Por qué la Selección de Luis Enrique enamora a unos y decepciona a otros
  1. Deportes
  2. Mata-dor
Javier Gómez Matallanas

Mata-dor

Por

Por qué la Selección de Luis Enrique enamora a unos y decepciona a otros

El técnico asturiano ha dado motivos para creer en el trabajo llevado a cabo durante su etapa al frente de España. Sin embargo, el equipo también ha dejado unas cuantas dudas

placeholder Foto: Luis Enrique, durante las semifinales de la Eurocopa. (Reuters)
Luis Enrique, durante las semifinales de la Eurocopa. (Reuters)

La actuación de la Selección española en la Eurocopa 2021 ha devuelto la ilusión a la afición en el equipo de todos. La mayoría de los aficionados ven el vaso medio lleno de cara al Mundial de Qatar que se celebrará del 21 de noviembre al 18 de diciembre de 2022. No obstante, todavía hay críticos con la Selección que exponen sus argumentos para no confiar en el equipo como los más optimistas, a pesar de haberse metido de nuevo entre las cuatro mejores de Europa. Vamos a exponer los puntos a favor de los que creen que Luis Enrique ha formado un equipo de futuro y los puntos en contra de los que se consideran realistas y creen que alcanzar las semifinales ha sido un espejismo.

¿Por qué soñar con la Selección? Los defensores de este equipo argumentan en los siguientes aspectos su optimismo:

Juventud. Luis Enrique ha montado una selección joven y competitiva. La media de edad permite pensar que la experiencia de este campeonato les va a servir para competir mejor en la fase final del mundial de Qatar.

placeholder GRAF5282. LONDRES (REINO UNIDO), 06 07 2021.- El entrenador de la selección española de fútbol, Luis Enrique (d), al término del partido de semifinales de la Eurocopa 2020 entre España e Italia disputado este martes en el estadio de Wembley, en Londres. EFE Kiko Huesca
GRAF5282. LONDRES (REINO UNIDO), 06 07 2021.- El entrenador de la selección española de fútbol, Luis Enrique (d), al término del partido de semifinales de la Eurocopa 2020 entre España e Italia disputado este martes en el estadio de Wembley, en Londres. EFE Kiko Huesca

placeholder Pedri ha realizado un gran torneo. (Reuters)
Pedri ha realizado un gran torneo. (Reuters)

Estilo. El modelo de juego de Luis Enrique es reconocible. Todo el mundo sabe cómo y a qué juega España. Sale a mandar en los partidos, a ser la dueña del balón y, como se demostró ante Italia, cuando le quieren disputar la posesión no lo consiguen. La manera de presionar arriba es su seña de identidad.

Unión. Todos los que han estado en la burbuja de la concentración de España aseguran que no han vivido un ambiente igual en toda su carrera. Lo de que no hay titulares ni suplentes parecía una frase para la galería, pero realmente los futbolistas se sentían útiles también apoyando desde el banquillo, con Thiago, que no ha sido ni un partido titular, como ejemplo.

Líder. Luis Enrique ha montado un bloque a su imagen y semejanza y todos están con él. El líder de este equipo es el entrenador y nadie discute su idea de juego ni sus métodos. La manera de jugar es esa y nadie la discute. No es negociable el estilo. Están los movimientos mecanizados y automatizados, como se ve hasta en los calentamientos. Y sus planes de partido han sido buenos en todos los partidos, especialmente ante Italia cuando sorprendió a Mancini con Dani Olmo de falso nueve.

placeholder Dani Olmo despistó por completo a la zaga italiana. (Reuters)
Dani Olmo despistó por completo a la zaga italiana. (Reuters)

Los que se llaman realistas, por no decirlos pesimistas, no han salido tan satisfechos y lo argumentan así:

Solo una victoria. España ha llegado a las semifinales ganando solo un partido en los 90 minutos, el 5-0 a Eslovaquia. El resto de partidos los ha empatado en el tiempo reglamentario, ganando a Croacia en la prórroga, a Suiza en los penaltis y cayendo ante Italia tras empatar también a uno y no salir vencedor en la tanda. Le falta pegada arriba para traducir que gana en posesión en el marcador.

Debilidad defensiva. El equipo tiene un déficit en el centro de la defensa. Los dos centrales juntos no han funcionado y Laporte, que ha rendido, no ha encontrado pareja. El talento de Pau y Eric para sacar el balón no es directamente proporcional a su contundencia defensiva. Algunos, pese a llegar a semifinales, echaron de menos a Nacho y Mario Hermoso. A España le llegan y le crean ocasiones con una facilidad pasmosa. No es contundente en área propia.

placeholder Pau Torres y Aymeric Laporte, esta Eurocopa. (EFE)
Pau Torres y Aymeric Laporte, esta Eurocopa. (EFE)

Debate en la portería. Unai Simón fue el héroe en la tanda de penaltis ante Suiza parando dos y ante Croacia también hizo tres paradas decisivas. Pero ante Italia volvió a mostrar dudas por lo que para algunos el debate de la portería no está cerrado y Luis Enrique lo volverá a reabrir en septiembre.

Falta de cintura. Luis Enrique ha demostrado ser un entrenador dogmático en el sistema. Automatiza el talento y hay casos en los que el jugador rinde menos que en su club en su sistema, como son los casos de Gerard Moreno y Marcos Llorente, que juegan fuera de su sitio. El cambio de Rodri en el minuto 119 para tirar un penalti ante Suiza y retrasar la salida de Adama y Marcos Llorente cuando empató Morata ante Italia fueron dos malas decisiones del seleccionador, que fue a por la prórroga en lugar de ir a por la victoria, a juicio de los críticos.

Eurocopa Luis Enrique Selección Española de Fútbol