El tuit a lo Donald Trump de Tebas, la Superliga y la estructura piramidal del fútbol
  1. Deportes
  2. Mata-dor
Javier Gómez Matallanas

Mata-dor

El tuit a lo Donald Trump de Tebas, la Superliga y la estructura piramidal del fútbol

El presidente atacó a través de la red social Twitter, al más puro estilo del expresidente de Estados Unidos, a Luis Rubiales, presidente de la RFEF y vicepresidente de UEFA

placeholder Foto: Javier Tebas, presidente de LaLiga (Reuters)
Javier Tebas, presidente de LaLiga (Reuters)

Luis Rubiales concedió el jueves por la noche una entrevista a Manu Carreño en El Larguero de la Cadena Ser. De los numerosos asuntos de los que habló el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, el titular que tuvo más recorrido fue el que se refería a la necesidad de que las ligas redujeran el número de equipos o el formato de competición para que la UEFA pudiera acometer la reforma de sus competiciones que va a realizar. De la extensa conversación quedó claro que Rubiales trabaja con la UEFA, organismo del que es vicepresidente, y es hombre de confianza de su presidente Alekander Ceferin y conoce perfectamente el proyecto de la SuperChampions que tiene todos los visos de desactivar la Superliga, la nueva competición que fomentan varios clubes, encabezados por el Real Madrid, que rompería el sistema actual de competiciones nacionales y europeas.

Rubiales reveló en El Larguero que es miembro del comité de Direccion montado por Ceferin para modificar la Champions y que el Madrid está en esas reuniones junto a otros cuatro equioos de la ECA. Tras escuchar la entrevista quedó muy claro para cualquier persona que Rubiales está en contra de la Superliga. Por ello provocó cierta sopresa, por el fondo no por la formas, que son marca de la casa, el tuit que dos dias después de la entrevista publicó Javier Tebas en su cuenta de Twitter. Parece que el presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional es el único que no se ha percatado de que Rubiales no quiere la Superliga.

O quizás si lo ha hecho y lo sabe perfectamente, pero su intención sea precisamente intentar hacer creer que el presidente de la Federación trabaja en la sombra a favor de la Superliga (de lo mismo acusa a Infantino, presidente de la FIFA), aunque Rubiales sea vicepresidente de UEFA y sea uno de los encargados de crear la nueva Champions junto al presidente Ceferin. ¿Qué intención tendría Tebas en hacer creer a la opinión pública lo que no es? Pues no se conocen bien sus pretensiones, pero lo que sí es seguro es que falta a la verdad y, bien triunfe el proyecto de la Superliga de Florentino Pérez, bien se imponga la SuperChampions de Ceferin que defiende Rubiales, las ligas nacionales tendrán que reducir su número de equipos y/o cambiar su formato si quieren pervivir, porque sino no entrará el calendario.

El tuit de Tebas se recibió en la Federación como la gente con sentido común recibía en el mundo los tuits de Donald Trump, que gobernaba Estados Unidos a través de sus ocurrencias en Twitter. Dio la impresión de que Tebas pretendía con su tuit que Rubiales entrara al trapo. Y el presidente de la RFEF no contestó. Si lo hizo alguna fuente autorizada de la Federación pidiendo seriedad al presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional. No parece la mejor manera la de gobernar el fútbol profesional a través de Twitter. Ni las mejores formas. Pero Tebas es así.

El presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional es totalmente contrario a la Superliga porque esta competición sería un serio peligro para las ligas domésticas como la española. Por eso ahora a Tebas no le queda otra que plegarse a la estructura piramidal del fútbol y tiene que confiar en que la UEFA, con Rubiales de hombre fuerte, modifique y mejore la Champions y cree la SuperChampions. Esa es la única realidad, que en este asunto Tebas y Rubiales están de acuerdo: ambos están en contra de la Superliga y a favor de la SuperChampions. Pero, por lo que parece, a Tebas le incomoda estar de acuerdo con Rubiales. De ahí que le atacara directamente a través de ese tuit del sábado por la tarde en el que escribió lo siguiente: “Pues va a ser que no. Ni disminución de clubes, ni disminución de formato. Rubiales se suma a la barra del bar clandestino a las 5 de la mañana y sale desinformado con las ocurrencias que manejan. Eso, o le pasa como a Infantino, que le gusta el proyecto de la Superliga pero se esconde”.

Definitivamente, releyéndolo, no parecen las mejores maneras, ni el mejor fondo, ni las mejores formas las del presidente de la Liga Nacional de Fútbol Profesional. Javier Tebas tiene todo el derecho de manifestarse libremente en su Twitter, pero utilizar sus tuits, al estilo de cómo lo hacía Donald Trump, para atacar a la oposición, a los adversarios o a los dirigentes de otras instituciones no es la mejor forma de desempeñar su función. Lo suyo es buscar el diálogo, el consenso y puntos de encuentro, pero para eso hay que tener voluntad de alcanzar acuerdos. Y para que no triunfe la Superliga, Tebas necesita respetar la estructura piramidal del fútbol. Y en ella está la Real Federación Española de Fútbol y la UEFA, instituciones de las que Luis Rubiales es presidente y vicepresidente, respectivamente. Y la RFEF y la UEFA de Rubiales son tan contrarias, o más, que Tebas a la Superliga.

Javier Tebas Luis Rubiales Fútbol