Mourinho a Florentino: "Presidente, hay tres manzanas podridas en el vestuario"
  1. Deportes
  2. No hay Estrellas
José Manuel García

No hay Estrellas

Por

Mourinho a Florentino: "Presidente, hay tres manzanas podridas en el vestuario"

El entrenador portugués, que mantiene una estrecha relación con el presidente madridista, le dijo que es "muy difícil" trabajar así. Se refería a Iker Casillas, Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo

Foto: Mourinho dejó el Real Madrid en junio de 2013, pero mantiene una buena relación con Florentino Pérez (Efe)
Mourinho dejó el Real Madrid en junio de 2013, pero mantiene una buena relación con Florentino Pérez (Efe)

Acababa el Real Madrid de lograr una sufridísima victoria frente al Olympiacos y alzarse con la Euroliga de baloncesto. Florentino Pérez perdió su habitual hieratismo y se fundió en abrazos con los héroes de la noche. En medio de la euforia, el dirigente limpiaba el vaho pegado al cristal de sus gafas cuando sonó su teléfono. No suele levantar el teléfono Florentino y mucho menos en ocasiones como estas, pero el nombre y la voz del que lo llamaba le arrancaron una sonrisa. Era José Mourinho.

El portugués, pese a que en junio de 2013 abandonó la disciplina madridista, sigue manteniendo un contacto regular con el presidente. Es bien reconocido el afecto personal y reconocimiento profesional que Florentino Pérez siente por Mourinho, como es un secreto a voces que el máximo dirigente no duda en prestar el oído a las opiniones del entrenador portugués. En su círculo privado, Florentino Pérezreconoce que José Mourinho es "el mejor entrenador" que hatenido, como también está convencido de que, tarde o temprano, ambos volverán a caminar juntos: un día, Mou volverá al Real Madrid.

Por eso, Florentino Pérez se alegró de recibir aquella llamada. Tras la felicitación de rigor, los parabienes lógicos por la hazaña de la sección de baloncesto madridista, el dirigente, quizás llevado por la euforia, sin duda pensando en el mal momento del equipo de fútbol, segundón durante toda la temporada, viéndole dolorosamente la matrícula al Barça, le recordó al actual entrenador del Chelsea cuáles eran sus deseos. El portugués, que todavía saboreaba su reciente título de campeón de la Premier League, le dijo: “Presi, sabe que el vestuario del Real Madrid tiene tres manzanas podridas, y todavía siguen esas manzanas, y así es muy difícil trabajar".

Florentino emplazó al entrenador a seguir la conversación en otro escenario. Mourinho, involuntariamente, le puso varias gotas de vinagre al momento de gloria del presidente.

Esas tres manzanas podridas a las que aludió Mou tienen nombre y apellidos: Iker Casillas, Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo. El entrenador los señaló meses antes de dejar el cargo como máximo responsable deportivo del Real Madrid. A su juicio, ellos son los principales causantes de su marcha. El trío de vacas sagradases señalado por Mourinho como culpable de convertir el vestuario en una bomba relojería. El entrenador, tras observar el despido de Carlo Ancelotti, comentó: "Esta gente (por Casillas, Sergio Ramos y CR7) puede con todo: si el entrenador es duro se lo cargarán por duro; si es blando, lo liquidarán por blando".

Con Iker Casillas, el club ha tomado buena nota y le ha mostrado la puerta de salida. El Real Madrid pretende que la misma sea con la honra que se merece alguien que lo ha ganado todo y ha brindado muchas noches gloriosas. Pero el fútbol es presente y el pasado más reciente no favorece al capitán. Casillasno lo pondrá fácil, asegura encontrarse con fuerza y presentará batalla. Ya sabe el escenario que le espera. Jugará muy poco o nada. David de Gea, portero del Manchester United y máximo rival de Casillas en la selección, no quiere aterrizar en el Real Madrid y encontrar trampas vietnamitas en el vestuario. Por eso se demora tanto su llegada. Todavía no se arregló el asunto Casillas.

Florentino Pérez ha tenido varios encontronazos dialécticos con Sergio Ramos. El zaguero sevillano no se muerde la lengua cuando le ponen un remolino de micrófonos. Dice lo que piensa y siente, y lo que piensa y siente, sobre todo en los últimos meses, va siempre en dirección contraria al punto de vista de la máxima autoridad. A Florentino no le gustan los modos y los manejos del representante de Sergio Ramos, su hermano René. El presidente asegura que el hermano de Sergio ejerce una mala influencia sobre el futbolista y no tiene mano izquierda para negociar. Acusa a René de filtrar “a sus amigos periodistas” todas las noticias. No quiere saber nada del representante. Y Ramos, con contrato hasta 2017, no quiere terminar en la misma desembocadura (puerta chica) que los últimos capitanes del Real Madrid. Por eso ha dicho a sus amigos que desea ser traspasado. Incluso voces muy cercanas al camero aseguran que quiere que el traspaso se produzca este mismo verano.

Cristiano Ronaldo no atraviesa sus mejores momentos en el Real Madrid. Mourinho, en el corro de jugadores, acusó a su compatriota de ser un "soberano egoísta"que solo mira por sus piernas y por sus goles. Gente muy cercana a Florentino pone sobre la mesa los logros individuales de CR7: balones de oro, pichichis, un río de goles. Pero solo una Liga. Y una Champions, con una participación dudosa y una celebración (gol de penalti) exagerada. El portugués desea dejar los goles de Raúl González en el baúl de los olvidos. Pero el legendario '7' madrileñoconquistó muchas Ligas, varias Champions y un río de copas. Raúl miró más por el equipo que por su currículo. Ahí sale campeón Raúl González.

Florentino deja a Rafa Benítez la tarea de enderezar a Cristiano, que sobre la pizarra será el 'nueve'que todos buscan. El presidente espera que CR7, con el nuevo técnico, no sufra otro calentón porque el Arbeloa de turno ponga la pierna y le robe un gol. Tiene mucho trabajo por delante Benítez para reconvertir en campeón a un Real Madrid de muchos goles y apenas títulos.

José Mourinho Florentino Pérez Iker Casillas Sergio Ramos