Es noticia
Las claves de la primera crisis de Simeone en su década prodigiosa al frente del Atlético
  1. Deportes
  2. Mata-dor
Javier Gómez Matallanas

Mata-dor

Por

Las claves de la primera crisis de Simeone en su década prodigiosa al frente del Atlético

La efeméride de sus 10 años al frente del Atlético de Madrid llega en mitad de la primera crisis de resultados del Cholo Simeone desde que llegó al banquillo colchonero

Foto: Simeone, entrenador del Atlético. (Reuters/Marcelo del Pozo)
Simeone, entrenador del Atlético. (Reuters/Marcelo del Pozo)

Diego Pablo Simeone González cumple en los próximos días una década al frente del Atlético de Madrid. En estos diez años, la progresión del equipo a nivel deportivo, económico y social ha sido brutal. La mudanza del estadio Vicente Calderón al Nuevo Metropolitano se ha hecho en mitad del cumplimiento de los objetivos deportivos marcados, con la entidad jugando siempre la Champions -llegando incluso a dos finales- y ganando dos Ligas, una Copa del Rey, dos Europa League, dos Supercopas de Europa y una Supercopa de España.

La efeméride de sus 10 años al frente del Atlético llega en mitad de la primera crisis de resultados de Simeone desde que llegó al banquillo colchonero. El Cholo nunca había perdido tres partidos seguidos en la Liga, suceso que acaba de pasar tras caer ante Mallorca, Madrid y Sevilla. Esas derrotas, unidas a la sensación cada vez más generalizada entre los especialistas de que no es capaz de sacar rendimiento a una gran plantilla, han provocado que se cuestione a Simeone por primera vez por un sector de la afición del Atlético.

Foto: FOTO: EFE/Jose Manuel Vidal.

En el debate, los defensores a ultranza del Cholo argumentan que no se le puede criticar porque lo que ha hecho por el Atlético anula cualquier atisbo de queja. Otros argumentan que como el nivel de exigencia ha subido de su mano, sí se le puede y hasta se le debe criticar porque debe sacar mayor rendimiento al equipo, ya que cuenta con mimbres para ello.

En el club no hay debate alguno. Miguel Ángel Gil considera a Simeone el entrenador más barato que ha tenido jamás pese a que le paga 23 millones de euros por temporada (cantidad que hizo pública en 'Radio Marca' hace unas semanas José Luis Pasques, exasesor de los prensa del Cholo los últimos 15 años). Dice Gil Marín a todo el que le insinúa que el ciclo de Simeone ha acabado, que no piensa ponerle fin y que lo estirará mucho más porque la paz social que ha conseguido con Diego Pablo en el banquillo se acabará cuando se vaya y no quiere arriesgar a que la afición vuelva a señalar a la propiedad. Por tanto, Simeone entrenará al Atleti hasta que él quiera.

Ahora que llegó la primera crisis de resultados de Simeone en 10 años, Miguel Ángel Gil seguirá haciendo todo lo necesario por el bien del Atleti

Miguel Ángel Gil sabe que el entrenador argentino no atraviesa su mejor momento. Que lo conveniente sería que apretase más y metiera más intensidad y más horas de trabajo para preparar los entrenamientos (este domingo, después de encadenar tres derrotas seguidas en Liga por primera vez, Simeone volvió a llegar tarde con todo el entrenamiento montado por el Profe Ortega y todos los futbolistas preparados, algo habitual en toda esta década prodigiosa como entrenador del Atlético). Pero al CEO del Atlético esto no le preocupa. En la última minicrisis del equipo en la temporada 19-20, semanas antes del confinamiento, cuando el Atleti se cayó de los cuatro primeros, el propio Gil Marín cogió las riendas y montó varias convivencias para hacer grupo y el equipo se metió en Champions. Gil Marin estaba convencido de que podía estirar el ciclo y tuvo razón, porque el Atleti ganó la última Liga.

Y, ahora que ha llegado la primera crisis de resultados de Simeone en 10 años, Miguel Ángel Gil seguirá haciendo todo lo necesario por el bien del Atleti. Eso sí, siempre dará la razón a Simeone antes que a los jugadores. Incluso ahora que en el vestuario se empiezan a filtrar las primeras quejas (siempre las hubo, pero de puertas hacia adentro) por la falta de preparación de los partidos y la manera histriónica, marca de la casa, de dirigir del entrenador. También le reprochan sus planteamientos y la falta de participación en las sesiones (todo el peso lo lleva el Porfe Ortega y los otros ayudantes pintan poco), así como que no les dota de herramientas para desarrollar la fase ofensiva. Simeone declaró tras la derrota en Sevilla que "es el momento de trabajar". Pues adelante, don Diego Pablo Simeone González. ¡Al tajo! ¡Y a por otra década prodigiosa al frente del Atleti!

Diego Simeone José Luis Pasqués