víctor Font, parece que seguirán hipotecados por el independentismo que provoca que el Barça haya pasado de ser “més que un club” a ser un club utilizado políticamente.

El presidente que llegue deberá rediseñar la política deportiva y decidir si vuelve a apostar por La Masía para tener a tres futbolistas creados en la cantera en el podio del Balón de Oro como sucedió en 2010, que lo ganó Messi, pero lo merecieron igual o más Iniesta y Xavi. El Barça seguirá siendo la institución deportiva más importante de Cataluña y lo seguirá siendo de España y del mundo junto al Real Madrid. Pero para ello debe sortear este crisis económica y deportiva que le afecta ahora. Con Messi o sin Messi. Con Iniesta o sin Iniesta. Y sin Xavi o con Xavi.

Mata-dor