Ducati pidió a Lorenzo que dejara pasar a Dovizioso, pero no que se dejase ganar

La lucha por el título de MotoGP se mantiene abierta hasta la última carrera de la temporada, Valencia, tras una excelente carrera del italiano, que se ha visto envuelta en una absurda polémica

Foto: Jorge Lorenzo, delante de Márquez y Dovizioso. (EFE/EPA)
Jorge Lorenzo, delante de Márquez y Dovizioso. (EFE/EPA)

Desgraciadamente, este periodista que les escribe no es el mejor ejemplo para ilustrar cómo evitar esta polémica, porque este domingo la he alimentado de forma un poco irracional y precipitada a través de las redes sociales: lo que tendría que haber sido una opinión periodística sin más se ha ido de las manos... En vez de celebrar que, una vez más, el Mundial de MotoGP se va a resolver en la última carrera de la temporada, parece que lo más interesante en Malasia era especular sobre las posibles órdenes de equipo dentro de Ducati, sobre si Jorge Lorenzo se ha dejado adelantar por Andrea Dovizioso. Y sí, finalmente hubo órdenes, pero nunca se le dijo explícitamente a Lorenzo que se dejara ganar. Lamentablemente, este periodista no ha tenido confirmación de estos detalles hasta bastante después, cuando la polémica, desgraciadamente, ya estaba servida.

Ducati ha trabajado muy bien durante el fin de semana y ha completado su mejor resultado desde el doblete protagonizado por Iannone y Dovizioso el año pasado en Austria. Como escudería, el equipo quería conseguir el mejor resultado posible y que Dovizioso siguiera optando al título. Lo importante para la marca italiana es que se han conseguido ambos objetivos.

En un reunión previa, Gigi Dall’Igna, de máximo responsable de Ducati Corse, llegó a un acuerdo con Lorenzo para que en el caso de que ambos se encontraran en posiciones próximas entre sí, Lorenzo permitiera pasar a Dovizioso. Y el aviso llegaría a través de una comunicación vía 'dashboard', el cuadro de instrumentos de la moto.

Las órdenes de equipo han de ser muy sutiles. Aquel 'Alex box', de hace casi treinta años, que le marcaron a Alex Crivillé en la pizarra de Derbi, y que le costó su despido de la marca vallesana, ha pasado a la historia. El problema de Ducati es que al ser la única marca que disfruta de un sistema de comunicación desde el 'pit lane' al 'dashboard', que está homologado y es público (en el futuro todos los fabricantes lo tendrán), la comunicación ha quedado al descubierto.

No cabe duda que el mensaje “suggest mapping 8” (sugerimos mapa 8) podía invitar a realizar todo tipo de especulaciones, pero mirando la tabla de tiempos resultaba completamente lícito pensar en la evidente progresión de Dovizioso, que tras las cuatro primeras vueltas llegó a estar a segundo y medio de Lorenzo, y poco a poco consiguió rebajar la diferencia. Después la distancia se recortó y el piloto italiano se acercó. Lorenzo tuvo dificultades en la curva 15, durante las vueltas 14ª, 15ª y 16ª, hasta el punto de estar cerca de caerse cuando ya tenía encima a Dovizioso, lo que propició que éste se pusiera primero. Con lo que no fue necesario que se dejara pasar.

Ducati celebra el doblete en Sepang. (@lorenzo99)
Ducati celebra el doblete en Sepang. (@lorenzo99)

La parte final de la carrera de MotoGP se ha centrado en especular sobre esta cuestión, y se ha obviado lo más evidente: la grandísima carrera realizada por Dovizioso y Lorenzo, y por el equipo Ducati en su conjunto, que ha firmado un doblete histórico que permite al piloto italiano llegar con opciones, aunque remotas, hasta Cheste, porque se ha colocado a 21 puntos de Marc Márquez, que este domingo ha sido conservador, tal como anunció la semana pasada en Phillip Island. Márquez ha sabido sostenerse y renunciar a su carácter: “Me siento aliviado por haber salvado un domingo que se planteaba tan difícil”.

Dall’Igna es claro

La alegría en el 'box' de Ducati ha sido máxima, por todos los motivos. Y las felicitaciones y el evidente agradecimiento de Gigi Dall’Igna a Lorenzo, un “grazie” que se ha podido leer de sus labios con absoluta claridad, responde a muchos motivos: a su lealtad como piloto, a su excelente trabajo, al haber mantenido vivas las opciones de Dovizioso en el campeonato, porque un error por su parte podía haber puesto fin a todo en Sepang. Y mientras haya vida, hay esperanza.

Pero su respuesta, un tanto críptica, ha alimentado más las especulaciones: “Hemos hecho lo que era adecuado para defender los intereses de la compañía”, ha dicho Dall’Igna. Quizás no contaban con que un adelantamiento separara a Lorenzo de su primera victoria. Pero lo que es indudable, es que no le ha regalado el triunfo a Dovizioso: “He intentado seguir a Dovizioso y luego atacar, pero tampoco quería cometer una locura. Él, delante, puede que tuviera un poco más de neumático. He visto que la situación era complicada. He intentado seguirle pero no quería cometer errores. He intentado ganar hasta el final, pero no quería cometer una estupidez”, ha dicho Lorenzo.

La coincidencia del mensaje con el adelantamiento desató la especulación. Hay que reconocerlo, y por tanto lo hago. Reconozco mi error al creer que no había órdenes de equipo, simplemente porque considero a Lorenzo y Dovizioso suficientemente inteligentes para entender qué hacer en cada situación. Quizás es que Ducati no conoce bien cuál es el carácter de Lorenzo. Pero me reafirmo en lo dicho sobre el adelantamiento, que no se ha producido por una orden. Eso no quiere decir que, pasadas unas vueltas, Lorenzo, que es un piloto fiel y un gran profesional, no hubiera cumplido su acuerdo. Si hubieran aguantado una vuelta más para lanzarlo, quizás la polémica no habría existido.

Lo que me ha resultado sorprendente es la atención que se ha prestado a las especulaciones sobre las órdenes de equipo y lo poco que se ha ensalzado la carrera de Dovizioso. Hablar con tanta ligereza sobre si un piloto gana o le dejan ganar me parece ofensivo para Dovizioso y para Lorenzo, que saben lo que cuesta ganar una carrera. Y aún teniendo certezas, como el cronometraje en vivo, que desmenuza vuelta a vuelta y tramo a tramo el ritmo de los pilotos, o las propias declaraciones de los protagonistas, que no han hablado de órdenes ni de mensajes, se ha seguido especulando.

“No soy un piloto político al que le guste ganar con ayuda de otros. No he hablado con Ducati de esto. No se lo he pedido a nadie. Yo soy deportivo, como este deporte, y hay que ganar sobre el terreno”, ha dicho Dovizioso. Y, efectivamente, aunque el ruido de la polémica nos haya distraído, Dovizioso ha ganado sobre el terreno de juego. Y sobre eso, todos deberíamos estar hablando.

Historias del paddock
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios