Un año para el polémico Mundial del "país inventado" que espera hacer historia
  1. Deportes
  2. Mata-dor
Javier Gómez Matallanas

Mata-dor

Por

Un año para el polémico Mundial del "país inventado" que espera hacer historia

Qatar, ese país inventado del que hablaba Luis Aragonés, acogerá dentro de un año el primer Mundial de la historia que se celebrará cuando en Europa todavía es otoño

Foto: Un año para el polémico Mundial de Qatar. (EFE/EPA/Noushad Thekkayil)
Un año para el polémico Mundial de Qatar. (EFE/EPA/Noushad Thekkayil)

"¡Este país se lo han inventado!", exclamó Luis Aragonés cuando iba recorriendo la distancia desde el aeropuerto de Doha al hotel en el que se alojó en noviembre de 2011 cuando viajó a Qatar para participar en una conferencia junto a Marcelo Lippi. El entrenador español observaba desde el coche todo lo que estaban construyendo sobre el desierto y expresó su asombro con esa frase, que repitió en aquel momento y que, al regresar a Madrid, repetía al explicar cómo era Qatar: "¡Este país se lo han inventado!".

Ese país inventado del que hablaba Luis Aragonés acogerá dentro de un año el primer Mundial que se celebrará cuando en Europa es otoño. Nunca antes se había jugado en noviembre y diciembre una Copa del Mundo. Pero esa no será la única peculiaridad del Mundial 2022. Al celebrarse todos los partidos en el radio de Doha, los aficionados podrán ver tres partidos al día al poderse desplazar de un estadio a otro en poco tiempo. Ocho estadios acogerán todos los partidos y, a un año de la celebración, ya están todos acabados (el que acoge la final se inaugurará a principios de 2022).

La concesión del Mundial a Qatar estuvo envuelta de polémica desde que se hizo oficial en diciembre de 2010. En 2013, estalló el Qatargate, publicado por 'France Football', y aquella investigación periodística hizo saltar por los aires a Michel Platini como presidente de la UEFA por la forma en que se concedió el Mundial.

Foto: Diversos trabajadores inmigrantes durante la construcción de los estadios para el Mundial en 2019. (Reuters/Kai Pfaffenbach)

Varias selecciones europeas como Alemania, Noruega o Bélgica han manifestado públicamente su preocupación por la situación de miles de trabajadores migrantes en Qatar, según un informe Amnistía Internacional, cuya sección española ha pedido a la Real Federación Española de Fútbol que tenga un gesto público en defensa de los derechos laborales de los miles de personas que trabajan alrededor de la Copa del Mundo de Qatar.

Una investigación del diario británico 'The Guardian' aseguró que 6.500 personas habían perdido la vida durante la última década en la construcción de las instalaciones del próximo mundial. La FIFA, en la información que ha facilitado con motivo de que dentro de un año se jugará el partido inaugural del Mundial 2022 en Qatar, asegura que "en consonancia con su propia Política de Derechos Humanos y de conformidad con los Principios rectores de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos, la FIFA es consciente de su responsabilidad a la hora de garantizar el respeto de los derechos humanos en todas las actividades relacionadas con sus operaciones. La Copa Mundial de la FIFA ha contribuido enormemente a mejorar la situación de los obreros en Qatar, especialmente gracias a los elevados estándares que ha aplicado el Comité Supremo de Organización y Legado a través de su programa destinado a mejorar las condiciones laborales de los trabajadores".

Según un informe de Naciones Unidas, se han producido "cambios impresionantes y reformas radicales" en el país anfitrión. Según la FIFA, "estas medidas también han impulsado mejoras para aquellos trabajadores que no participan directamente en la organización del Mundial. Desde que, en 2010, la Copa Mundial de la FIFA 2022 se adjudicó a Qatar, las autoridades nacionales y la Organización Internacional del Trabajo han colaborado intensamente para lograr cambios legislativos de más calado en materia de derechos laborales en el país. El año pasado se anunciaron la adopción del primer salario mínimo permanente de la región y la abolición de los certificados de no objeción. Estas modificaciones, junto con la eliminación de los permisos de salida, marcan el final del sistema de la 'kafala' y han recibido la aclamación unánime de organizaciones internacionales, como la Confederación Sindical Internacional, la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera, la Organización Internacional del Trabajo y el Centro para el Deporte y los Derechos Humanos".

placeholder FOTO: Reuters/Ibraheem Al Omari.
FOTO: Reuters/Ibraheem Al Omari.

La idea de la FIFA cuando concede un Mundial es extender el fútbol y sus valores por el mundo. Y aspira a llevar el fútbol por todo el planeta. Ya lo hizo al conceder el Mundial a Sudáfrica y lo mismo pretende con Qatar, que celebrará el primer mundial del Mundo Árabe. La lupa estará sobre Qatar. Pero el objetivo de la FIFA, desde su enorme influencia global por la fuerza del fútbol, es proteger los valores positivos del fútbol y lo hace con estas cuatro líneas maestras: luchar contra el racismo y contra todas las formas de discriminación, integrar la protección de los niños, promover la deportividad y el respeto mutuo y proteger los derechos humanos.

El Mundial de Qatar se celebra entre el 21 de noviembre y el 18 de diciembre de 2022. Queda justo un año. Las altas temperaturas en Qatar en los meses de verano provocaron que se cambiará de fecha y se jugará en otoño. Según el informe de la FIFA, la celebración será "en pleno invierno qatarí, con temperaturas medias que oscilan entre 15°C y 24°C. Por consiguiente, los aficionados procedentes, por ejemplo, de Europa y Norteamérica, disfrutarán de un clima templado muy agradable. El tiempo será perfecto para que los visitantes puedan comer y beber al aire libre, y practicar deportes acuáticos y actividades en las playas y en los parques de todo el país". Eso asegura FIFA en su informe de situación a un año del arranque del Mundial. No obstante, si salen más día calurosos, todos los estadios cuentan con un sistema de aire acondicionado que hace que se juegue a 22 grados.

Las líneas maestras de la FIFA son luchar contra el racismo, proteger a los niños, promover la deportividad y proteger los derechos humanos

La humanidad está saliendo de la pandemia mundial del coronavirus y se espera que dentro de doce meses se haya recuperado la normalidad y los aficionados puedan viajar a seguir a sus selecciones en Doha. Será una experiencia única para los aficionados, que pueden asistir en el mismo día a tres partidos distintos del Mundial en la fase de grupos. Habrá más de 130.000 plazas hoteleras y se podrán consumir bebidas alcohólicas "en los bares de hotel y en restaurantes con licencia para su venta de todo el país".

Con España ya clasificada de la mano de Luis Enrique, queda saber qué selecciones europeas conseguirán su pasaporte por la repesca que se juega en marzo. Italia, Portugal, Gales y Polonia, estas dos últimas por Bale y Lewandowsky, apurarán sus opciones junto a Rusia, Suecia y el resto para perderse el que para muchos puede ser el mejor Mundial de la historia del fútbol. Aunque se juegue en un país que, según el sabio del fútbol español, don Luis Aragonés Suárez, "se lo han inventado".

Real Federación Española de Fútbol Doha Derechos humanos Luis Aragonés